La demanda media de viviendas que necesitan reforma es del 8,02%

17 de abril de 2022

La llegada de los esperados Fondos Next Generation es uno de los grandes incentivos de la economía española. De los cerca de 72.000 millones de euros en transferencias no reembolsables que se espera que lleguen entre los años 2021 y 2026, 4.500 millones estarán destinados a la rehabilitación de viviendas.

Compartir en:

“Es innegable que el parque de viviendas en España está envejecido y que, actualmente, no cumple con las características suficientes para responder a las necesidades del consumidor. Es por esto que el Gobierno destinará en torno a 4.500 millones de euros -provenientes de los fondos europeos- a la rehabilitación de medio millón de viviendas en los próximos años”, afirma Font, de pisos.com Según datos recabados por el portal, en España la demanda media de viviendas que necesitan una reforma es del 8,02%. A nivel autonómico, las comunidades donde este porcentaje es mayor son el Principado de Asturias (14,22%), el País Vasco (13,03%) y la Comunidad de Madrid (13,03%); mientras que la que cuenta con menos demanda es la Ciudad Autónoma de Melilla, con un 1,23%, seguida de la Región de Murcia (5,17%).

“Con todas estas obras de rehabilitación no solo mejorará la calidad de vida de los propietarios, sino que se reducirá el consumo energético de los inmuebles, contribuyendo al cuidado del medioambiente”, añade el experto. Este mencionado plan de recuperación actuará en diferentes niveles del sector, desde barrios completos hasta viviendas concretas, y concentrará todo tipo de acciones estratégicas: subvenciones, desgravaciones fiscales o acciones legislativas concretas, entre otros. En este sentido, Font asegura que la renovación del patrimonio inmobiliario español “dependerá del correcto aprovechamiento con visión global de los fondos Next Generation de la Unión Europea”, entendiendo como tal un ejercicio previo de conocimiento teórico para identificar las mejoras de prestaciones posibles que permitan optimizar al máximo las inversiones, en lo que a calidad de vida de las personas, eficiencia energética e incremento del valor inmobiliario respecta.

Un parque de viviendas con 45 años de media

El motivo principal por el que esta renovación energética es tan imperante y necesaria en España es la elevada edad de su patrimonio inmobiliario. En este sentido, no es sorprendente que, con un parque de 45 años de media, el 84% de la totalidad de las viviendas tengan una calificación energética de E, F o G, es decir, del tramo más bajo, según datos ofrecidos por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).
Estas son, “cifras preocupantes” que provocan que los hogares españoles estén poco preparados para el frío. Sin embargo, el gran problema reside en que estas viviendas no podrán ser sustituidas por unas nuevas, de modo que seguirán envejeciendo y “arrastrando problemas derivados del paso del tiempo”.

“En España hay, aproximadamente, más de 25 millones de viviendas. Esto quiere decir que, por mucho que se construya obra nueva, las actuales seguirán siendo mayoría en términos proporcionales, por lo que es más importante que nunca hacer un correcto aprovechamiento de estas ayudas europeas para mejorar la calidad de nuestros hogares y que estos cumplan con una serie de estándares energéticos”.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda