El trigo eleva sus precios

13 de febrero de 2022

El trigo cotiza ya en la bolsa de futuros de Chicago, a más de 302 dólares la tonelada y la misma tendencia siguen el resto de cereales. En las lonjas españolas su precio alcanza los 285 euros. En el último año, esta materia prima acumula una revalorización del 40% y en estos dias, ante la posible guerra en Ucrania el ascenso ha sido de otro 10%, motivado por el peso que desempeñan las federaciones rusa y ucraniana, como 'graneros' de Europa.

Compartir en:

De momento, la situación actual de precios puede parecer buena para los agricultores (el precio del trigo y el resto de los cereales jamás ha estado tan alto) y mala para los ganaderos, que ven como el coste que pagan por el pienso se ha disparado, “en casi un 40%”, en los últimos doce meses. “Pudiera parecer que quienes plantamos cereal”, afirma el secretario general de COAG Sevilla, “nos beneficia un precio tan alto del trigo, la cebada o el maíz debido a la crisis de Rusia y Ucrania, pero en el fondo no es así. Los costes para sembrar han aumentado en un 50% también y no hay estabilidad en los mercados. En esta situación el precio puede dispararse o hundirse. Y a todo esto, la sequía tan atroz que padecemos. Quizás la cosecha este verano sea la mitad de lo esperado. No cae una gota de agua”.

Para quien no lo sepa, la realidad es que Rusia y Ucrania son parte mportante del comercio global de trigo. El país de los zares prevé exportar en esta campaña 35 millones de toneladas, mientras que Ucrania puede despachar 24 millones de toneladas. O sea, entre ambos, si la guerra no estalla, exportarán casi 60 millones de toneladas, el 28% del total comercializado a nivel mundial. Solo Ucrania produce 36 millones de toneladas de maíz para alimentación animal (quinto país del mundo) y 25 millones de toneladas de trigo tierno para la producción de pan (séptimo país a nivel global). Para hacernos una idea de los niveles de producción del ‘granero de Europa’ comparados con España, a nivel nacional se cosechan anualmente, seis millones de toneladas de cereales (trigo, cebada, centeno, averna, girasol, maíz...) en un año bueno.

La balanza agroalimentaria con Ucrania es deficitaria para España, con un saldo negativo de 652,5 millones de euros entre enero y noviembre, según datos de la Secretaría de Estado de Comercio. A nivel nacional se adquirió aceite de girasol ucraniano por un valor de 371 millones de euros durante los once primeros meses del año 2021 y 357,27 millones de euros en maíz. Por otro lado, España exportó entre enero y noviembre a Ucrania productos por un valor total de 153,23 millones, principalmente merluza congelada (25,2 millones), aceitunas en conserva (13,7 millones) y vino (13,3 millones).

Si las tensiones alcistas de los precios del cereal en las lonjas internacionales no están aún más disparados, en buena medida se debe a que se espera a nivel global para esta campaña 2022/2023 una cosecha mundial ‘de récord’. Aunque se trata de un avance muy preliminar, el Consejo Internacional de Cereales (CIC) estima que la producción mundial de trigo podría aumentar de nuevo en la próxima campaña, por cuarta vez consecutiva y alcanzar una nueva marca histórica, por encima de la cifra de 781 millones de toneladas que el organismo estima para la campaña actual. Aun así, desde el sector cerealista apuntan que "antes de esta crisis entre Rusia y Ucrania, el trigo tenía una demanda muy fuerte que hace que la relación entre el producto almacenado y el consumido se sitúe en uno de los niveles más bajos de las últimas campañas. Por ello, aunque este año se espera una producción récord, también se producirá un nivel de consumo alto, por lo que se reducirán las existencias y se presionarán aún más los precios”. Y mientras, en el ‘granero de Ucrania’, la zona de Donetsk, las ‘escaramuzas’ militares entre tropas leales al gobierno de Kiev y ‘prorrusos’ son continuas y la tensión geopolítica no cesa.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda