Sanidad y CC AA acuerdan reducir la cuarentena

29 de diciembre de 2021

Con la expansión de la variante ómicron en una sociedad con altas cotas de vacunación, las autoridades han debatido en las últimas fechas sobre la necesidad de abordar la pandemia de una forma distinta. Adaptarse a un contexto nuevo con más contagios de menor gravedad. Es aquí donde algunos países como Estados Unidos habían empezado a apuntar a la reducción de las cuarentenas como un primer paso en esa línea.

Compartir en:

Madrid y Andalucía ya habían abogado por estudiar esta opción y ha sido este mismo miércoles cuando la Comisión de Salud Pública, en la que están representadas comunidades y el propio Ministerio de Sanidad, han acordado reducirlas de 10 a 7 días para aquellas personas que den positivo, según confirman fuentes autonómicas y del propio departamento que dirige Darias.
El cambio se ha pactado por "unanimidad", según estas fuentes, en un contexto en el que la explosión de casos está saturando la Atención Primaria del sistema sanitario, pero en una ola de contagios que está dejando una proporción menor de hospitalizaciones e ingresos en UCI.

Algunos virólogos e investigadores recomiendan usar los test de antígenos a la venta en farmacias para recoger muestras de saliva en la garganta e incrementar su fiabilidad. ¿Funciona de verdad?
Las partes se citaban este miércoles en el marco del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, el órgano político, pero se ha convocado de forma extraordinaria a la Comisión de Salud Pública para sellar este acuerdo que busca hacer menos rígidas las cuarentenas.
España es uno de los países con mayor rigidez en cuanto a aislamiento de positivos se refiere. En Estados Unidos, la CDC comunicó en las últimas horas la reducción a cinco días, mientras que Francia ya redujo el plazo a siete días en septiembre de 2020, antes incluso de la llegada de las vacunas. Italia también está estudiando actualmente la rebaja de ese autoconfinamiento para los positivos. La expansión del virus está provocando problemas en algunos sectores y la flexibilización de las cuarentenas busca evitar que haya colapsos.

Ya en las últimas semanas, se acordó la eliminación de las cuarentenas para los contactos estrechos de positivos que tengan la pauta completa de vacunación, ya que se considera que la transmisibilidad y la gravedad del covid-19 en esos contextos es mucho menor que la de otros momentos de la pandemia. En el nuevo marco aprobado este miércoles, se reduce también a siete días el aislamiento para los no vacunados que sean contactos estrechos de un contagiado. Hasta ahora eran diez.

El Ministerio de Sanidad tambien ha pactado este miércoles que la propuesta del consejo interterritorial es que el aforo quede restringido a un máximo de un 75 por ciento en los estadios y a un 50% en los pabellones.

A partir de aquí cada comunidad autónoma decidirá si es aún más restrictiva o no y puede determinar que el porcentaje de público permitido sea más bajo. En este sentido el gobierno vasco ya anunció que situaría su umbral en el 50% para los estadios. La medida estará en vigor del 1 hasta el 31 de enero, cuando se volverá a revisar, aunque en principio también incluirá el Valencia-Espanyol de este vie
En cuanto a los equipos catalanes de Primera el Barça no disputará ningún partido en el Camp Nou hasta el 19 de enero frente al Rayo. Por su parte, el Espanyol afronta en el primer mes del año dos encuentros en Cornellà-El Prat, uno contra el Elche el 9 de enero y otro ante el Betis el 23. Más peliaguda es la situación para los equipos de baloncesto, como el Barcelona o el Joventut, al tener que reducir a la mitad el aforo del Palau Blaugrana y del Olímpic.

El deporte profesional en España tuvo que cerrar sus puertas a los hinchas durante 14 meses. El pasado agosto regresaba el público a las gradas pero de forma parcial, con un máximo del 40% del aforo al aire libre y del 30% en espacios abiertos. En el caso de la Generalitat decretó entonces un 30% de tope en los estadios. Partidos y semanas en los que los socios, por ejemplo, del Barça tenían que inscribirse en un formulario solicitando por anticipado su presencia en los encuentros y en los que el club anunciaba sorteos si la demanda excedía los límites permitidos.

La decisión final
Las comunidades autónomas determinarán ahora si todavía son más restrictivas Aunque en la práctica no se puede decir que entonces se produjera un torrente de peticiones para acudir a los encuentros del Camp Nou, que ha sufrido esta campaña un bajón de espectadores con respecto a las temporadas anteriores a la pandemia. Ahora, un 75% de la capacidad del estadio supone unos 73.500 espectadores. Sólo contra el Espanyol y el Madrid acudieron más seguidores al recinto blaugrana esta temporada. Del mismo modo un 75% de Cornellà-El Prat representa que pueden acceder unos 30.000 personas.

Las restricciones para el público en España se suman a las tomadas por otros países, como Alemania, que tomó la decisión de que la Bundesliga regresara en enero a puerta cerrada, Bélgica o Escocia. Las limitaciones también están siendo debatidas en Inglaterra, donde se han suspendido numerosos encuentros en las últimas semanas por los abundantes positivos entre los futbolistas.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda