Casi ninguno de ellos es consciente de la gravedad de sus decisiones que se toman en torno a esa mesa y de su responsabilidad personal al respecto

GOBIERNO: o llegan los dineros o nos estampamos

20 de octubre de 2021

El Gobierno ha trasladado a la Unión Europea que bajará en 2022 la deuda hasta 4,5 puntos, situándola en el 115,1% del PIB desde el 119,5% de este año. El Gobierno sostiene que contendrá así el nivel de duda pese a firmar los Presupuestos más expansivos de la historia basados en unos ingresos utópicos gracias a un crecimiento del 7% imposible de lograr.

Compartir en:

El Plan Presupuestario 2022, enviado el viernes a Bruselas para el visto bueno de la Comisión Europea, recoge que el gasto consolidado del Estado para 2022 serán de 458.970 millones de euros -el mayor gasto de la historia-, de los que 27.633 pertenecerán a los fondos europeos.
Moncloa fía así las Cuentas a unas cifras de crecimiento del PIB de un 7% para el año que viene, muy por encima del consenso de analistas económicos. La semana pasada, el Fondo Monetario Internacional recortó las cifras de crecimiento de la economía española. A su juicio, crecerá este año un 5,7% y un 6,4% en 2022, seis puntos por debajo de lo que estima el Gobierno.
El Gobierno insiste a Bruselas que conseguirá esas cifras de recaudación histórica de 232.352 millones de euros. Sin embargo, las medidas fiscales previstas por el Ejecutivo no son tan ambiciosas como las de otros años. El cambio en la tributación de los planes de pensiones y los cambios en el Impuesto sobre Sociedades son dos de las medidas que Hacienda ha prometido a Bruselas.

El documento contempla, además, la minoración en el IRPF del límite general de reducción aplicable a la base imponible por aportaciones y contribuciones a planes de pensiones desde los 2.000 a los 1.500 euros. Las cuentas recogen el incremento del límite de reducción por aportaciones a planes de pensiones desde los 8.000 a los 8.500 euros, no sólo mediante la realización de contribuciones empresariales, como ya sucede, sino también con aportaciones del trabajador al mismo instrumento de previsión social, siempre que estas aportaciones sean de igual o inferior importe a la respectiva aportación del empresario.
Sin embargo, según el Gobierno, estas medidas supondrán un incremento de la recaudación de solo 77 millones de euros. Además, reconoce que sus efectos se verán a partir del segundo trimestre de 2023, cuando se comiencen a presentar las declaraciones del IRPF, correspondientes al ejercicio 2022.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda