REFORMA LABORAL: los contratos indefinidos crecen, pero…

18 de mayo de 2022

De acuerdo con los últimos análisis de distintas instituciones, el impacto de la reforma laboral ha sido positivo en lo que se refiere al cambio en el tipo de contratación. Sin embargo, el impacto de la semana santa ha contrarrestado estos efectos beneficiosos de la nueva ley, que no ha podido evitar que la duración de los contratos temporales se reduzca por primera vez desde que entró en vigor la nueva normativa laboral el pasado 31 de diciembre.

Compartir en:

Así lo destaca un informe publicado por BBVA Research sobre los efectos de la reforma laboral, que indica que la duración media de los contratos temporales disminuyó un 13%, cayendo desde los 60 días de marzo a 47,2 días de abril.
En este sentido, el análisis de los economistas de la entidad bancaria, destacan que la reducción de los contratos temporales con respecto a abril de hace un año, se explica, sobre todo, por una caída de más del 40% de los de entre seis y 12 meses de duración y los de duración indeterminada (por la desaparición de los contratos de obra de nueva firma desde el 31 de marzo). También la caída de los que duran más de un año fue de más del 20%. Así el hecho de que el descenso de la temporalidad se de sobre todo entre aquellos contratos de mayor duración ha contribuido a un acortamiento de la duración media antes citada.
Por el contrario, el único tipo de contratación que aumentó en abril respecto a un año antes fueron los contratos de duración entre una semana y 15 días –el 10% del total–, que crecieron un 12%, a pesar de la penalización de 27,53 euros a todos los contratos que duran menos de 30 días. El mayor aumento de los indefinidos se dio entre los fijos discontinuos, que se multiplicaron por 13 en abril hasta los 238.760. Y, en especial entre los menores de 25 años, donde se multiplicaron por 22, hasta 48.568.

• La estadística de contratos confirmó el aumento de la contratación indefinida (325,8% interanual) y la reducción de la temporal (-37,0% interanual) en abril.
• La disminución de los contratos temporales con respecto a abr-21 se explicó, sobre todo, por una caída de los de más de seis meses y de los de duración indeterminada. Por el contrario, los que duran entre 7 y 14 días -que representaron en torno a un 10% del total de contratos temporales- crecieron un 12,1%, a pesar de la penalización impuesta por la reforma laboral.
• Aunque la ratio de temporalidad descendió 17,5 puntos desde marzo hasta rozar el 52% (Gráfico 3), la duración media de los contratos temporales menguó un 13,3% interanual hasta los 47,2 días.
• El repunte de la contratación indefinida fue generalizado. Sobresalió el avance del número de contratos indefinidos entre los trabajadores de menos de 25 años, que fue 6,6 veces mayor que el registrado en abr-21.
• Entre los contratos indefinidos, destacó el incremento de los fijos discontinuos, que en abril multiplicaron por 13,7 la cifra de abr-21 hasta los 238.760. Los contratos fijos discontinuos volvieron a aumentar en todos los grupos, sobre todo entre los jóvenes. Para los menores de 25 años, se multiplicaron por 22,1 hasta los 48.568; para los de 25 y más años lo hicieron por 12,5 hasta los 190.192.
• A diferencia de la contratación indefinida, la temporal disminuyó en todos los tramos de edad; sobre todo entre los 35 y los 44 años.
• Como resultado, la caída de la ratio de temporalidad fue unánime, aunque algo mayor entre los más jóvenes .

Compartir en:

Crónica económica te recomienda