El precio de la vivienda aumentará un 5% este año y un 3% en 2023

09 de agosto de 2022

El mercado inmobiliario español vive un momento de bonanza en medio del contexto de incertidumbre y cierta volatilidad provocada por los últimos coletazos de la pandemia, la inflación y las consecuencias económicas y políticas derivadas de la guerra entre Rusia y Ucrania.

Compartir en:

En este contexto, la red inmobiliaria prevé que el aumento sostenido del precio de la vivienda registrado los últimos años se va a ralentizar y este año se cerrará con un alza interanual de alrededor del 5% y una subida de otro 3% el año que viene. Bermúdez, subdirector general de donpiso, indica que “el precio de la vivienda es muy inelástico porque los vendedores son muy reacios a bajarlo”. “De hecho, en el 2008, con el colapso del mercado inmobiliario tras el estallido de la burbuja, tardaron dos años en empezar a bajar”, indica el experto. El directivo achaca la escalada de los precios a la falta de oferta en el mercado inmobiliario residencial español.
Esta escasez se ha agudizado en los últimos meses por la lenta salida al mercado de promociones de vivienda y por los vaivenes regulatorios. Menos casas dentro de un mercado al que, además de familias y fondos, también están acudiendo los pequeños ahorradores. Eso sí, desde donpiso se descarta que los inversores tengan un impacto en los precios de la vivienda. “Antes los inversores especulaban, pero ahora aportan un valor mediante mejoras y reformas en el inmueble. Este interés anima la salida al mercado de nuevos inmuebles”.
Por otra parte, ya se ha detenido el aumento drástico de ventas que se registró tras la pandemia, impulsado por el ahorro que la demanda acumuló durante esos meses y por su deseo de anticiparse a la subida de tipos de interés, que ya se ha producido a raíz de la inflación, acelerada por el conflicto bélico. “Hoy, con el Euríbor rozando el 1% y la inflación en el 10%, prevemos que el 2022 se cierre con unas 600.000 compraventas, un 6% más que las del año pasado, pero muy lejos del aumento de ventas del 34,6% que se dio en el 2021”, asegura el experto.

Caen las búsquedas de piso y la demanda efectiva y aumentan los plazos de venta

En este contexto, donpiso ya ha detectado un retroceso interanual del 15% en las búsquedas para la compra de viviendas durante el mes de julio y avisa de que un 20% de la demanda va a quedar fuera del mercado. Esto se deberá a dos factores principales: por una parte, la incapacidad de una parte de los compradores de asumir encarecimiento de las hipotecas; por otra, la retirada del mercado de una parte de la demanda debido a la incertidumbre macroeconómica. Y es que la subida de la inflación ha disparado los gastos domésticos básicos y la del Euríbor ha reducido la capacidad de compra de las familias.
Por otra parte, al haber menos compradores, bajan las transacciones, por lo que actualmente se están alargando los plazos de venta de un inmueble. “En donpiso hemos pasado de 65 días a 90, y creemos que nos vamos a situar en unos 120 días a la vuelta del verano. Si los plazos de venta se alargan es posible que veamos otra vez lo que pasó durante la crisis, cuando los compradores pedían de entrada descuentos del 10% y los vendedores con urgencia por vender acababan negociando”, pronostica el subdirector general de la red inmobiliaria nacional.

Sareb pone a la venta una cartera de préstamos impagados de 700 M€

 Sareb ha puesto a la venta una nueva cartera de préstamos impagados que integró en su balance con un valor de 700 millones de euros y que se compone de 11.000 activos, de los que 4.800 son viviendas y el resto apartamentos, trasteros y suelos.

Según han confirmado fuentes del mercado, la cartera contaba con un principal de deuda de 1.200 millones de euros, cantidad que se eleva hasta los 2.600 millones de euros si se tienen en cuenta los intereses y gastos acumulados.
Se trata de préstamos impagados con garantías de suelos que concedieron las cajas de ahorro posteriormente rescatadas con ayudas públicas, en un momento de burbuja inmobiliaria y en el que los activos inmobiliarios tenían los precios ‘inflados’.

Cuando se creó Sareb, la entidad integró en 2013 este conjunto de préstamos con un valor actualizado a ese momento, resultando en un traspaso por valor de 700 millones de euros, tras fijarse administrativamente y con descuentos medios.En 2016, Sareb vendió otra cartera de préstamos garantizados, en este caso a Goldman Sachs, con un importe nominal de 553,3 millones de euros, siendo la operación institucional de mayor tamaño llevada a cabo por la compañía hasta ese momento.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda