EXCELTUR: lo peor ha pasado

08 de octubre de 2021

La Alianza para la Excelencia Turística señala que, a pesar de un "tardío inicio del verano", el buen comportamiento de la demanda nacional durante agosto ha permitido que el PIB turístico entre julio y septiembre haya alcanzado los 42.632 millones de euros.

Compartir en:

Así, el verano de 2021 ha estado condicionado por el inicio tardío de las ventas debido a las restricciones que aún se mantenían en julio, una mejora paulatina de la actividad impulsada por la demanda doméstica, un alto grado de incertidumbre debido a la falta de una política común y una alta disparidad entre mercados, subsectores y empresas. El vicepresidente ejecutivo de Exceltur, Zoreda, ha señalado en rueda de prensa que el escenario es “claramente prometedor en cuanto a la tendencia de recuperación”, a pesar de ser desigual, asimétrica y aún “muy lejos de los niveles de 2019”.En cuanto al empleo, este verano el sector ha empleado a un 13% menos de trabajadores que en el verano de 2019, lo que representa una menor caída con respecto al PIB.En cuanto a las previsiones, Zoreda ha resaltado que la poca antelación con la que los usuarios deciden sus viajes “dificulta la traslación de expectativas a unas realidades que están siendo mejores a medida que avanzan las fechas”, lo que condiciona las estimaciones para el resto del año.

No obstante, Exceltur revisará sus previsiones del PIB turístico para el cuarto trimestre en tres puntos, considerando que en el conjunto del año el turismo generará 87.000 millones de actividad, lo que supone llegar al 56% de lo que representó en 2019.Zoreda ha recalcado que “quizás” se puede “aseverar que lo peor parece que ha pasado para el sector turístico español”. No obstante, ha recalcado que “en absoluto es para echar campanas al vuelo”, pero desde Exceltur considera que “no se va a revertis esta tendencia de mejora de la recuperació”.
Sin embargo, ha incidido en que el sector está “muy tocado, con muchas empresas al borde de la supervivencia y cerca de 165.000 millones de euros de caída de la actividad desde que empezó la pandemia.


Más allá del optimismo que debe insuflar ese acercamiento paulatino a la realidad pre-covid y la constatación de las ganas de viajar de la población, certificando la potencial resiliencia del sector, hay una serie de elementos que obligan a la prudencia y a reforzar las líneas de apoyo al sector hasta su normalidad. Esto es así en la medida en que:
• La recuperación está siendo muy desigual por subsectores, empresas y destinos, hasta el punto de que, por ejemplo, un 14% de la oferta hotelera (44 mil plazas) aún permanecía cerrada este verano de 2021. Ello refleja que parte relevante de las empresas todavía se encuentran en una situación compleja con baja visibilidad sobre la recuperación a corto.
• Las empresas que mejor han aprovechado la recuperación son aquellas que han apostado decididamente por la digitalización, la comercialización a través de canales directos on-line, el reforzamiento de la marca, mejorar ganancias en eficiencia por gestión operativa y mayores economías de escala y posicionándose en productos premium. Esta es la tendencia hacia la que deberían ir dirigidas las actuaciones de apoyo y estímulos para mejorar la competitividad empresarial, insertas en las próximas políticas turísticas que apliquen las distintas administraciones públicas con los fondos Next Generation.
• Las empresas de toda la cadena de valor turística han dejado de ingresar 164 mil millones de euros desde marzo de 2020, acumulando por la consecuente falta de generación de tesorería, un creciente y elevado volumen de deuda para mantener sus pagos y la supervivencia de las empresas y puede limitar su continuidad y su capacidad de inversión a futuro. Auguramos que, entre otros, por este motivo y para poder acogerse a nuevos modelos de negocio y de gestión más eficientes y sostenibles, se acelerarán los procesos de consolidación empresarial y/o búsqueda de acuerdos para lograr economías de escala, aconsejándose en paralelo nuevos esquemas que faciliten el crédito a las empresas viables.
• La falta de actividad está afectando a elementos relevantes de la gestión operativa empresarial, como es el caso del capital humano. En aquellas zonas donde la pandemia ha afectado de manera intensa, se empieza a percibir una traslación de personal desde actividades turísticas a otros sectores que han recuperado más rápido, así como sorprendentemente, algunas dificultades de contratación en algunas épocas punta del verano.

En este contexto y en el ámbito de las distintas políticas aplicadas por el Gobierno sentimos clave: En el ámbito financiero
• Acelerar el pago de las ayudas directas, tras el reciente y oportuno ajuste de las condiciones para el acceso de empresas con facturas impagadas.
• Agilizar la adjudicación de los esquemas de ayuda de la SEPI a las empresas turísticas pendientes y con expedientes de 2020.
• Abrir un proceso de refinanciación para los préstamos ICO en empresas viables, aunque con balances especialmente dañados.
• Evitar la subida de impuestos y tasas (ecotasas de destinos), en un momento en el que todavía hay empresas en riesgo de extinción, siguiendo como mínimo, la línea de congelación de tasas aéreas que el Gobierno ha señalado para AENA.


En el ámbito laboral
• Agilizar la gestión en la aprobación de los expedientes para la renovación de los ERTEs, así como el apoyo financiero para las políticas de formación que permitan retener el talento y evitar su fuga hacia otros sectores.
• Establecer la figura del ERTE estructural bonificado y vinculado a una formación de diseño empresarial y financiación pública, con sistemas de bonificación asemejados a los establecidos en la última prórroga de los ERTEs, para garantizar la estabilización de este instrumento clave para el mantenimiento del empleo en España.
• Incorporar incentivos para la contratación indefinida, con especial tratamiento en la flexibilización del contrato fijo discontinuo y eliminar la propuesta de nulidad de la extinción del contrato temporal sin causa justificada en las propuestas para mejorar el mercado laboral.
En el ámbito de la política de vivienda
• Incorporar en la nueva Ley de Vivienda medidas para el cumplimiento de la normativa sobre las viviendas de uso turístico, obligando a las plataformas a incorporar en sus webs solo aquella oferta que cumple con las normativas autonómicas y locales que las regulan, con el objeto de garantiza el acceso a la vivienda y hacer compatible su existencia con un modelo turístico y de ciudad sostenible.
En el ámbito de los Fondos Next Generation EU
• Agilizar la elaboración de una estrategia nacional turística que permita orientar adecuadamente el uso finalista de unos recursos que si bien exiguos para los desafíos del sector, no dejan de representar los mayores que han estado nunca disponibles para abordar políticas e iniciativas turísticas, que debería servir de gran catalizador para abordar la transformación y los mayores avances competitivos en los destinos y las empresas turísticas españolas.
• Priorizar en la reciente convocatoria de los planes de sostenibilidad turística, las actuaciones en los destinos pioneros del litoral que tienen los mayores retos competitivos y necesidad de transformación estructural, evitando un posible reparto indiscriminado de fondos, para contentar a múltiples municipios con escasa capacidad transformadora.
• Agilizar las actuaciones y convocatorias en el ámbito de la digitalización y la inteligencia turística dirigidas a empresas y destinos, agrupando a las compañías y operadores con capacidad de aportar valor en grandes operaciones país con capacidad transformadora.
• Incorporar a expertos del sector privado de reconocido prestigio en los órganos de definición, gestión y evaluación de los programas de los Fondos Next Generation, hoy excluidos de las bases y convocatorias para aspirar a esos fondos en contra del criterio inicial que contemplaban las líneas del Plan Recuperación, Transformación y Resiliencia y de la propia Unión Europea.


En el ámbito del marketing turístico internacional
• Terminar de concretar y/o difundir el Plan estratégico de Marketing de Turespaña, donde entre otros se especifiquen los procedimientos e instrumentos para abordar campañas de comarketing con empresas privadas, integrando en sus procedimientos de contraste y toma de decisiones, a un comité asesor de altos responsables cualificados en marketing de consumo, de empresas españolas, turísticas y de otros distintos sectores de la economía, reconocidos nacional e internacionalmente en este campo.
• Refuerzo presupuestario de las campañas puntuales de promoción para aprovechar hacia España la reactivación de la demanda externa en los principales mercados

Compartir en:

Crónica económica te recomienda