¿Puede Europa prescindir del gas ruso?

04 de marzo de 2022

Abandonar las importaciones de gas de Rusia, que representan el 36% del suministro total de gas de la UE, no será fácil para Europa. Calculamos que la cantidad de energía en riesgo en toda la UE es de casi el 10% del consumo final.

Compartir en:

En Hungría, Eslovaquia, la República Checa, Letonia y Alemania, más del 20% del consumo final de energía depende del gas procedente de Rusia. A corto plazo, según los cálculos de Euler Hermes, uno de los accionistas de Solunion, Europa dispone de un mes de reservas de suministro, que debería bastar hasta finales de marzo, gracias al invierno relativamente suave. Pero la UE necesitará reponer las reservas de cara al próximo invierno. El cambio de proveedores -que podría ayudar a cubrir otras dos semanas- exige aumentar notablemente las importaciones de otros países, incrementando el abastecimiento de otros sustitutos energéticos y/o reduciendo la demanda de gas (tanto de gas natural como de electricidad y calor producidos a partir de él).

Estableciendo un paralelismo con la pérdida del 27% de la electricidad procedente de la energía nuclear en Japón después de Fukushima, y analizando la reacción de la oferta y la demanda a los aumentos de precios, encontramos que la expectativa de un aumento duradero del +40% del precio de la electricidad y del +100% del precio del gas reduciría la demanda entre un 8 y un 10%, y aumentaría el abastecimiento de energía procedente del gas natural y sus sustitutos entre un 8 y un 10% a corto plazo para compensar la pérdida total de las importaciones de gas ruso. El aumento de los precios al por menor de la UE del +30% para la electricidad y del +50% para el gas en los 12 meses previos a enero de 2022 supone ya un paso en esta dirección.

Ahora más que nunca, Europa necesita un plan de acción ambicioso y coordinado para garantizar la seguridad energética en el próximo invierno. Recuperar la soberanía energética exige el compromiso de ampliar la producción de energía renovable en la UE en 1 exajulio (278 TWh) al año o en la cantidad de importaciones de gas ruso en un plazo de seis años. Esto requeriría inversiones anuales de 170.000 millones de euros o el 1,3% del PIB de la UE. La propuesta de Euler Hermes incluye la suma de 44 TWh al año para el mayor contribuyente, Alemania, lo que coincide con los objetivos a medio plazo de la anunciada revisión de la ley alemana de energías renovables.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda