NUEVO CAPON A LA PREVISIONES DE CALVIÑO

El FMI rebaja la previsión de crecimiento 2023 hasta al 1,2%

11 de octubre de 2022

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha rebajado este martes su previsión de crecimiento para España en 2023 hasta el 1,2% desde el anterior 2%, en el contexto de la rebaja generalizada de sus estimaciones que ha realizado el organismo económico a nivel global.

Compartir en:

En su último informe sobre la 'Perspectiva Económica Mundial', el FMI ha elevado su estimación de crecimiento para el PIB español en 2022 hasta el 4,3% desde el anterior 4%. "En Italia y España, la recuperación de los servicios relacionados con el turismo y la producción industrial en la primera mitad de 2022 ha contribuido al crecimiento proyectado del 3,2% y el 4,3%, respectivamente, en 2022. Sin embargo, el crecimiento en ambos países se desacelerará drásticamente en 2023, con Italia experimentando un crecimiento anual negativo", ha explicado la entidad.
Y es que, pese al recorte de previsiones para España, la economía hispana seguirá liderando el crecimiento económico en la zona euro el próximo año, por delante de Francia y Alemania. Según el FMI, los mayores precios de la energía, junto al endurecimiento monetario del Banco Central Europeo (BCE), reducirán la demanda interna y son la principal causa para explicar el frenazo del próximo año.

Sobre la inflación, el FMI espera que el IPC español finalice 2022 en el 8,8% (frente al 5,3% que esperaba en abril) y anticipa que el IPC bajará al 4,9% el próximo año (en comparación con el 1,3% que proyectó hace medio año). Además, la tasa de paro cerrará el presente ejercicio en el 12,7% y descenderá de forma moderada al 12,3% el próximo año. Koeva, directora adjunta del Departamento de Estrategia, Política y Evaluación del FMI, ha añadido que "los fondos europeos" supondrán un empuje adicional para la economía española en 2023.

Las previsiones del FMI se han situado en línea con las anticipadas por el Banco de España y contrastan con las anticipadas por el Gobierno español hace unos días, ya que el Ejecutivo de Pedro Sánchez espera un crecimiento del 2,1% para el próximo año y del 4,4% para 2022, con una tasa de paro del 12,8% para el presente ejercicio. Por su parte, el BdE estima un PIB del 4,5% este año, del 1,4% en 2022 y del 2,9% en 2023. Además, espera una inflación media del 8,7% para 2022, que se moderará gradualmente hasta el 5,6% en 2022 y hasta el 1,9% en 2023.

SUPERAVIT PRESUPUESTARIO: A pesar de la inestabilidad política los expertos confían en que se alcance

La inestabilidad política tras las elecciones generales de 2023 podría incidir negativamente en la disciplina presupuestaria, señala Julius Baer sobre la situación económica en España. No obstante, el banco privado suizo prevé que nuestro país alcance un superávit fiscal.

"Gracias a los fondos europeos esperamos que el crecimiento se sitúe en 2023 en el 1,8% frente al 0,7% que estimamos para la eurozona. Esto debería llevar a un superávit fiscal que permitiera rebajar el ratio de deuda sobre PIB y disipar las dudas en el mercado de deuda, no obstante, la proximidad de las elecciones legislativas a finales de 2023 acarreará inestabilidad política y podría incidir negativamente en la disciplina presupuestaria", comenta Almudena Benedit, responsable de gestión de carteras para Iberia.
Considera que de cara a 2023, "la película puede ser bien distinta". Por ello rebajan la expectativa de crecimiento de España del 3,2% al 1,8%, ligeramente por encima de la última revisión a la baja realizada por el Banco de España que espera un crecimiento para el 2023 del 1,4%.

En 2022, el Banco de España ha revisado al alza las previsiones hasta el 4,5%, en línea con la estimación de crecimiento que estima Julius Baer. Como destacan, la producción industrial se ha mantenido en niveles previos a la pandemia y a esto tenemos que añadir la recuperación de la actividad turística, específicamente la procedente del extranjero. La infraestructura turística, la elevada tasa de vacunación, la lejanía al conflicto de Ucrania y la depreciación del euro han jugado un papel determinante en el aumento del consumo de los no residentes. "Creemos que este efecto compensará en el corto plazo el incremento de los precios de la energía y la subida del coste de financiación".


OCDE aprecia nuevos síntomas de debilidad futura en la economía UE

El club que engloba a las economías más desarrolladas aprecia nuevos síntomas de debilidad en las economías europeas a cuenta de la guerra de Ucrania y la crisis energética. En concreto, los indicadores compuestos avanzados (CLI) que elabora la OCDE apuntan un mes más a un empeoramiento generalizado de la situación económica de sus grandes países miembros de aquí a seis o nueve meses vista.

Las perspectivas son particularmente malas en Europa, muy golpeada por el conflicto, siendo Japón una de las pocas economías que escapa de sus efectos. La Organización explica en un comunicado que sus indicadores, que señalan por anticipado inflexiones en el ciclo económico, se mantienen claramente por debajo de la tendencia de largo plazo. Añade además que siguen señalando una reducción del crecimiento económico en Canadá, en el Reino Unido, en Estados Unidos, así como en la zona euro, y en particular en sus tres mayores países, Francia, Alemania e Italia. Dentro de esa misma dinámica de empeoramiento, el indicador de España se redujo en 20 centésimas en septiembre a 97,91 puntos, es decir por debajo del nivel 100 que marca la media de largo plazo.

La economía alemana, la que ofrece peores perspectivas

Las caídas mensuales fueron más importantes en Alemania (46 centésimas a 98,10 puntos), el Reino Unido (31 centésimas a 95,67 puntos), Canadá (30 centésimas a 98,14 puntos), Italia (29 centésimas a 97,71 puntos o para la zona euro como conjunto (28 centésimas a 98,32 puntos).
Las cifras se orientaron igualmente a la baja, pero de forma menos pronunciada, en los casos de Estados Unidos (17 centésimas a 98,48 puntos) o Francia (15 centésimas a 98,16 puntos). Japón se desmarcó otra vez de las grandes economías y la OCDE hizo notar que su indicador (bajó únicamente una centésima a 100,48 puntos, por encima de la media de largo plazo) apunta a un crecimiento estable.

También se quedaron por encima de la media de largo plazo las estadísticas de México (100,82 puntos, 10 centésimas menos que en agosto) o de Colombia (100,80 puntos, 7 centésimas menos). Entre los grandes países emergentes, que no forman parte de la OCDE, los responsables del informe explicaron que se anticipa una reducción del crecimiento en China y en Brasil, mientras el indicador permite inducir una evolución estable en India.


El FMI y el Banco Mundial avisan del creciente riesgo «real» de recesión

El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial coinciden en señalar el creciente riesgo de recesión en el mundo como consecuencia del impacto de las actuales turbulencias y el endurecimiento de las condiciones de financiación por las subidas de tipos para domar la elevada inflación.

«Hay un riesgo real de recesión el año entrante», avisa el estadounidense Malpass, presidente del Banco Mundial, durante un debate con la directora gerente del FMI, la búlgara Georgieva, quien se ha mostrado de acuerdo en el mayor riesgo de recesión. «Estoy de acuerdo en que el riesgo de recesión ha aumentado», ha apuntado.
El presidente del Banco Mundial destaca la desaceleración en curso de las economías avanzadas, así como el impacto que representa en las economías emergentes y en desarrollo la depreciación de las monedas respecto del dólar, que ha agravado los problemas de deuda, para lo que las subidas de los tipos de interés implican «una carga adicional».
Georgieva calcula que alrededor de una tercera parte de la economía mundial sufrirá dos trimestres consecutivos de contracción, lo que se define como recesión técnica. Y destaca la desaceleración al mismo tiempo que se registra en las tres economías clave: Eurozona, China, y EEUU.

Las previsiones del FMI apuntan a que la pérdida de producción de la economía mundial hasta 2026 alcanzará los 4 billones, una cifra equivalente al PIB de Alemania.

 

 

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda