La recuperación podría consolidarse

01 de febrero de 2022

La recuperación de la zona euro continuó en el cuarto trimestre, aunque a un ritmo mucho más lento. Después de cerrar 2021, el nuevo año ha arrancado de manera suave en el plano económico. El arranque vendrá en primavera y verano, cuando se espera un fuerte crecimiento de la economía de la eurozona. Eso sí, habrá que tener un ojo puesto en la inflación y el riesgo de que se mantenga alta durante un periodo de tiempo prolongado.

Compartir en:

"Esperamos un período de fuerte crecimiento durante la primavera y el verano después de un comienzo de año suave debido a Ómicron, aunque un período prolongado de alta inflación corre el riesgo de frenar el crecimiento del consumo este año a través de un crecimiento de ingresos reales más débil". Es lo que opinan los analistas de Oxford Economics, que prevén un "comienzo suave para 2022".
Entre los motivos sitúan a los contagios disparados de Covid-19 y el regreso de las restricciones, que pesarán sobre el crecimiento en el primer trimestre. "Si bien todavía esperamos que el consumo se recupere con bastante rapidez en el segundo y tercer trimestre desde la debilidad del primer trimestre, ahora creemos que se recuperará de forma más moderada, ya que se prevé que la inflación se mantenga alta durante más tiempo", apuntan.

Una visión similar es la de Pantheon Macroeconomics, que esperan aue la recuperación de la eurozona continuó en el cuarto trimestre, "aunque a un ritmo mucho más lento que en el tercer trimestre, y es poco probable que gane impulso a principios de este año". La economía está comenzando 2022 "con una base débil, pero esperamos que el crecimiento se recupere a partir del segundo trimestre", estiman, situando el PIB en el 3,8% para este año, por debajo de la última estimación del Banco Central Europeo (BCE), del 4,2%.
Tanto la zona euro como la Unión Europea (UE) registraron en 2021 un crecimiento económico del 5,2%, según una primera estimación del Producto Interior Bruto (PIB) publicada por Eurostat. En el cuarto trimestre de 2021, el PIB desestacionalizado aumentó un 0,3% en la zona euro y un 0,4% en la UE, en comparación con el trimestre anterior. Por su parte, la economía española cerró 2021 con un crecimiento del 5%, lo que supone el mayor alza del PIB en 21 años, según el avance de datos de Contabilidad Nacional del Instituto Nacional de Estadística (INE). En el cuarto trimestre del año registró un repunte trimestral del 2%, seis décimas menos que en el trimestre anterior.

Los datos de enero disponibles hasta el momento en España y Alemania apuntan a una moderación de la inflación, pero la caída en las cifras principales no fue tan grande como se esperaba, explican en Oxford Economics, que añaden que, "a pesar de los nuevos vientos en contra del Covid-19 y los cuellos de botella persistentes en la cadena de suministro, el crecimiento en el bloque se mantuvo relativamente bien en las últimas etapas de 2021, aunque con cierta divergencia regional".
En cuanto al Índice de Precios al Consumo (IPC), ven probable que los altos precios de la energía mantengan elevada la inflación de la eurozona durante los próximos meses, "lo que reducirá aún más los ingresos de los hogares y dará como resultado una mejora de nuestra previsión de inflación para la próxima ronda de pronósticos. Las tensiones geopolíticas relacionadas con la crisis en Ucrania, junto con la escasez de oferta en los mercados petroleros mundiales, contribuirán a mantener elevados los precios de la energía durante el año", declaran.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda