Bernanke, Diamond y Dybvig ganan el Nobel de Economía 2022

10 de octubre de 2022

Los economistas estadounidenses Ben Bernanke, Douglas W. Diamond y Philip H. Dybvig son los galardonados con el Premio Nobel de Economía 2022 por sus investigaciones "sobre la banca y las crisis financieras". Tore Ellingsen, presidente del Comité del Premio de Ciencias Económicas, asegura que sus trabajos han mejorado nuestra "capacidad para evitar crisis graves y rescates costosos”.

Compartir en:

Ben Bernanke fue presidente de la Reserva Federal de EE UU entre 2006 y 2014 y en la actualidad ejerce de investigador en el Brookings Institute. Por su parte, Douglas W. Diamond es profesor de la Universidad de Chicago y Philip H. Dybvig ejerce de profesor en la Washington University. La academia sueca considera que los galardonados "han mejorado significativamente nuestra comprensión del papel de los bancos en la economía, particularmente durante las crisis financieras". En su opinión su investigación más relevante ha sido la importancia de evitar los colapsos bancarios.

La academia sueca destaca que las investigaciones iniciadas por ellos a principios de la década de 1980 han permitido entender la importancia práctica de la regulación de los mercados financieros y cómo hacer frente a las crisis financieras. En sus trabajos han aclarado la relevancia del papel de los bancos, la necesidad de hacerlos menos vulnerables durante las crisis y cómo evitar que sus quiebras magnifiquen las crisis financieras.

Los trabajos realizados por Diamond y Dybvig muestran, según explica la academia sueca, cómo las entidades financieras ofrecen una solución ante la necesidad de los ahorradores de acceder de forma instantánea a sus ahorros en caso de que sea necesario mientras que empresas y hipotecados se aseguran que no tendrán que hacer frente al pago de sus préstamos antes de tiempo. Pero al mismo tiempo, en su análisis se muestra como esa capacidad de intermediación entre ahorradores y deudores "hace que los bancos sean vulnerables a los rumores sobre su inminente colapso. Si un gran número de ahorradores corren simultáneamente al banco para retirar su dinero, el rumor puede convertirse en una profecía autocumplida: se produce una gran salida de liquidez del banco y este puede quebrar". Ante esa situación, apuntan que la creación de los Fondos de Garantía de Depósitos (FGD) creados por los distintos gobiernos convierten a los Ejecutivos como prestamistas de último recurso.
Una situación que forzó a los países en la crisis financiera de 2008 a reforzar sus fondos de garantía de depósitos para proteger los ahorros de los ciudadanos. En concreto, en España se elevó de 20.000 a 100.000 euros el importe por titular y cuenta.

Por su parte, los trabajos de Bernanke se han centrado en la Gran Depresión de la década de 1930 y de cómo las quiebras de los bancos fueron decisivas para que la crisis fuera tan profunda y prolongada.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda