Los jóvenes sin opción de hacerse son unía vivienda

26 de octubre de 2021

Existen varios factores que dificultan la entrada en el mercado inmobiliario tanto de compra como de alquiler por parte de los jóvenes. Esta cuestión, que es en la actualidad uno de los principales desafíos del sector a nivel nacional, es debido a diversas casuísticas que no propician las condiciones idóneas para que este segmento de la población pueda acceder a la vivienda.

Compartir en:

En concreto, desde pisos.com señalan la poca oferta de viviendas disponible y los bajos salarios como principales problemáticas. Si bien es cierto que desde el portal inmobiliario aseguran que las cifras actuales están muy alejadas de las que propiciaron la anterior burbuja inmobiliaria, Font, director de Estudios asegura que “las dificultades de acceso a la vivienda por parte de los jóvenes es una cuestión que se viene alargando desde hace años y que manifiesta la importancia de que las administraciones públicas promuevan iniciativas sociales como, por ejemplo, la creación de más vivienda pública destinada a este colectivo”. Sin embargo, se muestra optimista y detalla que “la evolución del mercado muestra una leve tendencia a la baja en el precio de los alquileres que, si se complementa con herramientas que permitan mejorar la capacidad económica de los jóvenes, podría mejorar de forma generalizada la situación”.

En este sentido, aunque la evolución del mercado inmobiliario es favorable y se prevé que los precios de venta sigan subiendo levemente a lo largo del próximo año, el principal problema recae sobre el sector de la construcción, uno de los más afectados dentro del conjunto de la industria. “La pandemia provocada por la COVID-19 paralizó una gran cantidad de proyectos y ahora hay menos viviendas disponibles en el mercado, lo que está repercutiendo directamente en el precio de las misma”.
A esta cuestión, cabe añadirle la inestabilidad entorno a la situación laboral de los jóvenes, quienes se mantienen como uno de los segmentos de población con menos ingresos y con mayores dificultades de promoción profesional. Desde el portal inmobiliario argumentan que “las condiciones económicas de los jóvenes no les permiten acceder a soluciones de financiación bancaria que les ayuden a entrar en el mercado de venta. Y, por otro lado, la ambición de las personas entre 18 y 34 años por obtener una vivienda de propiedad provoca que cada vez el interés por los pisos de alquiler sea menor”.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda