Ucrania y Rusia seguiran negociando

14 de marzo de 2022

Ucrania y Rusia siguen este martes en la mesa de negociaciones, tras «una pausa técnica» después de la cuarta ronda celebrada por videoconferencia este lunes.

Compartir en:

A partir de ahora será el formato utilizado. Fuentes ucranianas remarcan la relevancia de conseguir un alto el fuego para que puedan establecerse corredores humanitarios, sobre todo en la castigada Mariúpol, en el mar de Azov, lo que todavía no se ha conseguido. La situación en esta ciudad costera es extrema, según fuentes de Cruz Roja Internacional.

Están sobre la mesa diez corredores, siete en la región de Kiev y otros tres en Lugansk. Este encuentro tiene lugar después de un fin de semana en el que las tropas rusas han bombardeado una base situada a 25 kilómetros de Polonia, territorio OTAN. Poco antes de estas conversaciones, un edificio en una zona obrera de Kiev, Obolon, fue bombardeado y murieron dos personas. Rusia sigue diciendo que no ataca objetivos civiles, sino que los está protegiendo. Los militares ucranianos temen que las tropas rusas quieran hacer lo mismo en Kiev que en Mariúpol.

La Cruz Roja Internacional ha apelado a socorrer a los ciudadanos de Mariúpol, unos 200.000, porque en breve pueden morir de hambre. Unas 2.400 ya han sido víctimas de los bombardeos. Una mujer embarazada que fue rescatada del atentado en la maternidad hace cinco días ha muerto junto a su bebé. «Hemos de evitar el peor de los escenarios en Mariúpol», han dicho fuentes de la organización internacional. Cerca de tres millones de ucranianos han huido de la guerra desde que empezó la invasión rusa el 24 de febrero. El Papa hizo un llamamiento especial por la población de esta localidad que lleva el nombre de la virgen María. Un convoy encabezado por un sacerdote ortodoxo que se dirigía a Mariúpol con 100 toneladas de medicina y comida no puedo llegar a su destino. Más de 160 coches han recibido luz verde para salir este lunes de Mariúpol en dirección a la localidad rusa de Berdyansk.

A su vez, fuentes rusas denunciaban el bombardeo de Donetsk, que habría causado unos 20 muertos. Acusan a los ucranianos de utilizar bombas de racimo.
Podolyak, miembro de la delegación ucraniana, atribuye la dificultad de las negociaciones al hecho de que son países con diferentes sistemas políticos. «La comunicación se mantiene, pero es difícil. La razón de la discordia son los sistemas políticos demasiado diferentes. Ucrania defiende el diálogo libre dentro de la sociedad y el consenso. Rusia plantea un ultimátum a su propia sociedad», ha escrito. «Rusia todavía tiene la ilusión de que bombardear ciudades pacíficas es la estrategia correcta», ha dicho este negociador.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda