El optimismo en las previsiones llega al BBVA

BBVA: la economía creció un 0,8% en el IVT2015

13 de enero de 2016

La tendencia de las variables observadas a la fecha de cierre de este informe indica que la economía española mantuvo su ritmo de creciendo en el cuarto trimestre de 2015. Con cerca del 90% de la información para el 4T15, el modelo MICA-BBVA1 estima que el avance trimestral del PIB (t/t) podría haber alcanzado el 0,8%, similar al observado en el trimestre precedente.

Compartir en:

Esta cifra es consistente con las estimaciones adelantadas al cierre de 20152 y supondría que el incremento del PIB en 2015 habría sido del 3,2%.
El crecimiento económico continúa encontrando soporte tanto en elementos externos como internos. Entre los primeros, se encuentran los bajos precios del petróleo, la mejora paulatina de la demanda europea y la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE), que propicia un contexto favorable de tipo de cambio del euro, tipos de interés y liquidez3.
Respecto a los condicionantes internos, la recuperación de la demanda se apoya tanto en elementos transitorios como estructurales. Por un lado, el tono de la política fiscal ha sido ligeramente expansivo. Por otro lado, se encuentran las repercusiones de algunas reformas económicas (como la del mercado laboral) y, también, los cambios que han tenido lugar en la estructura productiva4. 
En resumen, los datos de actividad económica muestran que la recuperación continúa y que por el momento no se observan efectos significativos de la mayor incertidumbre asociada a las expectativas de crecimiento en economías emergentes, a la volatilidad en los mercados de capitales o al contexto político interno.

La evolución de la demanda privada continúa en su senda positiva Los datos observados durante el segundo y tercer trimestre de 2015 consolidaron a la demanda doméstica como el principal soporte de la actividad en España5. La información disponible para el 4T15 sugiere que la composición del crecimiento mantendría esta tendencia.
Los indicadores parciales de coyuntura relacionados con la demanda doméstica privada (matriculaciones, comercio al por menor, confianza de los agentes y registros del mercado laboral) apuntan a que el consumo de los hogares probablemente siguió liderando la recuperación, con una tasa de crecimiento similar a la registrada en el trimestre anterior. Por su parte, los indicadores relacionados con la inversión en maquinaria y equipo (Índice de Producción Industrial, Confianza Industrial, PMI de manufacturas y matriculaciones de vehículos industriales) evidencian una desaceleración del crecimiento de esta partida de la demanda.                                      
En lo que respecta a la demanda externa, las variables de gasto (ventas exteriores de grandes empresas y gasto turístico) y de expectativas (cartera de pedidos) indican que las exportaciones continuaron creciendo al cierre de 2015, aunque a un ritmo menor que el de los primeros nueve meses del año. Por último, si bien los indicadores de la coyuntura arrojan señales mixtas en el corto plazo, el balance de los datos apunta a un nuevo crecimiento de la inversión residencia.  

La recuperación cíclica continúa siendo el soporte de la reducción del déficit público. En este sentido, los datos disponibles de ejecución presupuestaria señalan que el déficit del Estado alcanzó el 2,55% del PIB en noviembre (0,85pp menos que en el mismo mes de 2014). Para el conjunto de las Administraciones Públicas. (excluidas las corporaciones locales) el último dato disponible, correspondiente al mes de octubre, refleja un déficit acumulado del 3,4% del PIB (cifra también inferior a la registrada en el mismo mes del año anterior, 3,9% del PIB).

Según las estimaciones de BBVA Research7 el número de afiliados a la Seguridad Social creció 0,8% t/t CVEC en el 4T15, lo que implica una aceleración significativa tras la atonía observada durante el tercer trimestre de 2015. Así, el 4T15 supuso el noveno trimestre consecutivo de aumento no estacional en el número de afiliados. La contratación volvió a aumentar entre octubre y diciembre (2,4% t/t CVEC), tanto la temporal (2,6% t/t) como la indefinida (0,9% t/t).
Por otro lado, las estimaciones de BBVA Research indican que en el 4T15 se mantuvo el ritmo de disminución del desempleo registrado (-1,6% frente al -1,7% t/t CVEC del 3T15). Sin embargo, las tasas observadas continuaron por debajo de las registradas en los dos primeros trimestres del año (-2,4% t/t CVEC en promedio). Los precios al consumo se estancaron en diciembre, pero la inflación subyacente continúa en tasas positivas El indicador adelantado señaló que los precios al consumo se estancaron en diciembre (0,0% a/a) tras cuatro meses consecutivos de descenso. Según el avance del INE, la nula variación de los precios respecto al mismo mes del año anterior se debió a la menor caída en el coste de la energía frente a las bajadas que experimentaron en 2014 (esto es, el efecto base). Por su parte, según las estimaciones de BBVA Research, la inflación subyacente se habría mantenido relativamente estable en torno al 0,9% a/a.
Con todo, la estabilización de la inflación tendencial en la economía española sigue produciéndose en un entorno de recuperación de la competitividad-precio, en el que el diferencial en la variación en precios respecto a la zona euro se mantiene favorable a España. Así, las medidas de inflación tendencial muestran repuntes en los precios que se acercan al 0,8% en Europa y el 0,4% en España8.  
                                                                                                                                                           
Las Cuentas Trimestrales no Financieras de los Sectores Institucionales (CNFSI) confirmaron que, al cierre del tercer trimestre de 2015, la capacidad de financiación de la economía española se situó en 2,2% del PIB en el acumulado anual, 0,2pp más que en el 2T15. Este incremento respondió a un mejor comportamiento del ahorro de la economía que, en el acumulado anual, se elevó hasta el 21,8% del PIB. Al analizarlo por sectores, se observa que el deterioro del ahorro de las Administraciones Públicas ha impedido un mayor crecimiento del ahorro nacional. Asimismo, el ahorro de las familias continúa moderando su dinamismo debido, fundamentalmente, al incremento observado en el consumo. La tasa de inversión continúa en crecimiento impulsada por la inversión pública y la llevada a cabo por los hogares.

Los datos de la balanza de pagos señalan que, acumulado a octubre, el superávit anual por cuenta corriente ascendió a 17.000 millones de euros. Este valor supone un incremento respecto al acumulado observado tanto al cierre del tercer trimestre (15,8 miles de millones), como en el total de 2014 (10,2 miles de millones). Desde el punto de vista de la cuenta financiera, la economía española amplió su capacidad de financiación, alcanzando los 10.349 millones de euros. En concreto, la entrada de capital no residente se saldó con una reducción de la inversión por valor de 3,5 miles de millones de euros, mientras que los sectores residentes incrementaron su inversión fuera del territorio nacional en 6,6 miles de millones de euros.
Hacia adelante, se espera que la economía española siga exhibiendo capacidad de financiación respecto al resto del mundo, dado su ajuste estructural9, el crecimiento de las exportaciones, los bajos tipos de interés y el abaratamiento acumulado del petróleo

Compartir en:

Crónica económica te recomienda