El precio del gas, se enfría

27 de diciembre de 2021

El precio del gas europeo, según la referencia TTF del hub de Róterdam, se desploma otro 10% este lunes a las 10:30 horas y baja del nivel de los 100 euros por primera vez en dos semanas. En solo cuatro sesiones, el índice holandés ha pasado de marcar un récord histórico por encima a los 180 euros por MWh a situarse en 97 euros, lo que supone una caída histórica cercana al 50%.

Compartir en:

El Mibgas, que suele mimetizar al TTF holandés pese a que mide los precios del gas que entra en España y Portugal a través de GNL y el gasoducto de Argelia, cotiza en 81 euros, según la última subasta de precios, después de haber marcado un récord de 190 euros la semana pasada. En este caso, el descenso se eleva por encima del 57% desde el 22 de diciembre. De este modo, el gas europeo comienza a cerrar el diferencial que le separaba desde hace dos meses del Henry Hub, la referencia de EEUU, cuya cotización se mueve desde hace semanas en torno a los 3,6 dólares por mmBtu, un 40% por debajo de los máximos alcanzados en octubre.

Según los expertos de Julius Baer, las temperaturas frías y la baja intensidad del viento (eólica) elevaron la demanda de las centrales eléctricas de combustibles fósiles y, por tanto, impulsaron temporalmente la demanda de gas natural. "Más importante aún, la escalada de tensiones entre Rusia y Ucrania parecen alimentar los temores de oferta y agregar una prima de riesgo sobre los precios", señala Rücker, director de análisis. Pese al poder de negociación que tiene Rusia sobre el suministro a Europa, el Viejo Continente cuenta con una posición de fuerza igualmente poderosa ya que es el principal cliente del gas ruso. "Tanto Rusia como Europa son mutuamente dependientes entre sí en términos de comercio de energía", asegura la firma suiza.
Según sus datos, Rusia envía alrededor del 95% de sus exportaciones totales a Europa, casi el 95% a través de gasoductos, lo que representa alrededor del 30%-35% de los suministros de Europa en general, a la par con Noruega. En cuanto al sector del petróleo, el 50% de las exportaciones de crudo del país también van hacia la Europa occidental y el 65% lo hace a través de oleoductos. Representa alrededor del 25% al 30% de los suministros de Europa en general.
"Económicamente, Rusia es un petroestado con grandes partes de su economía e ingresos gubernamentales que dependen del comercio de energía con Europa. Dicho esto, aunque los oleoductos dominan el comercio y son un blanco fácil de sancionar, el gas y el petróleo continuaron fluyendo a través de la infraestructura existente incluso durante los períodos más fríos de la Guerra Fría", recuerdan en el banco suizo.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda