El consumo al ralentiza

08 de junio de 2022

Según los datos del monitor de consumo de CaixaBank Research, el consumo doméstico creció un 13% respecto al mismo periodo de 2019 en el promedio del mes de mayo (12% en abril). Un punto por debajo de los niveles previos a la pandemia. Precisamente, el consumo privado es uno de los pilares de la recuperación y se está viendo afectado ahora por la inflación y a partir de verano por las subidas de los tipos de interés que endurecerán las condiciones.

Compartir en:

La economía de la zona euro creció en el primer trimestre de 2022 el doble de lo previsto anteriormente. Entre enero y marzo, el Producto Interior Bruto (PIB) registró una expansión del 0,6% frente al cuarto trimestre del año pasado. En comparación con el primer trimestre de 2021, el PIB de la eurozona creció un 5,4%, lo que supone una aceleración de siete décimas, según la última estimación publicada por Eurostat, la oficina de estadística comunitaria.
En toda la Unión Europea, el PIB registró un crecimiento el 0,7% entre enero y marzo, tres décimas más de lo estimado, mientras que en comparación con el primer trimestre de 2021, la expansión económica fue del 5,6%.
Por países, Irlanda (+10,8%) registró el mayor incremento del PIB en comparación con el trimestre anterior, seguida de Rumanía (+5,2%) y Letonia (+3,6%). Se observaron descensos en Suecia (-0,8 %), Francia (-0,2 %) y Dinamarca (-0,1 %).
Durante el primer trimestre de 2022, el gasto de consumo final de los hogares disminuyó un 0,7% en la zona euro y un 0,5% en la UE. La formación bruta de capital fijo aumentó un 0,1% en la zona euro y un 0,7% en la UE. Las exportaciones aumentaron un 0,4% tanto en la zona euro como en la UE, mientras que las importaciones disminuyeron un 0,6% en la zona euro y un 0,2% en la UE (tras un +4,7 % y un +4,2 %).
El gasto de consumo final de los hogares tuvo contribuciones negativas al crecimiento del PIB tanto en la zona euro como en la UE (-0,3 puntos porcentuales en ambas zonas). La contribución de la formación bruta de capital fijo fue insignificante para la eurozona y positiva para la UE (0 y 0,1 puntos, respectivamente). Las aportaciones del saldo exterior fueron positivas (0,4 puntos para la eurozona y 0,2 puntos para la UE). Las aportaciones de la variación de existencias fueron positivas para ambas zonas (0,6 puntos para la eurozona y 0,7 puntos para la UE).
Por otro lado, según las cifras desestacionalizadas, los volúmenes del PIB en la zona euro y la UE fueron un 0,8% y un 1,5%, respectivamente, superiores al nivel registrado en el cuarto trimestre de 2019, antes del brote de COVID-19.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda