UGT: Los empleos españoles presentan una baja cualificación

11 de abril de 2022

Los servicios de intensidad tecnológica baja-media (según el INE, no se encuadran en la categoría "servicios de alta tecnología"), que integran tareas cuyos procesos comportan un grado de mecanización y digitalización bajo o medio, ocupan a 6 de cada 10 trabajadores en España, según un informe del Servicio de Estudios de UGT

Compartir en:

En concreto, el 53,5% de la población ocupada se dedica a actividades que requieren un grado de cualificación bajo o medio, es decir, que tienen una formación básica o de grado medio de FP o equivalente. El 12,4% está en "ocupaciones elementales"; el 20,7% son "trabajadores de servicios de restauración, personales, de protección y vendedores" o el 18,2% son "artesanos y trabajadores de industrias manufactureras y de construcción", actividades que en opinión de UGT no se integran entre las que precisan mayores niveles de cualificación profesional.

El estudio resalta que, si bien es cierto que en la estructura productiva española al igual que en la mayoría de las economías avanzadas. predomina el sector terciario o de servicios, a diferencia de la media UE la ocupación dentro del sector está principalmente orientada hacia actividades intensivas de bajo contenido tecnológico. Así, el comercio acaparó en el último trimestre de 2021 un 14,8% de la ocupación total, la hostelería un 7,5% y las actividades administrativas y servicios auxiliares un 5,4%. El peso de los trabajadores de "servicios de restauración, personales, de protección y venta" es en España 4,5 puntos superior a la Zona Euro y 7,4 puntos frente a Alemania. En "ocupaciones elementales", supera la media comunitaria en 4,1 puntos y 6,3 a Alemania.

Por contra, España mantiene un déficit de técnicos, tanto científicos e intelectuales de 1,3 puntos repecho a Alemania y 1,6 puntos menos la Zona Euro) y en "apoyo" es 8,6 inferior a Alemania y 5,1 respecto a la Zona Euro.

Inversión en formación

Así, el sindicato considera importante que se incentive la efectiva transformación del modelo productivo de la economía española sin olvidar el componente humano que hay detrás de cada proceso de desarrollo. "Es imprescindible poner en valor la necesidad de mejorar la inversión en formación de los trabajadores, para que puedan adquirir las habilidades técnicas necesarias que nos permitan dar el salto tecnológico que requiere el actual contexto, mejorando la eficiencia productiva del conjunto de la economía", señala el informe.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda