LA ACTIVIDAD PARECE DESPEREZARSE

Exceltur: la recuperación podría consolidarse este mismo verano

07 de abril de 2022

Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur, ha trasladado el optimismo apuntado desde esas compañías en una encuesta cerrada apenas hace una semana. “Si en enero auguraban que el primer trimestre de 2022 el sector acabaría con unos niveles de actividad un 30% por debajo con respecto a 2019, tres meses después se ha mejorado la previsión y ahora solo anticipan un 15% de caída. Hay una tendencia progresiva de recuperación que puede consolidarse en verano”.

Compartir en:

Un incremento de demanda que llevará a una buena Semana Santa, con un 90% de actividad respecto al mismo período de 2019, gracias, según Zoreda, a la recuperación de la demanda nacional, que en el segundo trimestre ya estaría en niveles precrisis. La clave está en la recuperación de la demanda extranjera. “El turismo extranjero empezó con una caída del 37% respecto a 2019, mejoró hasta un ajuste del 22% a cierre de marzo y las empresas prevén que esa senda de recuperación se consolide en el segundo trimestre, donde auguran que se situé en el 90% de los niveles precrisis".
La recuperación de turistas, tanto nacionales como extranjeros, va a tener un impacto directo en las cuentas de resultados de las empresas. Una de cada tres empresas encuestadas por Exceltur considera que recuperará este año los niveles de facturación de 2019, a lo que hay que sumar otro 34,3% que prevé alcanzar esa cota a mediados de 2023, mientras que otro 25,9% lo retrasa a finales del año que viene. De este modo tan solo el 6,9% de las empresas posterga la recuperación de los ingresos precrisis hasta 2024 o más allá. Por subsectores, el más optimista es el del alojamiento, ya que el 47,5% de los hoteleros prevé volver a la facturación de 2019 ya este año. En el otro lado se sitúan las agencias de viajes, la actividad turística que más trabajadores tiene en ERTE, ya que solo el 12,1% de las empresas prevé volver a ingresar lo mismo que antes de la pandemia.

Esa recuperación de los ingresos, sin embargo, se puede ver comprometida por la subida desbocada de los precios (el IPC llegó al 9,8% en marzo) y su impacto en los costes empresariales y en los salarios. “Solo un 26% de las empresas reconoce que podrá trasladar esos sobrecostes a las tarifas que cobra, lo que redundará en el deterioro de unas cuentas de resultados lastradas por dos años sin actividad”, aseguró Zoreda. Por partidas, las que más se han incrementado como consecuencia de la invasión rusa en Ucrania, tal y como reconocen las empresas, ha sido la ligada a la electricidad y el gas, con un alza media del 28,3%, seguida por el combustible, con un 26,2% más, y los suministros, con un 16,7%. Oscar Perelli, director de Estudios de Exceltur, recalcó que la escalada de los salarios, con un alza del 7,8%, introducirá mucha presión en la negociación colectiva entre sindicatos y empresas. “Mantener los márgenes dependerá de negociar las subidas salariales, a lo que se añade que las empresas están detectando dificultades para encontrar trabajadores formados”.

En concreto, el PIB turístico ha recuperado un 84,2% del nivel prepandemia en el primer trimestre de 2022, tras un acusado revés por ómicron y un impacto más limitado de la guerra en Ucrania. Para el director de Estudios e Investigación de Exceltur, Perelli, ha señalado que la invasión rusa en Ucrania ha afectado al incremento de los costes operativos, a la preocupación ciudadana por la inestabilidad en Europa generada por la incertidumbre de la guerra y a la desaparición del turismo en Rusia, Ucrania y sus mercados de proximidad, aunque «tengan un peso limitado en España». Respecto al empleo turístico, ha evolucionado y mejorado «notablemente», hasta situarse en el mes de marzo a tan solo un 3,5% por debajo del mismo periodo de 2019, fruto de la paulatina recuperación de la actividad, las positivas perspectivas para Semana Santa y la primavera.
Esta es una cifra muy inferior a la que refleja el PIB turístico en marzo, un 11,5% por debajo del nivel prepandemia, y las ventas turísticas (-12,5%).

Compartir en:

Crónica económica te recomienda