Proliferan las ayudas desde diversas entidades

18 de marzo de 2022

La Asociación de Voluntarios de CaixaBank, con la colaboración de la entidad financiera y de las empresas de su Grupo, entidades sociales -entre las que destacan Fundació del Convent de Santa Clara y Mensajeros de la Paz- y numerosas compañías privadas, y en coordinación con la administración pública y los cuerpos diplomáticos, ha movilizado dos convoyes de autobuses para dar apoyo a la población afectada por la guerra en Ucrania y evacuar a 400 refugiados que quieran solicitar acogida en España.

Compartir en:

Un total de 10 autobuses, 4 vehículos de apoyo y un equipo de 50 personas, entre empleados de CaixaBank, voluntarios, traductores y personal sanitario, participan en la iniciativa, organizada en dos turnos. El primero, compuesto por cinco autocares y varias furgonetas de apoyo, partió de Barcelona el miércoles 16 de marzo con destino a las localidades polacas de Tarnow, Rzeszów y Przemysl, y ya se encuentra en la zona de la frontera con Ucrania. La expedición cuenta con la presencia de Sor Lucía Caram, directora de la Fundació del Convent de Santa Clara, y del padre Ángel, presidente de Mensajeros de la Paz, ambas entidades colaboradoras de la iniciativa. Además, a su llegada al destino, se han incorporado al equipo de trabajo empleados de la sucursal de CaixaBank en Polonia.
El regreso del primer convoy a Barcelona está previsto para el domingo 20 de marzo. A su vez, el segundo convoy saldrá el próximo miércoles, 23 de marzo, con vuelta prevista para el domingo 27 de marzo. Cada trayecto supone más de 30 horas de viaje y un recorrido de cerca de 2.700 kilómetros a través de cinco países
Plan integral de acompañamiento a la llegada a España
Cada convoy estima poder recoger a 200 personas desplazadas por la guerra y trasladarlas a Barcelona. De los refugiados evacuados en los convoyes, algunos son familiares de empleados de CaixaBank. Otros casos se están coordinando con las entidades sociales para que la ayuda pueda llegar al máximo número posible de personas que deseen buscar acogida en España.
Para todos los integrantes del convoy, se ha diseñado un plan integral de acompañamiento con apoyo profesional en la gestión de trámites, el alojamiento y el proceso de adaptación a su nueva vida. Los refugiados podrán solicitar su acceso en el sistema español de acogida a través de los Centros de Acogida a Refugiados dependientes del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.
También se está movilizando a la amplia red de voluntarios de CaixaBank distribuidos por toda España, que contribuirán a prestar apoyo a las distintas ONG en todo aquello que requieran para facilitar ayuda a los afectados por la guerra en Ucrania, como recogida de medicamentos, alimentos no perecederos o productos de primera necesidad.
Banca March lleva ayuda humanitaria a la frontera de Polonia

Banca March ha puesto en marcha una iniciativa para llevar ayuda humanitaria a la frontera de Polonia con Ucrania y colaborar en el traslado de personas que han tenido que abandonar sus hogares y que serán acogidas por familias a su llegada a España, con destino final en Valencia.

March pone en marcha esta iniciativa con la ayuda de un grupo de voluntarios, profesionales de la entidad, que el próximo domingo iniciarán el viaje para entregar el material humanitario recogido (fundamentalmente medicamentos, productos de higiene, ropa y artículos de abrigo, así como comida no perecedera) y acompañar a las familias de ucranianos a España. Banca March asume los costes del transporte, medicamentos, alojamiento y manutención durante todo el viaje.La entidad ha habilitado una cuenta (ES86 0061 0029 1617 2521 0110, concepto: Ucrania) cuyos fondos se destinarán para realizar un segundo viaje y a la atención de las necesidades de las personas llegadas a España.
Los materiales necesarios que desde las zonas fronterizas y Ucrania se reclaman incluyen vitaminas para mujeres y niños, cepillos de pelo, desodorantes, cortauñas, sacos de dormir, colchones hinchables, mantas, latas de conserva, pasta, aceite, café, toallas, pastillas de jabón, gel de ducha, ropa interior, calcetines o pañales.

 

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda