El aceite de girasol, un ejemplo de lo que nos espera

11 de marzo de 2022

La publicaron del dato de la inflación que se ha co cosido este viernes poned de manifiesto el descontrol en el que ha caído la política economica de nuestro Gobierno con todas las ministras responsables de las áreas económicas desbordadas y desorientadas, sin saber tan siquiera que hacer y a la espera de que las soluciones lleguen de Europa.

Compartir en:

Y la mejor prueba de lo que se nos viene encima es la sorpresa de visitar un supermercado o una superficie comercial y ver como las estanterías del aceite están vacías, no queda ni una sola botella, pero ya no solo del aceite de girasol, sino también de aceites de oliva, es como cuando al inicio de la pandemia el papel higiénico desapareció de la vista y todos buscaban como hacerse con alguien rollo de papel higiénico como si ello fuese la clave para combatir al virus.

La realidad es que estamos ante la confluencia de varias circunstancia: el freno del transporte marítimo, la gran capacidad de producción de aceite de girasol de Ucrania y de Rusia y el posible chollo en forma de subida de precios que los poseedores de algún stock de aceite de girasol han descubierto.
Con el conflicto bélico, y el cierre de Odessa y Mariupol el tráfico marítimo de ambos países se ha paralizado, y la estrategia habitual de tener unos stocks muy reducido y no incurrir en gastos de almacenamiento, ha hecho el resto. Es obvio que en los próximos meses la llegada de este alimento será complicada, lo cual da lugar a su encarecimiento. Asi por ejemplo, en El Corte Inglés, a principios de semana, era posible adquirir este a producto por 1,79 el litro; en tan solo dos días, el precio ha aumentado un 39%, hasta los 2,5 euros el litro.
Si ante esta situación decidimos probar en internet, ya podemos preparar la tarjeta. Los precios se desorbitan Amazon ofrece el litro a 14 € y de ahi para arriba.
Pero los supermercados también se han sumado a la batalla : la garrafa de 5 litros que se puede adquirir en el Dia está a 10,89 euros, o lo que es igual, 2,17 el litro. En otros supermercados, como Carrefour, el precio del litro de aceite de girasol es más elevado y se sitúa en 2,8 euros el litro. En Mercadona, el valor de este producto ronda los 2,5 euros, mientras que en Hipercor se queda a un solo céntimo de los 2 euros el litro.

En las próximas semanas todo esto habrá terminado peor que consumiremos aceite de girasol procedente de Sudamérica, con Brasil y Argentina a la cabeza.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda