Alquilar una habitación en un piso compartido es un 5,4% más caro

20 de septiembre de 2022

Según el estudio realizado por pisos.com, a partir de los datos extraídos de pisocompartido.com, el portal líder en habitaciones de alquiler en España, la renta media nacional ha subido con respecto al pasado año un 5,38%, pasando de los 267,79 euros mensuales de 2021 a los 282,19 de 2022.

Compartir en:

Mientras que Madrid y Barcelona capital aglutinaban el 35% de la oferta el año pasado, este año apenas suponen el 18%, lo que evidencia la falta de stock en ambas ciudades. En este sentido, Madrid ha perdido 5 puntos, mientras que Barcelona ha caído 12. Según Font, director de Estudios de pisos.com, “el tope del 2% a la subida de los alquileres ha provocado que muchos propietarios hayan retirado sus pisos. Esta huida también pone en evidencia el rechazo a la incertidumbre que está provocando la Ley de Vivienda”. El experto indica que “en una época de inflación como la que estamos atravesando, la vivienda es un valor defensivo, pero las medidas intervencionistas no alientan precisamente la inversión”. Por otro lado, el informe indica que, en cuestión de género, el 54,88% de los futuros inquilinos son chicas frente al 45,12% de chicos. El grupo de edad más numeroso es el que va de los 18 a los 25 años (51,06%), seguido del intervalo de entre 26 y 35 años (29,32%). Por su parte, los inquilinos de entre 36 y 45 años representan el 10,96% de la demanda y los que tienen entre 46 y 60 años el 6,57%. Por último, los mayores de 60 son el grupo más reducido: 2,08%. El portavoz del portal inmobiliario señala que compartir piso ha dejado de ser una cuestión de universitarios y trabajadores noveles: “Cada vez hay más personas por encima de los 30 años que deben recurrir a compartir piso porque no cuentan con un empleo estable o no están dispuestos a comprometer su capacidad de endeudamiento por encima de lo razonable”. Font admite que “si bien esta modalidad de alquiler ayuda a ahorrar más de cara a ser propietarios más adelante, plantea un retraso en la compra de una primera vivienda que impide que avancemos en la creación de hogares”.

Mujer de entre 18 y 25 años que vive en Madrid o en Barcelona

Según el informe, el 36,44% de los pisos compartidos se reparte entre Madrid (16,97%), Barcelona (13,11%) y Valencia (6,37%). Si ampliamos a diez provincias, el porcentaje de pisos llegaría al 63,9%. Respecto al reparto de la demanda, son las provincias de Madrid (22%), Barcelona (21,89%), Sevilla (7,12%), Valencia (5,15%), Málaga (4,61%) las que aglutinan el 60,79% de los inquilinos que buscan habitación. En cuanto a las capitales de provincia, cinco de ellas aglutinan el 30,97% de la oferta de pisos con habitaciones en alquiler: Madrid (10,96%), Barcelona (7,13%), Sevilla (4,53%), Granada (4,36%) y Valencia (4%). Por otro lado, la proporción de inquilinos que busca piso en Madrid (18,12%), Barcelona (17,27%), Sevilla (6,57%), Valencia (4,38%), Málaga (3,57%) supone el 49,92%.

Al tomar como referencia las diez provincias con mayor concentración de demanda y analizar el reparto de la misma en función del sexo, se corrobora la superioridad del género femenino en todas ellas. Granada ha sido la provincia con más chicas (60,32%) y menos chicos (39,68%), mientras que Las Palmas arroja la menor cantidad de demanda femenina (49,74%) y la mayor de masculina (50,26%). Respecto a la edad de los inquilinos en las diez provincias con más demanda, el tramo de edad dominante es el que va de los 18 a los 25 años. El máximo y el mínimo en el grupo de los más jóvenes se localizan en Granada (65,34%) y en Baleares (34,54%). Los inquilinos con más de 60 años alcanzan su mayor representación en Vizcaya (3,71%), mientras que en Barcelona (1,39%) es donde su presencia es más escasa.

Barcelona es la capital más cara para compartir y Badajoz la más barata

La capital de provincia en la que resulta más caro compartir piso es Barcelona (460,58 €/mes), seguida por Madrid (429,46 €/mes), Donostia-San Sebastián (426,67 €/mes), Palma de Mallorca (408,97 €/mes) y Valencia (368,19 €/mes). En cuanto a las más baratas, el listado está encabezado por Badajoz (150 €/mes), teniendo por detrás a Ciudad Real (165,83 €/mes), Zamora (183,57 €/mes), Ávila (198,44 €/mes) y Lugo (200 €/mes).

A la hora de buscar compañeros de piso, el 71,90% de los anuncios publicados no especifica preferencia de género. Los pisos que solo aceptan abarcan el 13,18% de la muestra y los que solo aceptan chicos el 1,88%. En cuanto a las parejas, son aceptadas en el 6,52% de los pisos. Las mascotas son bienvenidas en el 6,78% de las viviendas, mientras que los fumadores tienen vetada la entrada en el 27,20%.

Respecto al equipamiento de los pisos compartidos, la lavadora está presente en el 46,21% de la oferta; la televisión, en el 37,95%; el teléfono, en el 4,29%; e Internet, en el 39,89%. Por otro lado, el 51,23% de las viviendas con habitaciones en alquiler tienen ascensor, el 17,07% trastero, el 0,65% piscina, el 6,39% secadora y el 0,35% gimnasio.
En cuanto a las habitaciones en alquiler, los dormitorios amueblados bajan del 85,13% de la muestra frente al 94,69% de 2021. Las habitaciones exteriores en 2022 ocupan el 50,16% del total, y en 2021 alcanzaron el 64,25% de la oferta. Las suites bajan del 14,25% de 2021 al 10,98% de este año. Por otro lado, el 60,48% de los pisos cuenta con calefacción. Este porcentaje fue del 56,23% en 2021. El aire acondicionado está presente en el 15,90% de la oferta, un porcentaje que el año pasado afectó al 20,23% de los anuncios.


El consumo de cemento anticipa una desaceleración en la construcción


El consumo de cemento en España experimentó caídas del 8,6% y del 5,3% en julio y agosto, respectivamente, lo que ha reducido el crecimiento en el acumulado anual de los ocho primeros meses del año al 0,2%.

Entre los meses de julio y agosto se consumieron en España 2,4 millones de toneladas de cemento, lo que supone 180.486 toneladas menos que en el mismo período del pasado año. Por su parte, el acumulado anual refleja un consumo de 9,9 millones de toneladas, con un diferencial de 18.996 toneladas frente al alcanzado en los ocho primeros meses de 2021.«Los últimos datos de la estadística del cemento continúan apuntando a una desaceleración del sector constructor en nuestro país, que lleva fraguándose ya un cuatrimestre, y que viene avalada también por los análisis de otras instituciones como Eurostat, cuyos últimos datos, del mes de junio, reflejan una caída en la producción del sector de la construcción del 10,4%», explica Zaragoza, director general de la agrupación de fabricantes de cemento Oficemen.
Las exportaciones también aceleraron la caída en los ocho primeros meses del año, que alcanza el 21,4%, con un volumen exportado de 3,7 millones de toneladas hasta agosto, lo que supone la pérdida de más de un millón de toneladas respecto al mismo período del pasado año. Este empeoramiento se debe principalmente a la fuerte caída experimentada en julio, cuando las ventas en el exterior cayeron un 24,4%, aunque la evolución en agosto fue igualmente negativa, con un descenso del 5,7%.

«Los costes eléctricos de nuestro sector se han incrementado un 400% en los últimos dos años, una situación que se agrava cada día por la crisis energética que sufrimos. Sin unos costes eléctricos competitivos, es imposible que nuestra industria, que durante muchos años ha liderado el mercado exportador de cemento, pueda seguir compitiendo con otros productores del arco mediterráneo que pagan mucho menos por sus insumos energéticos, como Argelia, Turquía o Egipto»,
.

La venta de viviendas en problemas

El Banco Central Europeo devolvió los tipos a terreno positivo y este cambio de política ha encarecido las hipotecas a tipo variable, lo que históricamente ha sido la antesala de una corrección en el precio de la vivienda. En este contexto, esta semana la propia entidad ha hecho público un análisis en el que analizan las tendencias actuales del mercado de la vivienda y se advierte que las subidas de tipos en las hipotecas van a generar correcciones en el precio de la vivienda.

Desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de España se considera que “en este nuevo escenario la financiación es más costosa tanto para el particular como para el inversor, pero es en el particular en quien va a tener un mayor impacto”, por lo que desde el organismo se considera “lógica” la caída de precios porque “va a haber una parte de la demanda que va a desaparecer del mercado y, a igual oferta, bajarán los precios”. De hecho, si bien el BCE ha informado de que, por cada subida de un punto de los tipos, la vivienda puede caer un 9% en dos años, el Consejo General considera que “no son cifras muy significativas” teniendo en cuenta el auge interanual sostenido del que veníamos.

“El factor vivienda es más importante que nunca para el consumidor tras la pandemia. Ha habido un cambio de paradigma. Hoy contar con una propiedad inmobiliaria interesa todavía más a la demanda tanto como elemento asegurador del patrimonio familiar como por el confort y estilo de vida que en muchas ocasiones permite tener”, afirma Nomdedeu, vocal del Consejo General de los COAPI de España y presidente del COAPI de Castellón.

Buen momento para vender

En este contexto, en España el elevado interés de los compradores por seguir adquiriendo viviendas va a ser un “amortiguador” de esa posible bajada drástica de la demanda que el BCE ha previsto. “Cualquier propietario que quiera vender debe aprovechar el momento, pues el precio de la vivienda está estabilizándose en máximos y la demanda todavía tiene capacidad adquisitiva y opciones de acceder a la financiación”, indica Nomdedeu.
Mientras, algunos compradores buscan adelantar sus compras para evitar futuras subidas en el corto plazo tanto del precio de la vivienda como de las hipotecas. “Quien necesite una vivienda y la pueda pagar, pese a la subida de los intereses, la comprará igual”, asegura el experto. También habrá otro perfil de particulares o inversores que puedan permitirse esperar y decidan operar a largo plazo, una vez que el entorno macroeconómico se haya estabilizado y el acceso a la financiación sea menos costoso. De hecho, tal y como vaticina el Consejo General de los COAPI de España, en los próximos meses se va a abrir una ventana de oportunidad por la caída generalizada de los precios que va a beneficiar a los inversores que cuenten con liquidez y se puedan permitir esperar al momento adecuado para comprar.

En el ámbito territorial, todas estas variaciones se van a hacer más evidentes en las grandes ciudades y en el litoral, los mercados con mayor dinamismo inmobiliario. En las provincias estos vaivenes van a ser más moderados. “No obstante, muchos extranjeros que vienen a invertir en real estate o a comprar una segunda residencia en nuestro país no requieren de tanta financiación, por lo que el encarecimiento de las hipotecas no les va a afectar de manera decisiva a la hora de comprar en las grandes capitales o en zonas como el litoral de Catalunya, Valencia, Murcia, Andalucía, Baleares o Canarias”, ha indicado Nomdede

Se incrementan un 27,5% los alquileres “erasmus”

Tras varios años de pandemia, podemos afirmar que este 2022 se posiciona como la verdadera vuelta a la normalidad en todos los sentidos. En lo que se refiere al programa Erasmus+, que cumple su 35º Aniversario, la recuperación demostrada este año ha sido considerable con un importante incremento en sus cifras.

Concretamente el SEPIE comunicaba que este año se financian un total de 3.112 proyectos Erasmus+ de movilidad, frente a los 1.916 del año pasado, y es que la pandemia redujo esta movilidad en un 40%. El impacto económico de los estudiantes internacionales en España se estima en más de 3,5 millones de euros según un informe del ICEX y el efecto multiplicador del gasto de los estudiantes, de 2,27.
Sin embargo, la cuantía que reciben los estudiantes -en torno a los 400€- sólo les financia parcialmente su estancia en el destino y deben asumir importantes gastos para su mantenimiento. Uno de los principales es el alojamiento. Pero ¿cuál es la opción más rentable: piso compartido, colegio mayor o residencia de estudiantes?

“Los estudiantes pueden elegir distintas opciones de alojamiento, desde colegios mayores, residencias, hasta pisos compartidos en la ciudad. Los primeros tienen más servicios y fomentan la comunidad entre un gran grupo de estudiantes. Los pisos compartidos son más económicos, hay más variedad y cada vez los estudiantes los eligen para conectar más con la ciudad de destino. Y es que una habitación en un piso compartido puede salir un 60% más barato que otras opciones. En cualquier caso, la demanda de pisos supera con creces a la oferta.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda