OCDE deja el PIB 2021 en el 4,5%

02 de diciembre de 2021

La OCDE ha revisado en 2,3 puntos a la baja la estimación del crecimiento del PIB de España para 2021, hasta situarlo en el 4,5%, y 1,1 puntos menos para 2022, hasta el 5,5%. España no recuperará el nivel económico previo a la pandemia hasta el primer trimestre de 2023, año en que el PIB crecerá un 3,8%

Compartir en:

«La demanda doméstica fue más débil de lo esperado en el segundo y tercer trimestre, en parte reflejando la inflación y el despliegue más lento de lo estimado de los fondos de recuperación europeos«, ha explicado la economista senior y máxima responsable para España de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, Adalet McGowan.
La experta también ha atribuido la abultada rebaja en las previsiones de PIB al lento desembolso de las ayudas directas a empresas y al débil rendimiento del turismo.
El organismo ha destacado que la demanda doméstica será el principal impulsor de crecimiento por la mayor confianza, la mejora de las condiciones del mercado laboral y las condiciones de financiación favorables.
Para 2022, la OCDE ha situado el crecimiento del PIB en el 5,5%, lo que supone un descenso de 1,1 puntos porcentuales con respecto a la anterior estimación, publicada en septiembre. Para 2023, la previsión de crecimiento económico se ha situado en el 3,8%, sin comparación con ningún dato anterior porque es la primera vez que el organismo pronostica datos macro para dentro de dos años. España no recuperará el nivel económico previo a la pandemia hasta el primer trimestre de 2023.
«La política fiscal servirá de apoyo en 2022 y en gran parte neutral en 2023. La mejora y adaptación de las capacidades de los trabajadores, a través de políticas activas de empleo y aprendizaje de adultos, serán clave para facilitar una recuperación inclusiva y recoger los beneficios de la mayor digitalización».

Datos macroeconómicos

Con respecto al resto de datos macroeconómicos, la OCDE estima que España cerrará 2021 con una tasa de paro del 15%, reduciéndose al 14,2% en 2022 y alcanzando el 13,6% en 2023.
De su lado, la ratio de deuda sobre el PIB será del 120,1% al cierre de este año y se situará en el 117,1% al terminar 2022. Dentro de dos años, la ratio será del 115,9%. Las perspectivas de déficit continuarán mejorando durante el horizonte temporal analizado. Mientras que en 2020 España cerró el año con un déficit del 11% respecto al PIB, este año se reducirá hasta el 8,1%. En 2022 el déficit alcanzará el 5,4% y se volverá a reducir hasta el 4,2% en 2023.
Entre los riesgos a la baja para la economía española, la OCDE ha alertado de la posibilidad de un repunte de la pandemia, una mayor persistencia de la inflación que se traslade a los precios finales y los salarios y mayores efectos permanentes del desempleo y las quiebras de empresas.
No obstante, la economía podría sorprender al alza si el turismo recupera antes de lo esperado sus niveles prepandemia y si el impacto de los fondos europeos resulta ser mayor del estimado.

La abultada revisión a la baja del PIB español contrasta con las del resto de grandes países de la zona euro. La OCDE considera que el PIB del conjunto de los Diecinueve crecerá un 5,2% en 2021 y un 4,3% en 2022, lo que supone una revisión a la baja de una y tres décimas respectivamente en comparación con las previsiones anteriores.
Por países, Alemania crecerá un 2,9% este año, sin cambios, y un 4,1% en 2022, medio punto menos. En el caso de Francia, la OCDE ha revisado cinco décimas al alza la estimación de 2021 hasta el 6,8%, y en dos décimas la de 2022, hasta el 4,2%. De la misma forma, Italia crecerá un 6,3% este año, cuatro décimas más, y un 4,6% el año que viene, cinco décimas más.

Deutsche Bank prevé que España crezca un 6,3% en 2022

Deutsche Bank confía en que la inversión derivada de la llegada de los fondos europeos impulse la economía española. La previsión de crecimiento que estima el banco es del 6,3%, de las más optimistas entre las divisiones de estudios. No obstante, advierten de que existen «más riesgos a la baja que al alza». El dato está basado en las previsiones relativas al consumo y a la inversión, especialmente la pública. La economista jefe de Deutsche Bank España, Duce, ha explicado que el 6,3% es un dato de «si todo va bien» y ha afirmado que «nos podemos quedar en el 6%».

Duce ha insistido en el papel clave que juegan los fondos Next Generation – EU: «Si el dinero se gasta bien, tendremos un crecimiento elevado, por encima del potencial, pero si no se dedica, se habrá perdido una oportunidad histórica». «Esperamos que el crecimiento económico en España se apoye en el consumo de los hogares teniendo en cuenta que la tasa de ahorro se sitúa actualmente cerca del 10% de la renta disponible, un dato no visto en 20 años». En la presentación de las previsiones para los medios, la economista jefe también ha mencionado que la inflación se ha convertido en «el caballo de batalla de la recuperación». En este sentido, ha señalado que el banco no espera «que la inflación vuelva a los niveles prepandemia, pero se confía en el efecto base y en que la inflación termine bajando». No obstante, no esperan que el Banco Central Europeo cambie los tipos de interés en los próximos dos años. En cuanto a la Fed, esperan la primera subida de tipos en el cuarto trimestre del próximo año.

Sobre la crisis de suministros, Duce ha explicado que se espera que los cuellos de botella continúen a lo largo de 2022. «Es un tema de ajuste entre oferta y demanda y vamos a tener cuellos de botella hasta pasado el verano o después», ha indicado. En relación a los precios de la energía, la economista ha explicado en que confía en que se moderen en primavera.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda