¿ESTAMO ANTE UN CAMBIO DE CICLO?

El paro se acerca a los tres millones

02 de septiembre de 2022

El número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo (antiguo Inem) aumentó en 40.428 personas en agosto, un 1,4% más que en julio y vuelve a situarse por encima de los 2,9 millones de parados, concretamente en los 2.924.240 desempleados, según los datos publicados este viernes por el Ministerio de Trabajo y Economía Social.

Compartir en:

Para el ministerio, se trata «de un incremento mucho más suave que en los últimos años previos a la pandemia y que, además, también incide en las actividades que habitualmente sufren esta subida en agosto». En comparación con los datos de agosto de 2021, el paro se ha reducido en 409.675 personas, un 12,29%.En términos desestacionalizados, el paro registrado subió en agosto en 3.184 personas.Trabajo recalca en su comunicado que el total de parados (2.924.240) es el más bajo en un mes de agosto desde el año 2008.
Aumenta el desempleo en ambos sexos
El paro repuntó en agosto en la Construcción un 2,23%, con 5.095 parados más, seguido de la Industria, con 4.974 nuevos parados. También se incrementó en el sector servicios, donde el desempleo aumentó un 1,85%, con 37.546 desempleados. En la Agricultura, el paro disminuyó en 6.693 personas (-4,53%) y en el colectivo sin empleo anterior, con 494 personas menos (-0,2%). El paro aumentó en agosto entre las mujeres, hasta sumar 22.613 desempleadas más (1,31%), hasta situarse en 1.751.001, mientras que en el caso de los hombres creció un 1,54%, con 17.815 nuevos parados, hasta 1.173.239.
Por su parte, el desempleo de los jóvenes menores de 25 años subió en agosto en 8.881 personas (4,71%) respecto a julio, mientras que el paro de 25 y más años aumenta en 31.547 (1,17%), según Trabajo.

Cae el número de extranjeros en paro
El paro registrado bajó en agosto en cuatro comunidades autónomas, con las caídas más acusadas en Canarias (-1.148), Comunidad Foral de Navarra (-479) y Aragón (-432). El desempleo repuntó en las 13 autonomías restantes, con Andalucía a la cabeza (9.955), seguida de Cataluña (9.554) y Comunidad Valenciana (6.994). En cuanto a las provincias, el desempleo registrado desciende en 7 encabezadas por Huelva (-1.479), Santa Cruz de Tenerife (-686) y Zaragoza (-657) y aumenta en las 45 restantes, entre ellas Barcelona (6.481), Valencia (3.677) y Madrid (3.254).
El paro registrado entre los extranjeros bajó en agosto en 3.388 desempleados (-0,94%) respecto al mes anterior, hasta situarse el total de inmigrantes en desempleo en 356.776.
Los contratos temporales superan a los indefinidos
El número total de contratos registrados durante agosto fue de 1.283.791. De esos, 506.731 tienen carácter indefinido y suponen un 39,47% del total, mientras que la firma de contratos temporales se situó en agosto en 777.060, un 60,53% del total.En el acumulado del año, se han firmado 12.511.212 contratos, un 5,45% más que en los ocho primeros meses de 2021. De ese total 4.474.581 son contratos indefinidos y 8.036.631 son temporales. De los 506.731 contratos indefinidos firmados en agosto, 217.743 fueron a tiempo completo, 118.941 a tiempo parcial y 170.047 fijos discontinuos. En cuanto a la duración de su jornada, los contratos temporales en agosto se dividen en 520.499 a tiempo completo y 256.561 a tiempo parcial.
Gasto en prestaciones
El Ministerio ha informado además de que el gasto en prestaciones por desempleo alcanzó en julio (último mes disponible) los 1.643,4 millones de euros, un 18,9% menos que en julio de 2021. El total de beneficiarios de prestaciones por desempleo se situó al finalizar julio en 1.758.496 personas. El gasto medio mensual por beneficiario, sin incluir el subsidio agrario de Andalucía y Extremadura, ascendió a 955,7 euros en julio. Los datos de prestaciones siempre van con un mes de retraso respecto a los datos de paro, de forma que Trabajo ha publicado este lunes las cifras de desempleo de agosto y la estadística de prestaciones de julio.

La Seguridad Social pierde 189.963 afiliados en agosto

La Seguridad Social perdió 189.963 afiliados en agosto, con una caída del 0,93% respecto a los datos registrados el mes anterior, el peor dato desde 2019, según las cifras presentadas este viernes por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Con este descenso, el número total de cotizantes cerró agosto en 20.151.001, de los que 10.771.093 fueron hombres y 9.379.908 mujeres. En términos desestacionalizados, el número de afiliados a la Seguridad Social subió en 62.135 trabajadores, un 0,31% más que en julio. El dato desestacionalizado de agosto también es el más bajo desde el mismo mes de 2019. El número total de cotizantes de agosto en la serie desestacionalizada asciende 20.173.277 y acumula 16 meses al alza, según apuntan desde el Ministerio.
La Seguridad Social ha destacado, además, que se han creado 334.174 empleos entre enero y agosto de 2022, descontando la estacionalidad y el efecto calendario. Así, se supera en 687.000 personas el nivel de afiliación previo a la pandemia.
El Departamento explica que aunque agosto «es un mes marcado tradicionalmente por el fin de los contratos de verano», el comportamiento de este ejercicio «es mejor al de años anteriores, tanto en la serie desestacionalizada como en la serie original de afiliados medios». En el último año la Seguridad Social ha ganado 677.277 afiliados en valores medios (+3,48%), la mayor parte en el Régimen General (664.180 cotizantes), seguido del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), con 11.833 nuevos ocupados (+0,36%).
Cae la afiliación femenina
La afiliación media masculina perdió en agosto 89.287 respecto a julio, con un total de 10.771.093 hombres dados de alta, mientras que en el caso de las mujeres, la cifra se situó en 9.379.908, con 100.676 afiliadas menos que en julio. La afiliación femenina encadena tres meses de descensos y muestra en agosto su peor dato del año desde marzo. En comparación con agostos anteriores, este es el peor registro desde 2020. En el caso de la afiliación masculina se retrocedió a los niveles de mayo, aunque si este agosto se compara con los precedentes, es la cifra más alta desde 2008, cuando se alcanzaron los 10.967.445 afiliados varones. La afiliación media de extranjeros, por su parte, se situó en agosto en 2.437.491 afiliados medios, 14.001 menos que en el mes anterior.
La hostelería recupera el nivel prepandemia
Por regímenes, el General, el más numeroso del sistema, perdió 176.160 afiliados medios en agosto, hasta un total de 16.755.066 ocupados, la cifra más baja desde abril, en tanto que el Régimen de Autónomos (RETA) perdió 13.509 afiliados, lo que situó el total de cotizantes por cuenta propia en 3.327.436, la más baja desde marzo. Dentro del Régimen General, el sector de las actividades de los hogares, entre los que se encuentran los empleadores de personal doméstico y productores de bienes y servicios para uso propio, repuntó un 3,23%, con 1.371 afiliados más y un total de 43.859 cotizantes. En segundo lugar, se situó el sector de las actividades sanitarias y servicios sociales, con 13.655 cotizantes nuevos (0,75%) y un total de 1.832.268 en agosto.
La afiliación descendió en agosto en la educación, con 65.927 ocupados menos (-7,16%), y en las actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento, donde el empleo disminuyó en 15.456 personas (-5,27%). Por su parte, el Sistema Especial Agrario perdió 13.149 empleos en el octavo mes del año (-1,97%) y el del Hogar registró 2.811 bajas (-0,75%).
Por comunidades autónomas, las caídas de la afiliación fueron generalizadas, salvo en Asturias, donde creció un 0,06%, con 231 cotizantes más, hasta los 591.714; Canarias, con un incremento del 0,15% y 1.284 afiliados más, hasta sumar 840.270 en agosto; y Cantabria, con un repunte del 0,11%, equivalente a 258 afiliados que cifran el total de agosto en 231.619. También se encuentra en la parte de las subidas la ciudad autónoma de Ceuta (+0,24%), con 53 nuevos afiliados y un total de 21.931 cotizantes en agosto.

El mayor descenso se ha registrado en la Región de Murcia, donde la afiliación retrocedió en agosto un 1,74% y perdió 11.064 afiliados. En Melilla, la afiliación se contrajo un 1,6%, con 377 cotizantes menos.
El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones también informa de que la firma de más de 1,6 millones de contratos indefinidos ocho meses después de la entrada en vigor de la reforma laboral y cinco tras la aplicación de las principales novedades en materia contractual. Por otra parte, el Ministerio ha informado de que los trabajadores en ERTE por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción (ETOP) se han situado en 16.366. En total, al finalizar agosto había 1.241 en un ERTE por fuerza mayor, y 1.613 en el ERTE sectorial de agencias de viajes.


Cambio de ciclo en el mercado laboral: el impulso postpandémico llega a su fin

Agosto ha cerrado con un aumento de 62.135 empleados/as con respecto a julio y un total de 20.173.277 personas afiliadas, según los datos desestacionalizados ofrecidos hoy por la Seguridad Social. Supone un aumento de 677.277 afiliados (un 3,5 %) con respecto al mismo mes del año 2021.

Además, el paro aumentó en agosto en 40.428 personas con respecto al mes anterior (un incremento de un 1,4 %), según los datos del Ministerio de Trabajo. Al cierre del mes, había 2.924.240 personas inscritas en el desempleo, lo que supone un descenso de un 12,3 % con respecto a agosto de 2021. Estos datos, pese a que no se desvían demasiado de lo que venía sucediendo cada mes de agosto hasta la llegada de la covid auguran un nuevo escenario en el mercado laboral. Uno todavía por definir, pero que es distinto al año y medio de intensa creación de empleo que se ha sucedido desde marzo de 2021. Con el final progresivo de las restricciones de la pandemia como motor, el crecimiento medio interanual de la afiliación ha sido de un 3 % cada mes, lo cual ha permitido incrementar en 1,3 millones las personas dadas de alta en la Seguridad Social.
Este crecimiento alcanzó su máximo en abril de este año, cuando la cifra de afiliación fue un 5,1 % mayor que la de abril de 2021. Desde entonces, ha mantenido una tendencia a la baja. ¿Significa esto que se acabó la creación de empleo y que el paro aumentará durante los próximos meses? Es pronto para saberlo, ya que el mercado laboral lleva años viviendo una situación anómala. Los efectos de contención del coronavirus que empezaron en marzo de 2020 supusieron la mayor caída de la historia de la economía. Durante los tres primeros meses del confinamiento, un millón de puestos de trabajo desaparecieron; sin embargo, la política de protección laboral de los ERTE y los créditos ICO para empresas y autónomos ayudaron a sostener el impacto y permitieron “capear” en parte el temporal. Los cierres y la suspensión de la actividad durante el otoño y el invierno de 2020-2021 fueron otro mazazo para la economía y los sectores más expuestos a la actividad de atención al público, intensivos en generación de empleo.
A partir de marzo de 2021, con la relajación de medidas, la apertura al turismo internacional (aunque lejos de los datos previos a la pandemia) y cierta confianza y optimismo de los agentes económicos en la recuperación, el mercado laboral ha experimentado un ciclo de 18 meses de expansión de la ocupación, con una reducción de un millón de demandantes de empleo registrados en las oficinas del Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE) y un crecimiento mensual medio de 70.000 afiliados a la Seguridad Social. Este incremento llevó a que en abril de este año se sobrepasara la barrera psicológica de los 20 millones de ocupados registrados en la Seguridad Social.
El empleo había mantenido buenas perspectivas hasta ahora, marcado por la reforma laboral y el contexto económico. Sin embargo, parece que los efectos de la inflación más un “agotamiento” de la capacidad de generar empleo del mercado de trabajo han llevado a detener la evolución este verano.
Baleares, recuperando el tiempo perdido

La reducción del paro y el aumento de la afiliación no han sido homogéneos en todo el territorio durante este periodo de 18 meses, aunque todas las comunidades autónomas se han visto favorecidas por este ciclo expansivo del mercado laboral. Si nos fijamos primero en los datos de paro, Baleares ha sido la región donde más ha descendido el número de desempleados inscritos en el SEPE (una reducción del 58 %) y ha pasado de 89.438 en marzo de 2021 a 37.524 en agosto de 2022. Es, de lejos, la comunidad que ha tenido una mayor caída. La apertura al turismo, particularmente el internacional, parece ser el principal motor de esta reducción.
No obstante, otras cinco comunidades han reducido su demanda de paro en aproximadamente un tercio. Así, después del archipiélago balear, las CC. AA. donde más ha disminuido el desempleo registrado han sido Aragón (un 33 % menos), Canarias (-32 %), Cataluña (-32 %), Castilla y León (-30 %) y Asturias (-30 %).
Por su parte, las autonomías donde menos ha descendido el paro son Melilla (-10 %), País Vasco (-13 %) y Ceuta (-15 %). En cuanto a la afiliación, Baleares vuelve a ser, de nuevo, la región donde el empleo ha crecido más. Así, la afiliación ha variado un 45 % desde marzo de 2021 a agosto de 2022, pasando de 419.498 afiliados a 606.421 (186.923 ocupados más). Le siguen Canarias, cuya afiliación ha aumentado un 9 %, y Cantabria, donde la ocupación ha crecido un 8 %.
Los territorios donde menos ha crecido la afiliación fueron Melilla (-3 %), Ceuta (0 %) y País Vasco (1 %). Dejando al margen los casos de las ciudades autónomas —con cifras absolutas muy bajas— la situación del País Vasco hay que entenderla en su propio contexto: es, tradicionalmente, una de las comunidades con menos paro y, en consecuencia, con menos margen de descenso. Según la EPA (INE), su tasa de desempleo en el segundo trimestre de 2022 fue del 8,7 % mientras que la nacional se situaba en el 12,5 %.

FUNCAS: Se mantiene la tendencia positiva en el empleo

El número de afiliados a la Seguridad Social se redujo en 189.963 en agosto. Es un descenso inferior a los registrados en el mismo mes en los años anteriores a la pandemia. En términos desestacionalizados equivale a un crecimiento de 63.000 (cifra desestacionalizada por Funcas), uno de los mejores registros del año.

La afiliación en términos desestacionalizados creció de forma generalizada en todos los sectores, destacando la industria y la construcción. El dato de agosto indica que, por el momento, no se aprecia un cambio en la favorable tendencia del empleo, a pesar del débil resultado de julio, en que el incremento del empleo desestacionalizado ascendió a tan solo 1.600. Este moderado crecimiento de julio fue en gran medida resultado de una importante destrucción de empleo en la agricultura y en las AA.PP. Excluyendo ambos sectores, el incremento de la afiliación en términos desestacionalizados fue de 19.000.
Además, el comportamiento de la afiliación en la hostelería fue también muy débil en dicho mes, aunque puede deberse en parte a que las contrataciones se adelantaron a los meses precedentes. Por otra parte, se mantiene el trasvase de afiliados temporales hacia indefinidos observado como consecuencia de la reforma laboral, si bien dicho fenómeno se moderó en agosto. En enero el número de afiliados con contrato temporal representaba el 27,3% del total, cifra que en julio se situó en el 17,9%, y en agosto en el 17,3% (con cifras corregidas de estacionalidad).
En suma, el resultado conjunto de julio y agosto parece confirmar que la economía continúa creciendo en el tercer trimestre del año, aunque a un ritmo inferior al del segundo trimestre. El desempleo registrado vuelve a descender tras dos meses de crecimiento El número de desempleados registrados aumentó en 40.428 en agosto, cifra que corregida de factores estacionales equivale a un descenso de 16.500 (cifra desestacionalizada por Funcas), tras dos meses seguidos de incrementos. En agosto se registraron 1.283.000 contratos, un 8,8% menos que hace un año.
Entre enero y agosto se han firmado un 4,7% más de contratos que en el mismo periodo del año anterior. El porcentaje de indefinidos sobre el total, en términos desestacionalizados, es del 43%, frente al 14,5% en enero. No obstante, esta cifra tocó techo en torno a la primavera, cuando los contratos indefinidos representaban el 46% del total, lo que, unido a los resultados antes mencionados de afiliación según el tipo de contrato, podría indicar que el impacto de la reforma laboral sobre la tasa de temporalidad se está moderando.
El gasto en prestaciones continúa descendiendo El gasto en prestaciones por desempleo ascendió en julio a 1.643 millones de euros, cifra algo superior a la del mes anterior, pero aún inferior en un 18,9% a la del mismo mes del pasado año, y superior en un 5% al mismo mes de 2019. El número de beneficiarios fue de 1,7 millones (un 6,7% menos que en 2019), mientras que la tasa de cobertura se elevó hasta el 64,4%, aunque, eliminado el efecto de la estacionalidad, se ha mantenido todo el año muy estable en torno al 62%.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda