FUNCAS. La inflación habría tocado techos en marzo

13 de abril de 2022

La tasa interanual de inflación subió en marzo hasta el 9,8%, el nivel más alto desde 1985, tras un incremento mensual del IPC del 3%. La tasa subyacente ascendió hasta el 3,4%. El resultado ha sido superior a lo previsto en todos los componentes, especialmente en los más volátiles: alimentos no elaborados y productos energéticos. El 47% de las subclases que componen el IPC registraron una tasa de inflación superior al 4%, frente al 36% en febrero.

Compartir en:

La inflación habría tocado techo en marzo y se espera que comience a descender en abril, si bien se mantendrá en niveles muy elevados a lo largo de todo el año. Pese al resultado mayor de lo esperado el mes pasado, no varía la previsión de una tasa media anual del 6,8% en el escenario central debido a la caída del petróleo en las últimas semanas. La previsión para la tasa interanual de diciembre es del 4,4%. La tasa subyacente, sin embargo, subirá hasta el final del verano, situando su media anual en el 3,5%. Este escenario depende de la evolución de los precios energéticos. En un escenario alternativo en el que el precio del petróleo sube hasta 120 dólares, la tasa media anual sería del 7,8%. Y si el precio del crudo desciende hasta 90 dólares, la tasa media anual sería del 5,9%.

En este contexto, el informe de Funcas añade que el IPC registró en marzo un incremento mensual del 3%, lo que ha elevado la tasa interanual de inflación hasta el 9,8%, la tasa más elevada desde 1985. La tasa armonizada fue también del 9,8%, frente al 7,5% de media de la eurozona. La tasa subyacente ascendió hasta el 3,4%, mientras que el núcleo inflacionista, que excluye todos los alimentos y los productos energéticos se elevó hasta el 2,7%.

El resultado ha sido superior a lo previsto en todos los componentes, especialmente en los más volátiles: alimentos no elaborados y productos energéticos. Dentro de la inflación subyacente, la correspondiente a los alimentos elaborados se incrementó en nueve décimas porcentuales hasta el 6,2%, impulsado sobre todo por leche, aceites, vino y yogur, aunque prácticamente todos los componentes de este grupo registraron incrementos en sus tasas de inflación. Los bienes industriales no energéticos elevaron su tasa hasta el 3,2%, y los servicios hasta el 2,4%, destacando las subidas de hoteles y restaurantes.
Entre los grupos más volátiles, la tasa de inflación en los alimentos no elaborados registró un ascenso de 1,7 puntos porcentuales hasta el 6,7%. También aquí incrementaron su inflación prácticamente todos los componentes, destacando el pescado, la carne de vacuno, las legumbres y hortalizas y los huevos. En cuanto a los productos energéticos, la electricidad se encareció un 28,5% en el mes, elevando la tasa interanual hasta el 107,8%, y los combustibles un 16,5% mensual, con una interanual del 44,4%.
El 47% de las subclases que componen el IPC registraron en marzo una tasa de inflación superior al 4%, frente al 36% en el mes de febrero.

Pese al resultado mayor de lo esperado en marzo, se mantiene la previsión de una tasa media anual del 6,8% en el escenario central, debido al descenso registrado por el precio del petróleo en las últimas semanas, y debido también al descenso del precio de los combustibles tras la aplicación de la bonificación de 20 céntimos. En dicho escenario central se parte de la hipótesis de que el precio del crudo se mantendrá en torno a 105 dólares durante todo el periodo de previsión. En marzo la inflación habría alcanzado su techo, y se espera que comience a descender a partir de abril, aunque manteniéndose en niveles muy elevados. La previsión para la tasa de diciembre es del 4,4%. La tasa subyacente, sin embargo, seguirá ascendiendo hasta el final del verano, situando su media anual en el 3,5%.
En un escenario alternativo en el que el precio del petróleo vuelve a aumentar hasta situarse en 120 dólares, la tasa media anual sería del 7,8%. También en este escenario el techo de inflación se habría alcanzado en marzo. Finalmente, en un escenario en el que el crudo desciende hasta 90 dólares, la tasa media anual sería del 5,9%

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda