COVID: la nueva mutación siembra el pánico

27 de noviembre de 2021

Alarma en los mercados financieros, con caídas tanto en los valores asiáticos como europeos este viernes, mientras los futuros de Wall Street también están en rojo, a causa de la nueva variante del Covid-19 detectada en Sudáfrica, que también afecta a otros países del continente africano.

Compartir en:

Reino Unido y Singapur se han apresurado a tomar medidas con la cancelación de los vuelos a seis países de África y la Organización Mundial de la Salud (OMS) se reúne de emergencia para discutir las implicaciones sobre las vacunaciones y los tratamientos.
Sajid Javid, Secretario de Estado de Sanidad y Asistencia Social del Reino Unido, anunció las cancelaciones de vuelos después de que la OMS informara sobre la nueva variante. "Se necesitan más datos, pero ya estamos tomando precauciones. A partir del viernes al mediodía, seis países africanos se añadirán a la lista roja, los vuelos se prohibirán temporalmente y los viajeros del Reino Unido deberán entrar en cuarentena", escribió Javid en Twitter.

Además de Sudáfrica, Namibia, Lesotho, Eswatini, Zimbabue y Botsuana están incluidos en las nuevas restricciones, según un comunicado emitido por las agencias de salud, transporte y seguridad sanitaria del Reino Unido."Teniendo en cuenta la ola del virus delta de principios de este año, es probable que los inversores disparen primero y pregunten después hasta que se sepa más al respecto", señala Halley. "A diferencia de muchos, no pretendo ser un erudito virólogo de sillón, pero los virus no mutan para ser menos eficaces, así que asumir lo peor es probablemente la opción segura por ahora", añade. "El regreso de los mercados estadounidenses esta tarde, es poco probable que cambie esa narrativa de cara al fin de semana", comenta el experto de Oanda.
La variante, denominada B.1.1.529, se ha detectado en Sudáfrica en pequeñas cantidades, según la OMS. La variante se ha extendido rápidamente por la provincia de Gauteng, donde se encuentra la mayor ciudad del país, Johannesburgo.
Asimismo, se ha detectado en Botsuana y Hong Kong, dijo el Ministro de Salud de Sudáfrica, Joe Phaahla, durante la sesión informativa.

"Todavía no sabemos mucho. Lo que sí sabemos es que esta variante tiene un gran número de mutaciones. Y la preocupación es que cuando hay tantas mutaciones, puede tener un impacto en el comportamiento del virus", dijo Maria Van Kerkhove, responsable técnica de la OMS sobre el Covid-19, en una sesión de preguntas y respuestas que se transmitió en directo en los canales de medios sociales de la organización.
Esta nueva variante B.1.1.529 porta una gran cantidad de mutaciones en su proteína de pico, que juega un papel clave en la entrada del virus en las células del cuerpo. También es el objetivo de las vacunas. Los investigadores todavía están tratando de determinar si es más transmisible o más letal que los anteriores. El científico sudafricano Tulio de Oliveira dijo en una conferencia de prensa celebrada el jueves por el Departamento de Salud de Sudáfrica que la variante contiene más de 30 mutaciones en la proteína de pico, el componente del virus que se une a las células.

Esto es significativamente más que los de la variante delta, que se extendió como la pólvora a principios de este año para convertirse en la cepa dominante en todo el mundo. Muchas de estas mutaciones están relacionadas con una mayor resistencia de los anticuerpos, lo que puede reducir la eficacia de las vacunas y afectar el comportamiento del virus con respecto a las vacunas, los tratamientos y la transmisibilidad.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene previsto celebrar una reunión de urgencia este viernes, pero por ahora ha explicado que hay menos de 100 secuencias genómicas completas de la nueva variante disponibles, lo que podría aumentar el tiempo que lleva estudiarla, así como la eficacia de las vacunas actuales contra ella.
En el encuentro, la organización estudiará si se designa oficialmente como una variante de interés o de preocupación. Si lo hace, recibirá un nombre de letra griega bajo el esquema de nomenclatura de la OMS, probablemente la letra "nu". Ahora mismo está clasificada como "variante bajo vigilancia".

En cuanto al lugar de donde proviene, de momento únicamente hay especulaciones. Un científico del Instituto de Genética de la UCL en Londres dijo, según recoge Bloomberg, que probablemente evolucionó durante una infección crónica de una persona inmunodeprimida, posiblemente en un paciente con VIH no tratado y Sudáfrica tiene la mayor cantidad de personas infectadas del mundo. De hecho, allí ya se ha convertido en la cepa dominante entre las nuevas infecciones de Covid-19.

De Guindos vaticina solo un ligero impacto en la economía

De Guindos, ha vaticinado que la nueva variente de Covid-19 que ha aparecido y el aumento de los contagios por la enfermedad en el continente europeo son cuestiones que tendrán un impacto en la economía "más limitado" que hace un año, según declaraciones que ha realizado este viernes.

El vicepresidente del BCE ha querido resaltar que estos problemas derivados de la subida de casos positivos por la nueva variante proveniente del sur de África "puede afectar con más intensidad a lo que son los problemas de suministro y cuellos de botellas", así como al incremento en los costes de la energía, aunque sostiene que, desde su punto de vista, "no va a ser en absoluto equiparable a hace un año y un año y medio". No obstante, sí mantiene que en su opinión "Europa está en una encrucijada" con esta nueva variante y por otros factores como los problemas de suministros o la inflación, que generan un "elevadísimo nivel de incertidumbre", aunque entiende que los mercados han demostrado con el paso del tiempo su capacidad de ajustarse a la pandemia, y muestra su confianza en que la elevada tasa de población vacunada con las dos dosis en el mundo occidental suponga menores efectos para la economía.

"El último trimestre del año pasado, las medidas -adoptadas en el marco de la crisis sanitaria- eran más quirúrgicas y dirigidas a los problemas específicos", ha puesto a modo de ejemplo. Para concluir, De Guindos ha manifestado que todo el mundo puede estar "absolutamente convencido de que, en el caso del Banco Central Europeo y la Unión Europa, continuarán con el apoyo", y ha resaltado que "la pandemia la superaremos y volveremos a la situación de normalidad".

El martes el Consejo de Ministros aprobara la suspensión de vuelos

España ha decidido seguir las recomendaciones de la Comisión Europea y sumarse a la lista creciente de países de la UE que ya han suspendido las conexiones aéreas con la zona del sur de África. Ante la amenaza creciente de la nueva variante del coronavirus detectada en Sudáfrica, el Gobierno ha anunciado que restringirá los vuelos procedentes de Sudáfrica y Botsuana.


Ha sido la Ministra de Sanidad, Darias, quien ha anunciado que el Gobierno llevará esta propuesta al Consejo de Ministros el próximo martes 30 de noviembre. El anuncio llega después de conocerse que los estados miembro de la UE se reunirán en una convocatoria extraordinaria a partir de las 15 horas de esta tarde para pactar y coordinar una respuesta común, tal y como había propuesto a primera hora de la mañana la Comisión Europea.
En declaraciones a TVE, Darias ha señalado que aunque en principio la suspensión será de vuelos procedentes de estos dos países, ya se analizará si otros se suman, pero "en principio serán estos dos".

Portugal también se ha pronunciado al respecto y ha afirmado que realizará el seguimiento de los controles fronterizos en colaboración con España- Además, el ministro de Administración Interna luso, Eduardo Cabrita, ha descartado el cierre de la frontera común para frenar una nueva expansión de la pandemia. "En este momento no está contemplada la opción del cierre de fronteras que ya realizamos en dos ocasiones", señaló el ministro antes de destacar que la frontera "de verdad" es la aérea, "la frontera exterior de la Unión Europea".

Surafrica cree que es demasiado pronto para las suspensiones

El Gobierno de Sudáfrica considera “precipitadas” las restricciones de vuelos procedentes de este país y de otros de África austral aprobadas por numerosos Estados en todo el mundo tras la identificación de una nueva variante del coronavirus en la región.

La ministra de Relaciones Internacionales y Cooperación hizo público un comunicado este viernes después del primer anuncio de cierre de fronteras por parte del Reino Unido, en el que opinaba que le “parece una decisión precipitada” en un momento en el que la Organización Mundial de la Salud (OMS) aún no ha establecido los pasos a seguir. “Nuestra preocupación inmediata es el daño que esta decisión causará a la industria y los negocios turísticos de ambos países”, aseguró Pandor, ministra de Exteriores, en referencia a las relaciones entre Sudáfrica y Reino Unido. El Gobierno sudafricano ha establecido contactos con las autoridades británicas para instarles a reconsiderar su decisión y ha solicitado una reunión urgente al grupo de trabajo de la OMS sobre la evolución de la pandemia para abordar la nueva variante. Tras Reino Unido e Israel, numerosos países, como Alemania o Italia, anunciaron este viernes restricciones de vuelo similares.

La variante B.1.1.529 fue identificada esta semana por científicos sudafricanos tras un inusual repunte de casos de coronavirus en Pretoria y Johanesburgo a mediados de este mes. Hasta este jueves se habían detectado 77 casos en Sudáfrica, cuatro en Botsuana, uno en Hong Kong, este último de un hombre de 36 años que viajó desde Sudáfrica, y otro en Israel, de un viajero procedente de Malaui. La gran preocupación de los científicos respecto a esta variante es que presenta 32 mutaciones, un número muy elevado, y varias de ellas sugieren que se transmite muy fácilmente y que es resistente a las vacunas, aunque dada su detección temprana aún es pronto para saber cómo funciona exactamente. “La variante nos sorprendió, tiene un gran salto evolutivo”, aseguró este jueves en una rueda de prensa virtual Tulio de Oliveira, director del Centro para la Respuesta Epidémica e Innovación (CERI) sudafricano, “podríamos ver a esta variante expandirse muy rápido”. El científico mostró también su preocupación a través de Twitter: “Esta nueva variante es realmente preocupante en cuanto a sus mutaciones. Sudáfrica y África necesitarán apoyo (financiero, de salud pública, científico) para impedir que se propague por el mundo. Nuestra población pobre y desfavorecida no puede estar confinada sin apoyo económico”.

El propio Oliveira reveló este jueves que la rápida capacidad de transmisión de la nueva variante ya se ha puesto de manifiesto en el hecho de que el 75% de los nuevos casos de coronavirus investigados en Sudáfrica en los últimos días proceden de ella, mientras que desde el pasado mes de mayo era la delta la que dominaba sobre todas las demás. Tom Peacock, virólogo del Imperial College de Londres, apuntó a través de Twitter que por ahora se trata de un número bajo de contagios en una región bien monitoreada, pero advirtió: “Debemos controlar muy, muy bien esta variante debido a su horrible perfil de picos”.

Sudáfrica (60 millones de habitantes) es el país africano con más casos declarados de covid-19, casi tres millones, lo que significa que uno de cada tres contagios registrados en el continente africano se produjo en este país. Oficialmente, ha sufrido 90.000 muertes. Tras padecer tres olas y ser protagonista de la irrupción de la variante beta a finales de 2020, luego prácticamente barrida del mapa en la tercera ola por la variante delta a mediados de 2021, Sudáfrica se expone ahora a esta nueva y muy peligrosa “constelación de mutaciones” de la variante B.1.1.529. Desde hace dos semanas, la cifra de contagios se ha ido incrementando cada día en el país.

El profesor Balloux, director del UCL Genetics Institute, expresó su inquietud por las consecuencias que podría tener el cierre de fronteras con África austral. “Los científicos de Botsuana y Sudáfrica han sido proactivos y transparentes sobre el surgimiento de B.1.1.529. La respuesta internacional predecible, y hasta cierto punto comprensible, ha sido cerrar las fronteras”, aseguró Balloux a través de Twitter, para posteriormente señalar que “un efecto secundario involuntario de esta respuesta punitiva puede ser desincentivar la vigilancia global del SARS-CoV-2 o al menos hacer pensar dos veces antes de compartir datos”. En este sentido, planteó que al menos la medida de cierre de fronteras se vea contrarrestada con medidas positivas, como “el apoyo a sus programas de vigilancia genómica y una ayuda mucho más generosa con los desafíos sanitarios a los que se enfrentan actualmente”.

Los laboratorios necesitan algo mas de tiempo para pronunciarse

BioNTech, el fabricante de la vacuna la vacuna de Covid más utilizada en el mundo, dijo que espera más datos sobre una nueva variante del coronavirus detectada en Sudáfrica en dos semanas para ayudar a determinar si su vacuna tendrá que ser reelaborada.


"Entendemos la preocupación de los expertos y hemos iniciado inmediatamente una investigación sobre la variante B.1.1.529", dijo la empresa de biotecnología, aliada con Pfizer, en un comunicado. "Esperamos más datos de las pruebas de laboratorio a a más tardar en dos semanas. Estos datos proporcionarán más información sobre si B.1.1.529 podría ser una variante de escape que pudiera requerir un ajuste de nuestra vacuna en caso de que se extienda globalmente”.Las variantes de escape son las que eluden la respuesta inmunitaria específica de la vacunación. Si fuera necesario, Pfizer y BioNTech podrían rediseñar la vacuna en un plazo de 6 semanas y enviar los lotes iniciales en un plazo de 100 días señaló BioNTech.

Las acciones de BioNTech ganaron un 7%, mientras que las de Pfizer subieron más del 5% en las operaciones previas a la apertura. Pfizer y BioNTech ya han creado versiones de su vacuna basada en el ARNm -a partir del virus original encontrado en la ciudad china de Wuhan- para combatir las llamadas variantes Alfa y Delta, con ensayos clínicos en curso.

 

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda