Y a la subida de la luz que se le suman los combustibles

16 de junio de 2022

“Según las últimas declaraciones del Gobierno se va a prorrogar lo que tendría que haber sido la medida estrella para frenar la inflación, una bonificación de 20 céntimos a los combustibles. Medida que ha resultado ser totalmente ineficaz para ese objetivo, pues los precios han seguido subiendo y todo indica que seguirán en ascenso”, alerta Montero, director general de Grupo Moure.


Compartir en:

En este sentido, el ejecutivo que cataloga el descuento de “infructífero y desafortunado”, alerta sobre los riesgos de mantener este decreto surgido a raíz del Plan Nacional diseñado para frenar el impacto económico del conflicto bélico entre Ucrania y Rusia. “Medidas similares que se están aplicando en países de nuestro entorno están teniendo resultados inflacionistas similares”, y añade, “se está generando una sensación que las gasolineras estamos ganando unos márgenes que realmente no tenemos”.

El precio de la gasolina ya ha anulado el impacto del descuento

 

En el momento de su implementación, esta medida extraordinaria fue concebida como un plan de choque. Ahora, casi tres meses después, los datos corroboran que no es suficiente para controlar la escalada de precios a medio y largo plazo, pues el precio de la gasolina ya es 20 céntimos más caro que cuando se aprobó la ayuda. “Los datos publicados corroboran que la rebaja del precio de los combustibles mediante una bonificación del mismo no sirve para detener una espiral inflacionista, dejando acreditado el gran error que ha sido esta medida, la cual está suponiendo un agravio para la economía de miles de gasolineras que se están viendo obligadas a adelantar un dinero que no están ganando”, continúa Montero.


Gasolina y gasóleo nuevos récords 

El precio medio de la gasolina y del gasóleo en España ha escalado esta semana a un nuevo récord histórico y ya supera la cota de los dos euros, 'comiéndose' además prácticamente en ambos casos la totalidad de la subvención de 20 céntimos por litro que entró en vigor el pasado mes de abril.

En concreto, el precio medio del litro de gasolina se ha situado esta semana en los 2,117 euros, tras registrar una subida del 3,36% con respecto a hace siete días atrás, según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea recogidos por Europa Press.

Ese importe medio incluye los impuestos, pero no refleja el descuento que entró en vigor desde el pasado 1 de abril de al menos 20 céntimos por litro, ya que hay descuentos superiores, dependiendo de la petrolera.

Contando con esa subvención, el precio del litro de gasolina sería así ya casi 10 céntimos más caro que en la última semana de marzo (1,818 euros), antes de que se comenzará a aplicar el descuento, con lo que el encarecimiento registrado por este carburante desde entonces ha absorbido totalmente la ayuda.

En el caso del diésel, el precio medio del litro ha registrado un alza del 4,54% en la última semana, para superar por primera vez la el listón de los dos euros (2,003 euros).

Así, al aplicar la rebaja de los 20 céntimos por litro, su importe sería apenas unos tres céntimos inferior al precio que marcaba a finales de marzo.

Con respecto a hace un año, el precio medio del litro de gasolina se ha encarecido un 55,7%, mientras que en el caso del gasóleo es un 64% más caro, aunque sin tener en cuenta la bonificación vigente actualmente.

Un 30% mas caros desde la invasión

Mientras, desde la invasión de Ucrania por Rusia a finales del pasado mes de febrero los precios de ambos combustibles se han disparado más de un 30%. Estos precios se registran en un entorno de alzas constantes del crudo en el actual contexto, marcado por la guerra en Ucrania. Así, el barril de Brent, de referencia en Europa, cotizaba este jueves por encima de los 119 dólares, mientras que el Texas americano se intercambiaba a algo más de 115 dólares.

El precio de los carburantes depende de múltiples factores, como su cotización específica (independiente de la del petróleo), la evolución del crudo, los impuestos, el coste de la materia prima y de la logística y los márgenes brutos. De este modo, la evolución en la cotización del crudo no se traslada directamente a los precios de la gasolina, sino que lo hace con un decalaje temporal.

Y como era de espera el aire acondicionado se apunta a la batalla

Según el Observatorio Sectorial DBK de INFORMA la demanda de equipos de aire acondicionado en España y Portugal ha mostrado en la última década una evolución muy dinámica, acumulándose un incremento de las ventas superior al 50%.

 

Cabe señalar, no obstante, el descenso del valor del mercado registrado en 2020, ejercicio en el que las ventas cayeron cerca de un 10%. En el año 2021 se contabilizó un repunte del 9,8%, lo que impulsó el valor del mercado hasta los 1.350 millones de euros, sólo diez millones de euros por debajo de la cifra alcanzada en 2019. Las ventas en España se cifraron en 2021 en 1.150 millones de euros, lo que supuso el 85% del total, correspondiendo al mercado portugués 200 millones. El mercado español creció un 10% con respecto al ejercicio 2020, en el que había caído un 10,3%, mientras que en Portugal el aumento de las ventas se situó en el 8,1%, tras un descenso en 2020 del 5,1%.

 Por otro lado, las importaciones globales españolas de equipos de aire acondicionado registraron un aumento del 8,1% en 2021, procediendo la mayor parte de China (66% del total) e Italia (10%). En Portugal, por su parte, las compras en el exterior crecieron un 21,8%, destacando entre los principales mercados de origen España (27%), China (25%) y Tailandia (11%).

Se prevé que el valor del mercado registre un crecimiento adicional al cierre de 2022, superando de esta forma la cifra prepandemia. No obstante, el aumento de los costes de explotación, los desajustes en las cadenas de suministro, la escasez de microchips, la pérdida de poder adquisitivo de los hogares por la alta inflación y el empeoramiento de la economía a consecuencia de la guerra en Ucrania son amenazas a las que se enfrenta el sector a corto plazo.

En el sector operan unas 75 empresas, de las cuales alrededor de 45 se ubican en España y el resto en Portugal. La oferta sectorial presenta un alto grado de concentración, de manera que los cinco primeros operadores reunieron en 2021 una cuota conjunta sobre las ventas totales en el mercado ibérico del 55%, porcentaje que se situó casi en el 75% al considerar a los diez primeros. 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda