OCDE: confirma la ralentización de la economía española

09 de agosto de 2022

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico ha compartido este miércoles que el índice compuesto de indicadores líderes (CLI), su 'termómetro económico' evidencia una ralentización del crecimiento de España, unos datos que contrastan con las previsiones emitidas por la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Economía, por las que el país alcanzaría un crecimiento del 4% del PIB a finales de año a pesar del impacto del conflicto en Ucrania en la economía nacional e internacional.

Compartir en:

Esta pérdida de impulso ha sido reflejada por el CLI que desciende hasta los 98,83 puntos en julio, frente a los 99,11 puntos anotados el mes pasado.

La organización señala una inflación "históricamente alta", el descenso de la confianza de los consumidores y la caída de los precios de las acciones como principales responsables de que los CLI se mantengan por debajo de la tendencia. Así, España registra una diferencia de 2,18 puntos respecto al mismo mes del año pasado. La cabeza de la cartera económica reconocía hace solo unos días que todos los organismos habían revisado a la baja sus previsiones de crecimiento, pero se mantenía firme en que el crecimiento nacional será de al menos del 4% del PIB para este año y del 2% para el 2023.

Efectivamente, la evolución del primer trimestre fue una fuente de oxígeno para los meses venideros, ya que el producto interior bruto (PIB) tuvo un incremento del 1,1% en la tasa intertrimestal y del 6,3% en la tasa interanual, cifra en la que el Ejecutivo ha puesto su énfasis. No obstante, estos resultados podrían no ser suficientes para compensar los que puedan dejar el tercer y cuarto trimestre del año, después de que los datos de empleo hayan sufrido una caída en el mes de julio que desde Trabajo calificaron de 'toque de atención' y podría anticipar un agudizamiento de la crisis en el cuarto trimestre, ante un panorama internacional que tiene la vista puesta en un posible corte de suministro ruso.

Estos cortes repercutirían en los precios energéticos y estos, a su vez, en la inflación, mientras el último dato publicado por el INE, refleja un crecimiento del IPC hasta el 10,8% en la tasa interanual, ya que el abaratamiento de los combustibles no se ha traducido en un descenso del precio de los alimentos. Además, la inflación subyacente acumula 13 meses de subidas, tras quedar en el 6,1% en julio. Calviño, admitía hace unos días que la conexión con la economía europea hace que cualquier impacto en países más dependientes del suministro ruso como Alemania, tenga efectos en la economía nacional, aunque el Gobierno estaba haciendo "todo lo posible" para evitar este efecto contagio de cara al próximo invierno.

En el plano internacional, el CLI de la OCDE también desciende, aunque solo lo hace 0,2 puntos (del 99,4 al 99,2) y evidencia una pérdida del impulso de crecimiento en Canadá, Reino Unido y Estados Unidos, así como en países clave en el entorno europeo como Francia, Alemania e Italia. Por el contrario, en el continente asiático, Japón refleja un crecimiento estable, como también lo hacen India y China, que muestra signos de estabilización de su economía, mientras que al otro lado del océano, Brasil desacelera su crecimiento.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda