EMPLEO

1S2022: Un 33% de los contratos de los jóvenes fueron indefinidos

08 de agosto de 2022

Analizando datos procedentes del Servicio Público de Empleo Estatal Randstad llega a la conclusión de que los menores de 25 años firmaron 1.969.656 contratos durante el primer semestre, un 24,2% más que el mismo periodo del año anterior, cuando se registraron 1.585.301, lo que supone una diferencia de 384.356 firmas.

Compartir en:

Este segmento de edad es el que ha experimentado un mayor incremento en la contratación durante el pasado año, ya que, a distancia, se encuentra el de mayores de 45 años, con un crecimiento del 11,4%, y de los trabajadores situados entre 25 a 45, con un 6,4%.
Las mujeres menores de 25 años son las que han visto crecer en mayor medida su contratación, ya que aumentaron las firmas en un 29,6% con respecto a los primeros seis meses de 2021, con un total de 897.805 contratos. Por su parte, los hombres firmaron 1.071.851, un 20,1% más.

La contratación indefinida se multiplica por cinco

En lo que se refiere al tipo de contrato firmado por los menores de 25 años, Randstad detecta un considerable de la contratación indefinida, hasta el punto de multiplicarse por cinco, un incremento del 446,2% pasando de las 118.012 firmas del primer semestre de 2021 a las 644.562 actuales. Se incrementa además su peso con respecto del total, ya que supone el 32,7% del total de contratos, mientras que el año pasado era representaba el 7,4%. Esto significa que uno de cada tres contratos que firman los jóvenes menores de 25 años, es indefinido. Por su parte, la contratación temporal, se redujo en un 9,7%, hasta los 1,3 millones de firmas, frente al cerca de 1,5 millones de 2021, lo que ha provocado que el peso se redujese del 92,2% del año pasado al 67,3% actual.
Analizando la evolución de la contratación de los menores de 25 años en los últimos años, se comprueba que, desde 2013, año en el que se firmaron 1.073.242 contratos, este indicador no ha dejado de crecer, hasta superar los 2,1 millones de rúbricas en 2019. El año siguiente, por culpa de la crisis sanitaria, el volumen se desplomó registraron 1.272.600 contratos. Desde entonces, el indicador ha vuelto a recuperarse, hasta rozar los dos millones este año.

El 80% de los contratos firmados por jóvenes es en el sector servicios

Este estudio también ha analizado la evolución de la contratación según el sector de actividad. Randstad destaca que el sector servicios es el que emplea, con diferencia, a más profesionales menores de 25 años, con más de 1,5 millones de contratos, el 78,4% del total de contratos en este segmento. La industria, por su parte, supone el 9,7%, con 190.965 firmas, seguida por agricultura, con el 8,9% (176.129 contratos), y la construcción, el 3% (58.925).
De hecho, el sector servicios fue el que incrementó en mayor medida su volumen de contratos con respecto al primer semestre de 2021, exactamente un 35,7%. La industria registró un 8,6% y ya, experimentando descensos, se encuentra la construcción (-0,9%) y la agricultura (-12,4%).

Las islas, Asturias y Madrid, lideran los incrementos en contratación

El estudio ha encontrado considerables diferencias según la comunidad autónoma donde el joven lleve a cabo su actividad. Randstad destaca que los archipiélagos son las autonomías donde más ha crecido la contratación entre los jóvenes en este primer semestre. En concreto, en Baleares se multiplicó por dos, mientras que en Canarias el crecimiento fue del 90,1%. Otros aumentos considerables se han producido en Asturias, la Comunidad de Madrid (ambas con el 39%), la Comunitat Valenciana (29,7%) y Catalunya (24,3%).
Ya por debajo de la de la media nacional (24,2%), se encuentran Euskadi (22,8%), Galicia (22%), La Rioja (19,8%) y Andalucía (19,6%), Castilla y León (17%), Aragón (15,1%), Navarra (10,3%), Extremadura (5,4%) y Cantabria (4,8%). Por su parte, Castilla-La Mancha (-0,2%) y la Región de Murcia (-1,5%) registraron las únicas caídas.

A nivel provincial, Tenerife (100,5%), Las Palmas (82,3%), Sevilla (44,6%) y Salamanca (44,6%) registraron los mayores incrementos en cuanto a contratación de menores de 25 años. En el otro extremo, Guadalajara (-18,8%), Palencia (-11,7%) y Huelva (-0,3%) registraron las únicas caídas del país. En cuanto a volúmenes, Catalunya (388.817) y Andalucía (377.967) registraron los mayores volúmenes de contratos a menores de 25 años, seguidas por la Comunidad de Madrid (277.342) y la Comunitat Valenciana (207.293). La suma de estas cuatro autonomías supone el 63,5% de todos los contratos que se firmaron en este segmento. Con volúmenes más moderados se encuentran la Región de Murcia (88.548), Euskadi (87.221), Castilla-La Mancha (79.128), Castilla y León (76.352), Galicia (67.589), Canarias (65.188), Aragón (59.125), Baleares (58.157) y Extremadura (40.392). Cierran la lista Navarra (36.591), Asturias (21.888), Cantabria (19.051) y La Rioja (14.722)


* La contratación entre los menores de 25 años fue, durante los seis primeros meses del año, un 24,2% superior al mismo periodo de 2021
* Los contratos indefinidos se multiplicaron por cinco durante el primer semestre
* Las mujeres menores de 25 años vieron aumentar las firmas en un 29,6%, mientras que los hombres lo hicieron un 20,1% más.
* El 80% de los contratos firmados por jóvenes es en el sector servicios
* Los dos archipiélagos lideran los incrementos en este segmento de edad, mientras que Castilla-La Mancha y la Región de Murcia registraron las únicas caídas.


La mitad del empleo creado en el último año está vinculado al sector turístico

El turismo creó la mitad del empleo del segundo trimestre de 2022 respecto al año anterior, según los datos publicados este lunes por Turespaña. Del total del empleo creado durante este período, que asciende a 776.000 empleos, las actividades vinculadas al turismo registraron 391.343 ocupados, lo que equivale al 50,5% del total.

Los datos de desempleo turístico también confirman la tendencia de recuperación del turismo tras la pandemia, tras registrar cinco trimestres consecutivos de descensos del paro interanuales. Los datos del Instituto de Turismo de España muestran cómo el sector turístico alcanzó los 2,7 millones de ocupados entre abril y julio, un 0,8% más que en 2019. Así, los trabajadores activos de este sector durante el segundo trimestre del año rozaron los tres millones (2.953.571), un 13,8% más que en el mismo periodo del año anterior. La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha indicado que los datos reflejan "un comportamiento excelente con una creación de empleo muy intensa y de calidad", y ha añadido que "el sector turístico impulsa la economía y el mercado de trabajo nacional".

Los trabajadores desempleados vinculados a actividades turísticas ascendieron a 235.473 en en el segundo trimestre del año. La tasa de paro del sector se ha situado en el 8%, inferior al mismo periodo de 2019, antes de la pandemia (11%), y 4,5 puntos menos que en la economía nacional (12,5%). El crecimiento del empleo se ha dado tanto entre asalariados (19,1%) como los autónomos (7,9%) y en todas las actividades turísticas. Por actividad, la que registra un mayor aumento es la hostelería (un 18,5%), debido a la evolución positiva tanto de los servicios de comidas y bebidas (9,5%) como de los servicios de alojamiento (54,4%). Por su parte, en las agencias de viaje la variación fue del 12,6% mientras que en el transporte de viajeros fue del 7,4%. Otro dato que aporta Turespaña es el aumento de contratos indefinidos a asalariados en un 19,5%, cuarta subida consecutiva. Por su parte, los asalariados con contrato temporal han registrado un incremento del 18,1%, que deja la tasa de temporalidad en el sector turístico fue del 26,4%.

Cataluña, Andalucía, Madrid, Canarias, Baleares y la Comunidad Valenciana son las que reciben mayor número de turistas y a la vez las que generan mayor ocupación y representan el 74,5 % del empleo total del sector. Durante este segundo trimestre, el empleo creció en casi todas las comunidades autónomas, excepto en La Rioja, Ceuta y Melilla, Asturias y Extremadura.

Las leyes parecen transformar el mundo laboral

Las cláusulas especiales de los convenios, cuya estadística provisional de los acuerdos firmados en 2021 ha sido recientemente publicada por el Ministerio de Trabajo, dejan entrever algunos datos interesantes que, por ejemplo ponen de manifiesto la realidad del mundo de las pensiones.

En efecto, de los cuatro millones de trabajadores afectados por convenios colectivos firmados en 2021, apenas 400.000 tenían una cláusula con un plan de empleo u otro tipo de prestaciones para la jubilación. Bien es cierto que la aprobación de estos nuevos planes de promoción pública responde a cierta demanda de empresas y trabajadores, porque solo el año pasado se duplicó el número de empleados con estos planes en sus convenios de nueva firma respecto a los que lo tenían en 2019 (la comparativa no se hace con 2020 por la parálisis que hubo ese año en la negociación colectiva por la pandemia). Así, en 2019, eran un 4,2% los trabajadores con convenio firmado ese año que tenían un plan de pensiones en su ámbito laboral.

La intención del Gobierno con estos nuevos planes de pensiones fundamentalmente para pymes, autónomos, sectores y Administraciones públicas es que lleguen desde los 1,9 millones de participantes que existen en la actualidad a más de 10 millones en torno al año 2032. Por tanto, las cláusulas especiales en esta materia deberían empezar a reflejarlo en la estadística de nuevos convenios firmados ya en 2022 que se conocerá a mediados del año que viene.

En materia de jubilación, los convenios también reflejan las tendencias que pretenden generar las nuevas leyes. De esta forma, después de que el Gobierno endureciera el acceso a la jubilación anticipada, fundamentalmente a su modalidad parcial, la presencia de este tipo de retiro en los convenios –que llegó a ser muy alta– ha bajado: de afectar al 35% de los trabajadores con nuevo convenio en 2019 al 27% de los que estrenaron relaciones laborales en 2021.

Otro ejemplo de cómo las nuevas leyes laborales tienen su desarrollo posterior en la negociación colectiva, aunque este sea relativamente lento, es la normativa sobre teletrabajo. Tras su aprobación en el verano de 2020, las cláusulas especiales que regulan el trabajo a distancia en los nuevos convenios afectaban el año pasado a uno de cada cuatro trabajadores (25%), mientras que en 2019 apenas llegaban al 17%.

Pero aún más llamativo es el caso de las medidas para conciliar la vida personal y laboral. Después de la aprobación por parte del Gobierno durante la pandemia del Plan MeCuida, con derechos para propiciar dicha conciliación, las medidas para la adaptación y reducción de la jornada han pasado a afectar al 45% y al 40% de los trabajadores con estos convenios de referencia, respectivamente. Mientras que en 2019 las cláusulas de adaptación de jornada afectaban al 28% y las de reducción, al 33% de los empleados con convenios nuevos ese año. E igualmente, si antes de la pandemia el 58% de los asalariados con nuevos convenios tenían permisos retribuidos para cuidados de familiares que mejoraban la legislación vigente, en los acuerdos colectivos de 2021 lo tienen el 65% de dichos trabajadores.

Pero no siempre las leyes ven su desarrollo y aplicación reflejadas en la negociación colectiva. Es el caso, por ejemplo, en materia de igualdad. Así, en 2019 el 22% de los trabajadores con convenio nuevo tenían medidas de preferencia en favor del sexo menos representado de su sector, y dos años más tarde solo lo tienen el 16%.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda