Buenos datos de empleo y paro con más teletrabajo y bajas por enfermedad

27 de enero de 2022

La Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre de 2021 se ha caracterizado por un aumento importante de la ocupación, tanto por factores de tipo estacional como por factores asociados a la recuperación económica y laboral, ya que el impacto de la nueva variante del COVID-19 solo ha tenido incidencia en la última parte del trimestre.

Compartir en:

El paro, por su parte, ha experimentado un descenso trimestral, que se une al medido también en los cuatro trimestres anteriores, y se trata de un descenso muy superior al aumento de los ocupados, lo que refleja una notable caída de la población activa en el trimestre. La ocupación creció en 153.900 personas en el cuarto trimestre, el tercer mejor cuarto trimestre de la serie (ha sido superado por los de 2020 y 2004). La cifra de ocupados quedó situada en 20,18 millones de personas, consolidando el umbral de los 20 millones de ocupados que se superó en el trimestre anterior, aunque debe recordarse que dentro de esta cifra se contabilizan los trabajadores que
siguen afectados por ERTE y que, por tanto, no están pudiendo trabajar. El paro ha descendido en 312.900 personas durante el trimestre, hasta los 3,10 millones, mientras que la población activa descendió en 158.900 personas.

La tasa de paro descendió 1,2 puntos, hasta el 13,33%.

El comportamiento positivo de la ocupación en el cuarto trimestre combina factores estacionales -es el trimestre en el que se reactivan sectores como la educación y en el que el comercio tiene uno de sus picos de mayor actividad anual- con una evolución de la pandemia que si bien ha sido negativa, por el
progresivo avance de la variante ómicron, no ha tenido una incidencia real en las cifras hasta las últimas semanas del año. Como consecuencia, el número de ocupados se ha situado en 20,18 millones de personas, tras medirse un aumento trimestral de 153.900 ocupados, mientras que en términos interanuales se mide un aumento de 840.700 ocupados.
En cuanto a la evolución de la actividad, el descenso de 158.900 activos explica por qué el paro ha descendido mucho más de lo que ha aumentado el empleo: el paro descendió en 313 mil personas mientras que el aumento de la ocupación fue de 154 mil. La tasa de actividad ha descendido cinco décimas en el cuarto trimestre y se ha situado en un 58,65%. En términos interanuales la población activa creció un 0,97%.

El crecimiento trimestral del empleo fue especialmente intenso entre los ocupados por cuenta propia

El aumento de la ocupación en el cuarto trimestre se ha medido tanto entre los trabajadores asalariados (+57.700 asalariados, +0,34%) como entre los trabajadores por cuenta propia, que han acelerado su crecimiento (+96.000, +3,09%). Dentro de los trabajadores por cuenta propia han aumentado trimestralmente tanto el número de los empleadores (+37.100, +3,91%) como de los trabajadores por cuenta propia sin trabajadores a su cargo.
Entre los trabajadores asalariados, el cuarto trimestre del año se ha caracterizado por un aumento solo de aquellos que tienen contrato indefinido (+150.600, +1,20%), puesto que han descendido los que tienen contratos temporales (-92.900, -2,11%). En términos interanuales crecen ambos grupos de asalariados, pero el aumento es más intenso en términos porcentuales en el caso de los que cuentan con contrato temporal (+307.700, +7,69%) frente a los que cuentan con un contrato indefinido (+425.000, +3,47%). La tasa de temporalidad se sitúa en el cuarto trimestre en un 25,4%, lo que indica que 3 de cada 4 trabajadores asalariados en España cuentan con un contrato indefinido.
El aumento del empleo en el cuarto trimestre se produjo solo en el sector privado (+0,98%) ya que descendió ligeramente en el sector público (-8.500, -0,25%). Los ocupados en el sector privado, por su parte, se sitúan en un nivel de 16,71 millones. El empleo ha crecido en el cuarto trimestre en todas las franjas de edad superiores a los 24 años, con un aumento especialmente intenso en el segmento de 55 y más años (+129.300). Entre los menores de 25 años, por el contrario, la EPA ha medido un descenso trimestral de 136.900 ocupados. En el conjunto de 2021, eso sí, se miden aumentos de la ocupación en todas las franjas de edad.
Por sectores, en el cuarto trimestre solo ha descendido la ocupación en la Construcción (-7.700), mientras que en el resto se han medido crecimientos: Agricultura (+78.700), Industria (+37.100) y Servicios (+45.900). En términos interanuales el empleo aumenta en todos los sectores, con incrementos más intensos en Agricultura (+7,42%) y Servicios (+4,84%), mientras que en la Industria (+2,66%) y Construcción (+0,45%) los aumentos son inferiores a la media (4,35%)..
Los mayores aumentos del empleo se han medido en Andalucía (+102.300), Canarias (+59.600) y Madrid (+46.300) y ha descendido en intensamente en Baleares (-73.200) y, a gran distancia, en Galicia, Extremadura, Cantabria, Castilla y León y Murcia. En términos interanuales el empleo aumenta en todas las comunidades autónomas y en Melilla, midiéndose los mayores incrementos en Andalucía, Cataluña, Canarias y Madrid.

La tasa de paro desciende al 13,33%, con una diferencia de 3,3 puntos entre hombres y mujeres

El paro medido a través de la EPA ha descendido en 312.900 personas en el cuarto trimestre del año y la tasa de paro ha bajado hasta el 13,33%, con una incidencia 3,3 puntos superior en el caso de las
mujeres (15,04%) que en los hombres (11,79%). En términos interanuales la tasa de paro desciende 2,8 puntos. El descenso trimestral del paro se ha medido en todas las franjas de edad, aunque el descenso ha sido porcentualmente más elevado (-13,7%) en el caso de los menores de 25 años.

La incidencia de ómicron aumenta el teletrabajo y las bajas por enfermedad

Las sucesivas oleadas de contagios provocadas por nuevas variantes del COVID-19 traen consigo oscilaciones transitorias en determinadas variables del mercado laboral, como puede ser el teletrabajo y las bajas médicas. Y en la última parte del cuarto trimestre de 2021 el efecto de la variante ómicron se ha dejado sentir en dichas variables.
En el caso del teletrabajo, se ha mantenido prácticamente estable la proporción de personas que teletrabajan más de la mitad de los días, al descender en 10 mil ocupados en dicha situación, hasta los 1,59 millones de personas, un 7,9% de los ocupados, lo que supone un descenso de una décima. Pero por otra parte ha aumentado en un punto -al pasar de un 4,7% de la ocupación a un 5,7%- la proporción de ocupados que teletrabajan de forma menos intensiva, sin llegar a superar la barrera de la mitad de los días de trabajo: en el cuarto trimestre aumentaron estos teletrabajadores ocasionales en 220 mil personas, hasta un total de 1,16 millones. De manera conjunta, la proporción de personas que han teletrabajado en el cuarto trimestre se elevó hasta un 13,6% de los ocupados, frente al 12,7% del trimestre anterior.
Por otra parte, durante el cuarto trimestre de 2021 una media de 812.400 personas no acudieron a su trabajo por razones asociadas a enfermedad, lo que supuso un aumento de 110 mil respecto al trimestre anterior y supera en 247 mil personas las que en el último trimestre de 2019 -el último no afectado por la crisis sanitaria- se encontraban de baja por enfermedad. Se puede apreciar, por tanto, una incidencia en el último trimestre muy significativa de la variante ómicron en el aumento de las bajas por enfermedad, lo que se estima que se acentuará en el primer trimestre del año actual.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda