OCDE: ESPAÑA A LA CABEZA EN CAÍDA DE RENTAS

El BCE recomienda dirigir más apoyos a las rentas bajas

04 de agosto de 2022

Solo el 12% de las medidas de apoyo fiscal en la zona del euro por la guerra en Ucrania se destinan a los hogares con rentas bajas, según el Banco Central Europeo (BCE). En el boletín económico, publicado hoy, los economistas del BCE dicen que estas medidas incluyen criterios de renta claramente establecidos y son bonificaciones, bonos de descuento para electricidad o calefacción, y pagos únicos destinados a estos hogares.

Compartir en:

Pero alrededor del 54% de todas las medidas son ayudas no vinculadas al nivel de renta para hogares, mientras que el 34% restante consiste en transferencias a empresas y otras medidas que generalmente no van dirigidas a un nivel de renta determinado. El BCE recuerda que la Comisión Europea (CE) recomienda que "las políticas de apoyo deben ser temporales y estar dirigidas a los más vulnerables para que sean más eficaces, al tiempo que se mantienen los incentivos para reducir el consumo de combustibles fósiles y se limita su impacto presupuestario".
El apoyo fiscal proporcionado en la zona del euro en respuesta a la guerra en Ucrania ascenderá a cerca del 1% del PIB en 2022, según cálculos del BCE. Las nuevas medidas para hacer frente al encarecimiento de la energía representan tres cuartas partes del apoyo prestado. Varios países de la zona del euro ya habían adoptado medidas para paliar la subida de los precios energéticos antes de la invasión. El resto del apoyo relacionado con la guerra está asociado al gasto en defensa y la ayuda a los refugiados.

El respaldo fiscal relacionado con el componente energético se retirará a lo largo del período 2023-2024. Al mismo tiempo, se prevé un incremento más acusado del gasto en defensa y que una tercera parte del estímulo se mantenga. La mayor parte de las medidas de respaldo fiscal de la zona del euro introducidas en respuesta a la guerra, con efectos en 2022, consisten en transferencias fiscales y subvenciones, así como en rebajas de impuestos indirectos relacionados con la energía.

Durante 2023-2024, el grueso del apoyo será en forma de inversión pública, sobre todo gasto en defensa. La mayoría de las medidas se financiarán mediante deuda, según los economistas del BCE. Algunos importes se cubrirán con ingresos procedentes del régimen de comercio de derechos de emisión de la UE y con medidas compensatorias específicas relativamente limitadas.

Solo algo más del 1% de las medidas adoptadas contribuyen de forma directa a impulsar la transición verde. En torno al 53% se podrían categorizar como medidas de apoyo al consumo de combustibles fósiles a corto plazo, mientras que el otro 46% son "ambientalmente neutras". El BCE advierte de que "las rebajas de impuestos y las subvenciones a los combustibles fósiles no incentivan un uso eficiente de la energía ni la inversión en tecnologías de ahorro energético".
Algunos países han introducido "medidas verdes", como las subvenciones al transporte público o reducciones del IVA, así como subvenciones destinadas a fuentes de energía renovable. El crecimiento del producto interior bruto (PIB) de la zona del euro podría aumentar en unos 0,4 puntos porcentuales y la inflación disminuir, principalmente a través del descenso de la inflación de la energía, en algo menos de 0,4 puntos porcentuales en 2022. En 2023 el impacto sobre el crecimiento desaparecerá, mientras que el efecto sobre la inflación se revertirá en gran medida.

OCDE: España a la cabeza en caída de rentas

Los ingresos reales de los hogares per cápita de los países de la OCDE resultaron afectados por la inflación durante el primer trimestre de 2022, con España como uno de los países del club más golpeados, con una contracción del 4,1%. Según informó el organismo multilateral con sede en París, "la caída (trimestral) de los ingresos reales por persona en el primer trimestre de 2022 se explica, en parte, por los aumentos de los precios, que han minado los ingresos de los hogares en términos reales".

El conjunto de los países del conocido como club de los países ricos registró un descenso del 1,1% en ese indicador -que analiza un periodo que corresponde al inicio de la guerra en Ucrania-, a pesar de que el PIB per cápita creció el 0,2% en el grupo durante el primer trimestre de 2022. La OCDE destacó a Austria (-5,5%) y España (-4,1%) como los países europeos que encabezan las erosiones de los ingresos de las familias. Entre las economías del G7, el club subraya las caídas de Francia (-1,9%) y Alemania (-1,7%).
En el otro lado de la moneda entre los países más ricos, se situó Canadá, donde la renta familiar per cápita aumentó el 1,5% en el primer trimestre gracias al alza de los salarios y de las contribuciones sociales de las empresas en el 3,8% en términos nominales. Sin embargo, comparado con el último trimestre del 2019, previo a los confinamientos de la Covid, tanto la renta familiar como el PIB per cápita han aumentado en el primer trimestre de este año, un 2,9% y un 1,6%, respectivamente.

Los consumidores prevén una elevada inflación

Por otra parte, los consumidores de la zona del euro prevén una elevada inflación y una contracción económica, según una encuesta realizada por el Banco Central Europeo (BCE) en Bélgica, Alemania, España, Francia, Italia y Holanda. El BCE informó este jueves de que los consumidores consultados pronostican que la inflación se situará en el 5 % dentro de doce meses y en el 2,8 % dentro de tres años.
La entidad monetaria tiene como objetivo una tasa de inflación del 2% a medio plazo. Los consumidores de la zona del euro prevén dentro de doce meses una contracción de la zona del euro del 1,3% y un aumento del desempleo hasta el 11,5%. El BCE realiza mensualmente en la red esta encuesta sobre las expectativas del consumidor mediante la que recopila información sobre las percepciones y expectativas de los consumidores en la zona del euro y sobre su comportamiento económico y financiero.
Los resultados de la encuesta se basan en las respuestas de 14.000 consumidores mayores de 18 años, de seis países de la zona del euro que representan el 85% del producto interior bruto (PIB) y el 83,8% de la población. El BCE comenzó hoy a publicar los resultados de esta encuesta y lo hará mensualmente a partir de ahora.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda