El arranque de 2022 se presenta complicado

19 de diciembre de 2021

En estos momentos y con los datos que se podeen, no hay perspectivas de que el año que viene signifique el fin de la pandemia. Desde AXA avisan de que los primeros meses de 2022 van a ser “complicados”, aunque “decisivos”, tanto para la evolución del virus como para la inflación.

Compartir en:

Según el CIO de Core Investments de AXA, Iggo, “durante el próximo trimestre” se van a producir nuevas perturbaciones en el gasto, el empleo, los viajes, el consumo de ocio y el suministro de bienes y servicios como consecuencia de “los elevados niveles” de contagio de la variante Delta y “el riesgo, aún desconocido” de la variante Ómicron, que impide que la economía se haya normalizado.
Asimismo, según Iggo, 2022 va a ser “un año decisivo para la inflación”, como resultado de las medidas para “compensar el impacto económico del Covid”. Para Iggo, la reducción “agresiva” de los tipos de interés por parte de los bancos centrales y el aumento de gasto de los gobiernos han sostenido los ingresos y la demanda, pero “la reversión de esas políticas de estímulo” ha provocado que la inflación sea “la fuerza macro que impulsa estas expectativas políticas”.

Aparte de la cuestión del Covid-19 y la inflación, existen "crecientes preocupaciones geopolíticas en torno a Rusia y Ucrania y en torno a la postura de China hacia Taiwán" que estarán presentes en el arranque de año, añade este experto. Asimismo, en Europa también aparece la posibilidad de que las cosas "se pongan feas" en el Reino Unido, donde el Gobierno está siendo atacado en varios frentes, mientras que no hay que olvidarse de las elecciones presidenciales de Francia en primavera.
"Unas perspectivas de crecimiento e inflación menos claras (el año que viene) que en 2021 y una mayor incertidumbre política propician, sin duda, un entorno de rentabilidad más complicado (en las bolsas). Las rentabilidades de los índices se han situado entre el 20% y el 30% en 2021. Es poco probable que se repitan", advierte este analista.

Si finalmente queda claro que la variante sudafricana del Covid, Ómicron, no es tan grave, lo que puede llevar a pensar en el final de la pandemia, las perspectivas serán más favorables, explican desde AXA. "En las próximas semanas podríamos ver una enorme oleada de nuevos casos relacionados con la variante y luego un rápido descenso de los casos a medida que se desarrolla el año 2022", augura Chris Iggo. Sin embargo, reconoce que estas cosas llevan su tiempo, como se ha visto en oleadas anteriores, y que hay que "esperar" a ver "qué nos deparan los datos"."En este escenario más optimista (sobre la evolución del virus), los tipos de interés subirán y la atención se centrará en el control de la inflación a medio plazo. Lo que determinará entonces el comportamiento del mercado es cómo responda la economía mundial".

Compartir en:

Crónica económica te recomienda