BRUSELAS AVANZA SU PLAN GASISITICO

Mecanismos para la corrección del mercado del gas

16 de noviembre de 2022

La Comisión Europea ha dado a conocer a los Estados miembros de la Unión Europea los primeros detalles de su esquema para establecer un mecanismo de corrección del mercado del gas que se activará para capar los precios si estos alcanzan unos niveles máximos que deberán estar fijados de antemano a fin de tener un efecto "inmediato".La Comisión Europea ha dado a conocer a los Estados miembros de la Unión Europea los primeros detalles de su esquema para establecer un mecanismo de corrección del mercado del gas que se activará para capar los precios si estos alcanzan unos niveles máximos que deberán estar fijados de antemano a fin de tener un efecto "inmediato".

Compartir en:

Según el documento, la propuesta de la Comisión, aún pendiente de ser presentada oficialmente, determina que el mecanismo establecerá un tope con un mes de antelación a los productos del mercado de futuros holandés TTF, que se utiliza como índice de referencia para el precio del gas en toda la UE.
Este tope se activará si la base del precio neerlandés alcanza un nivel máximo predefinido que se fijará por adelantado y si la subida de precios no se corresponde con un incremento similar en el mercado mundial. El objetivo de Bruselas es "lograr un efecto inmediato" en el mercado aunque también plantea, como medida preventiva, la posibilidad de suspender el mecanismo si este provoca "graves perturbaciones" en el mercado.
Además, el límite de precios se desactivará automáticamente si una revisión mensual muestra que ya no se dan las condiciones para su aplicación. Se prevé que la duración total de la medida sea de un año máximo, ya que esta debe ser de carácter temporal.

La propuesta responde a la demanda de países como España y Francia de tomar medidas urgentes para hacer frente a los altos precios de la energía pero su alcance no se conocerá hasta que no se concreten los precios máximos que activen el mecanismo.
En este sentido, la Comisión reconoce que a menos que se fije en un nivel suficientemente alto, el límite máximo podría impedir la formación de una curva de futuros, afectando al funcionamiento de los mercados.
Las líneas generales del mecanismo corrector en el que trabaja Bruselas ha sido trasladado este mismo miércoles a las capitales, que tienen ahora hasta el siguiente consejo de Energía de la UE, el próximo 24 de noviembre, para estudiarlo y tomar posición. El Ejecutivo comunitario se comprometió a presentar una propuesta legislativa pero se resiste a hacerlo hasta escuchar de nuevo a los Estados miembros.

Calviño partidaria de reducir las ayudas al combustible.

El Gobierno sigue estudiando la conveniencia de ampliar las medidas extraordinarias aprobadas para atajar los efectos de la escalada de los precios y que caducan el próximo 31 de diciembre. Entre ellas está la bonificación de 20 céntimos por litro de carburantes. La vicepresidenta Calviño, apuesta por limitarla "al ámbito profesional o determinados colectivos".


En una entrevista a TVE, Calviño ha señalado que "lo más deseable" sería restringir esta ayuda que tiene "un impacto positivo sobre la inflación" pero también un coste fiscal "muy importante" y que "no discrimina entre las personas con mayor y menor renta". Calviño, que ha recordado que aún siguen evaluando cómo extender las medidas vigentes hasta diciembre para paliar el impacto de la guerra de Ucrania, ha subrayado que el objetivo debe ser centrarse en las familias más vulnerables o en los trabajadores autónomos "pero no en las que no lo necesitan".
En la misma línea, ha explicado que también se está estudiando la extensión de la rebaja del IVA de la electricidad y el gas y si se hará para "todo el año o solo una parte del año". "Son medidas que benefician a toda la población pero tienen impacto fiscal", ha subrayado Calviño, que ha destacado que la "flexibilidad" del Gobierno para adaptar las medidas a la situación ha sido clave para que funcionen "con éxito".
Dentro del catálogo de medidas para aliviar los efectos de la guerra que el Gobierno estudia prorrogar se encuentra también la rebaja del IVA de la electricidad y del gas. Calviño ha dicho al respecto que "se está viendo si se extiende, si se extiende a todo 2023 o a sólo una parte del año", pues es una medida que beneficia a toda la población, pero también tiene impacto sobre la recaudación fiscal.
"De aquí a diciembre terminaremos de decidir cómo extendemos estas medidas, pero adaptándonos a la situación, porque eso es lo que garantiza que sean eficaces", ha remarcado la vicepresidenta.

En relación a las perspectivas económicas, Calviño ha recordado que el momento actual es de "mucha incertidumbre" por la guerra en Ucrania, la pandemia, los problemas que persisten en las cadenas de suministro, y ha afirmado que la paz es ahora mismo "es el instrumento más importante de política económica" para poder impulsar el crecimiento a nivel global.
La vicepresidenta primera confía en que el Gobierno y los bancos sean capaces de acordar medidas que supongan un alivio para familias hipotecadas sin que luego tengan "efectos indeseables". De lo contrario, "como se suele decir, hemos hecho un pan como unas tortas", por eso Calviño aboga por resolver bien "técnicamente" los detalles de las medidas con el sector y el Banco de España para conseguir una batería de soluciones que supongan "un alivio efectivo" para las familias.
La vicepresidenta primera ha insistido en que el Ejecutivo ha dado esta semana de plazo al sector para tratar de llegar a un acuerdo y ha explicado que se están evaluando distintas iniciativas que permitan a los hipotecados pagar una cuota más baja, "aplanar la curva de tipos de interés", y amortiguar ese impacto. Como comentó este martes tras el Consejo de Ministros, "cuanto antes" haya un acuerdo, mejor, y se trabaja en dos vías: ampliar el Código de Buenas Prácticas para ayudar a las familias "más vulnerables" y firmar un protocolo con medidas para las clases medias.

El precio de la luz será este jueves el segundo más barato del año

La electricidad bajará este jueves cerca de un 27%, hasta los 75,5 euros el megavatio hora (MWh), su segundo precio más bajo del año tras los 73 euros/MWh del pasado 23 de octubre, de acuerdo con los resultados de la subasta celebrada en el mercado mayorista o "pool".

Si se tienen en cuenta estos niveles, es el primer día de noviembre en el que la electricidad se situará por debajo de la barrera de los 100 euros, gracias a la importante participación de las renovables, especialmente la eólica, que hoy ha concentrado el 50,1% de la generación nacional, según los datos de Red Eléctrica. Asimismo, la electricidad también marcará su segundo precio más bajo desde agosto de 2021, hace más de un año, cuando los precios de los mercados europeos comenzaron su escalada.

El precio de la luz de este jueves será cerca de 30 euros más bajo que los casi 106 euros a los que se habría pagado el MWh de no contar con el límite al precio del gas destinado a la generación eléctrica. El precio final para este jueves es el resultado de sumar a los cerca de 79 euros/MWh de la subasta en el mercado mayorista el ajuste provisional que tienen que abonar los beneficiarios del tope al gas, que en ocasiones puede ser negativo, como mañana, que rondará los -3,5 euros.

Por franjas horarias, excluyendo tal ajuste, el precio más alto se registrará entre las 21:00 y las 22:00 horas, cuando se pagará a 138 euros/MWh, mientras que el mínimo será de 10 euros/MWh, entre las 3:00 y las 5:00 horas. El precio definitivo será más de un 61% inferior al marcado hace un año, cuando rondaba los 195 euros.

Moody's: la electricidad en invierno será más barata en España que en Europa

Los precios mayoristas de la electricidad seguirán siendo altos en los próximos meses, pero serán significativamente más bajos en los mercados español y portugués. Así lo señala la agencia en un informe en el que destacan que los precios se mantendrán en niveles “históricamente altos” en el medio plazo, aunque “con marcadas diferencias entre países, y con diferentes niveles de intervención gubernamental e implicaciones crediticias diferentes”.

“El precio mayorista de la electricidad en el mercado español y portugués probablemente seguirá siendo inferior a los precios en el resto de los países de Europa continental. El precio de la electricidad en la Península Ibérica sigue estando determinado por el precio del gas. Los precios en el Mercado Ibérico del Gas (Mibgas) han sido más bajos que el índice de referencia europeo del gas (TTF) en lo que va de año, al estar menos expuestos a la interrupción del suministro de gas natural ruso”, explica Benjamin Leyre, vicepresidente-senior credit officer de Moody’s Investor Service.
Asimismo, recuerda que la llamada ‘excepción ibérica’ estará en vigor hasta mayo de 2023, la cual permite limitar el precio del gas utilizado para producir electricidad. “Esto ha dado lugar a un mayor uso de la generación ibérica a gas y a un aumento de las exportaciones a Francia”, explican en el informe.
También señalan que “el mix de capacidad cambiará rápidamente”, aunque el entusiasmo por las inversiones en renovables estará “probablemente influenciado por las decisiones de política energética”. En este sentido, los expertos de la firma neoyorquina ven mayores riesgos de intervención política en España que en Portugal, donde “las tarifas reguladas se benefician de la gran cantidad de acuerdos de compraventa de energía renovable a largo plazo que existen, lo que disminuye el riesgo de intervencionismo”.

En este sentido, cabe señalar que España ha sido de los primeros países en aplicar un impuesto temporal sobre los beneficios extraordinarios de las empresas energéticas durante los próximos dos años. Asimismo, el Ejecutivo ha abierto la puerta a negociar durante la tramitación de los presupuestos la permanencia de estos gravámenes a petición de Esquerra Republicana de Catalunya.

En el resto del Viejo Continente, Moody’s señala que los “estrechos” márgenes de reserva y los altos precios del gas apoyarán los elevados precios de la electricidad en el mercado mayorista. La calificadora estadounidense opina que el equilibrio entre la oferta y la demanda de electricidad durante el próximo invierno será “ajustado” en la mayoría de los mercados del noroeste de Europa debido a “la escasa disponibilidad de energía nuclear en Francia, la baja hidrología en toda Europa y los riesgos para el suministro de gas y, a su vez, para la generación de gas”.
“Esto es así a pesar de nuestra previsión de una menor demanda eléctrica en 2022-23 debido a la destrucción de la demanda industrial, provocada a su vez por los altos precios de la energía, y las medidas voluntarias de ahorro energético”, añaden, “El sur de Europa está mejor situado debido a la abundante generación renovable y al mayor acceso a las importaciones de gas natural licuado (GNL)”.

Con todo, desde Moody’s advierten que están aumentando los riesgos de “un posible nacionalismo energético que dificulte las exportaciones”. “La influencia de los precios de la electricidad en los beneficios de las energéticas puede disminuir si los gobiernos aplican impuestos imprevistos para recuperar los beneficios excepcionales”, subrayan. En este sentido, la calificadora afirma que las últimas intervenciones gubernamentales en los mercados energéticos “no tienen precedentes”. “Hasta ahora, han equilibrado en general las subvenciones a los clientes, financiadas por los balances soberanos y, en algunos casos, los impuestos extraordinarios, con el apoyo crediticio a las energéticas mediante liquidez, pagos de compensación y, llegado el caso, la nacionalización”, apuntan. Sin embargo, añaden desde Moody’s, “está por ver durante cuánto tiempo los gobiernos subvencionarán a los consumidores y si las empresas energéticas no reguladas tendrán que asumir parte del coste de la crisis energética”.

A su vez, la firma neoyorquina señala que, a más largo plazo, la revisión del actual mecanismo de fijación de precios basado en el gas “podría dar lugar a una remodelación fundamental de los mercados eléctricos de la UE y/o del Reino Unido”. Por otro lado, Moody’s subraya que las políticas energéticas europeas se han centrado en la seguridad del suministro, por lo que, a corto plazo, la generación de electricidad a partir del carbón se reactivará y la descarbonización del sector eléctrico dará un paso atrás. “A más largo plazo, esperamos un nuevo impulso a las energías renovables y, en algunos países, a la energía nuclear”, agregan.
“Los problemas de la cadena de suministro y el aumento de los tipos de harán subir el coste de las energías renovables, como como demuestran las recientes subastas y el aumento de los precios de los PPA”, concluyen desde Moody’s.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda