LA ECONOMÍA DEL TRABAJO PREMIADA CON EL NOBEL:

David Card, Joshua D. Angrist y Guido W. Imbens, galardonados

12 de octubre de 2021

El canadiense David Card, el estadounidense Joshua D. Angrist y y el holandés Guido W. Imbens han sido los galardonados este año con el Premio Nobel de Economía. El primero de ellos ha recibido el reconocimiento "por sus contribuciones empíricas a la economía del trabajo", mientras Angrist e Imbens comparten la otra mitad del galardón "por sus contribuciones metodológicas al análisis de las relaciones causales".

Compartir en:

Así, de las 10 millones de coronas suecas (988.113 euros) en las que consiste el Premio Nobel de Economía, cinco millones serán para Card mientras las otras cinco se repartirán a partes iguales entre los otros dos galardonados.
Los tres premiados (Card, Angrist e Imbens) han proporcionado con sus trabajos e investigaciones "nuevos conocimientos sobre el mercado laboral y han demostrado qué conclusiones sobre causa y efecto pueden extraerse de los experimentos naturales", explica la academia sueca en nota de prensa. "Su enfoque se ha extendido a otros campos y revolucionado la investigación empírica", añade.

¿Cómo afecta la inmigración a los salarios y el empleo? ¿Qué importancia tiene realmente una educación más larga para los futuros ingresos que percibirá una persona? Estas y otras preguntas de las ciencias sociales son difíciles de responder y tienen que ver con la causa-efecto. Lo que han hecho los tres ganadores del Premio Nobel de Economía 2021 es demostrar que es posible responder a este tipo de cuestiones mediante experimentos naturales. "La clave está en utilizar situaciones en las que sucesos fortuitos o cambios políticos provocan que grupos de personas sean tratados de forma diferente, de forma parecida a los ensayos clínicos en Medicina", señala la Real Academia de Ciencias de Suecia en su comunicado.

El canadiense, que recibe para sí solo la mitad del galardón (más de 494.000 euros), ha dedicado su carrera a analizar a través de experimentos naturales los efectos en el mercado laboral de los salarios mínimos, la inmigración y la educación. Sus estudios de principios de los 90 desafiaron el sentido común, dando lugar a nuevos análisis. Por ejemplo, Card demostró, entre otras cosas, que aumentar el salario mínimo no conduce necesariamente a un menor número de puestos de trabajo.
Sus trabajos también han puesto de relieve la alta importancia de los recursos de las escuelas para el futuro éxito de los estudiantes en el mercado laboral, entre otras cosas, destaca la academia sueca.

Angrist e Imbens demostraron cómo obtener resultados precisos sobre la causa-efecto. No obstante, los datos obtenidos de un experimento natural son difíciles de interpretar. Y aquí es donde radica el mérito de los otros dos galardonados este 2021 con el Nobel. A mediados de la década de 1990, Guido W. Imbens y Joshua D. Angrist (cuyo nombre aparecía entre los candidatos más sonados al galardón, como Card) resolvieron este problema metodológico al demostrar cómo se pueden extraer conclusiones precisas sobre la causa y el efecto a partir de experimentos naturales.
En definitiva, "los estudios de Card sobre cuestiones fundamentales para la sociedad y las aportaciones metodológicas de Angrist e Imbens han demostrado que los experimentos naturales son una rica fuente de conocimiento", ha defendido Peter Fredriksson, presidente del Comité del Premio de Ciencias Económicas.

"Sus investigaciones han mejorado sustancialmente nuestra capacidad para responder a cuestiones causales clave, lo que ha supuesto un gran beneficio para la sociedad", ha subrayado Fredriksson, según la nota de prensa de la institución sueca.
David Card nació en Guelph (Canadá) en 1956 y se doctoró en 1983 por la Universidad de Princeton. Actualmente es profesor de Economía en la Universidad de California en Berkeley.
También Joshua D. Angrist y Guido W. Imbens trabajan en universidades estadounidenses. El primero en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) en Cambridge y el segundo, en la Universidad de Stanford.
Angrist nació en 1960 en Columbus (Ohio, EEUU) y se doctoró también por la Universidad de Princeton en 1989. Imbens, por su parte, nació en Eindhoven (Países Bajos) en 1963 y se doctoró por la Universidad de Brown (en Providence, EEUU) en 1991.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda