Las empresas vuelven a los niveles de rentabilidad que tenían antes de la pandemia

22 de septiembre de 2022

El análisis Resultados de las empresas no financieras hasta el segundo trimestre de 2022”, elaborado por Álvaro Menéndez y Maristela Mulino, de la Dirección General de Economía y Estadística del Banco de España, a partir de la información de la Central de Balances, evidencia que, en los seis primeros meses de 2022, los excedentes empresariales crecieron con intensidad, de modo que los niveles de rentabilidad medios se situaron en valores cercanos a los de 2019.

Compartir en:

La rentabilidad ordinaria bruta aumentó un 3,6% en la primera mitad del año, cuando hace un año lo hizo el 2,4%. El rendimiento ordinaria de los recursos propios subió un 5,4% (+3,1% en el primer semestre de 2021). Esta positiva evolución económica se tradujo en una mejoría de la capacidad de repago de la deuda empresarial. Por su parte, las ratios medias de liquidez se redujeron, revirtiéndose el repunte que se observó tras la irrupción de la pandemia.

Pero los expertos del Banco de España avisan que el análisis más detallado evidencia una evolución menos favorable para algunos grupos de empresas que la que se deduce de los datos agregados. El estudio incluye un recuadro que muestra señales de deterioro de la situación económica y financiera de algunas de las compañías más expuestas al repunte de los precios de la energía. En esta situación se encuentran también empresas cuya actividad se ha recuperado en menor medida que el resto porque se han visto menos beneficiadas por la eliminación de las restricciones a la movilidad tras el fin de la pandemia

Pero los datos indican que las empresas aumentaron durante el primer semestre de 2022 un 84,6% su resultado ordinario neto. En junio de 2021, ese crecimiento fue del 88%.
Los expertos del Banco de España atribuyen la «tasa muy alta» de crecimiento de la facturación a la recuperación de la actividad y a unos precios de venta más elevados.

Entre enero y junio, las empresas dispararon un 120% el resultado. El beneficio bruto mejoró el 35,1% (frente al 24,6% registrado en el primer semestre de 2021). Si entonces los ingresos financieros cayeron el 9,2%, un año más tarde aumentan el 51,1%.

El valor añadido bruto experimentó una progresión del 18,8%, cuando hace un año era el 10,5%.

El empleo medio efectivo neto mejoró el 3,7%, frente al 2,6% de incremento logrado en el primer semestre de 2021. No obstante, las plantillas medias se situaron un 1,3% por debajo de los niveles de empleo anteriores a la pandemia. El informe del Banco de España precisa que el incremento del empleo fue consecuencia «exclusivamente» de la progresión de trabajadores fijos (+5,2%), ya que el personal temporal descendió un 6,2%.
Entre enero y junio, los gastos de personal de este tipo de empresas se anotaron un incremento del 6,4%, frente al aumento del 2,1% contabilizado durante el primer semestre del ejercicio pasado.

 

 

El cierre de empresas supera ya las 46.000

Según los datos de Experian ya son más de 46.000 las empresas que han cerrado en España durante los primeros 8 meses del año de 2022, sobre todo las pymes y micropymes, que conforman la gran mayoría del tejido empresarial español.

Especialmente afectados por las extinciones y disoluciones de empresas se encuentran los sectores del comercio mayorista y minorista (8.536 empresas cerradas), el de la construcción (6.506), las actividades profesionales, científicas y técnicas (4.897) o el inmobiliario (4.818 empresas). Le siguen el sector de la industria manufacturera (3.175), y el de la hostelería (2.592).
Por comunidades autónomas, si bien Madrid (12.832), Cataluña (6.775) y Valencia (5.499), encabezan el ranking de cierre de empresas en este período, son Aragón (16,70%) y Navarra (15,77%) las comunidades donde más aumenta el porcentaje de variación acumulada versus el mismo periodo del año anterior. Y es que la ralentización económica, el fin de la moratoria concursal, la inflación y la crisis energética y de materias primas suponen una de las consecuencias directas del aumento de la tasa de impagos y morosidad en España de concursos de acreedores y finalmente del cierre de empresas en nuestro país.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda