La luz sigue por encima de los 300 €MWh

20 de diciembre de 2021

El precio mayorista de la electricidad alcanzará este martes los 327,38 euros el megavatio hora (MWh), lo que solo supone una mejora de unos 12 euros sobre los 339,84 euros de este lunes. El precio más alto de la jornada se establecerá entre las 21.00 y las 22.00 con una cota de 370 euros; mientras el más bajo será de 100 euros menos (270 por MWh) y se producirá entre las cuatro y las seis de la mañana, según refleja el Operador del Mercado Ibérico de Electricidad (OMIE).

Compartir en:

Son ya seis días seguidos por encima de los 300 euros el megavatio hora. Ante esta situación, todo indica que, salvo un giro inesperado, diciembre cerrará como el mes más caro de toda la serie histórica, pulverizando el valor de octubre (199,9 euros MWh). De hecho, los actuales valores de la luz son seis veces más altos que hace un año, cuando rondaban los 50 o 60 euros de media por MWh. Según un análisis de Facua-Consumidores en Acción, de mantenerse las tarifas tan altas lo que resta de mes, la última factura del año alcanzaría los 134,45 euros para el usuario medio, un 94,1% por encima de los 69,28 euros de diciembre de 2020.

Lo peor es que la curva de futuros no marca precisamente una mejora para el año que viene. Las previsiones reflejan que hasta marzo se mantendrá en esos niveles y que a lo largo de 2022 la media rondará entre los 180 y 200 euros el megavatio hora. En este aumento se unen varios factores determinantes: el precio del gas natural, el de los derechos de emisión de dióxido de carbono (CO₂) y, en los últimos días, la escasez de viento. Los dos primeros están en niveles inusualmente altos y en ellos influye la escasez y la especulación en los mercados y, en el caso concreto del gas, la prima de riesgo de las tensiones políticas entre Rusia y Ucrania, que hacen que los futuros muestren la tendencia alcista. Según expertos y operadores del mercado consultados, la curva bajaba a 120 euros el MWh hace tres semanas, subió a 150 hace dos y ya se situó en 190 euros el viernes pasado, y lo atribuyen principalmente a esas tensiones geopolíticas.

El precio del mercado mayorista incide en la factura de los 10,7 millones de usuarios que tienen tarifa regulada (en torno al 40% del total, el resto está en el mercado libre con contratos revisables). El aumento del precio de la luz llevó al Gobierno a aplicar medidas de alivio (reducción del IVA sobre la electricidad del 21% al 10% y del impuesto especial en el 1%, mínimo permitido por Bruselas, y recorte a casi cero del tributo de generación que pagan las eléctricas).

Además, el presidente Pedro Sánchez prometió que la media de la factura terminaría 2021 por debajo de la de 2018, el ejercicio más caro hasta ahora, sin tener en cuenta la inflación. Hasta noviembre, la luz para los usuarios domésticos era un 47% más cara que hace un año. Incluso si en diciembre fuera igual, lo que no va a ocurrir, la subida media sería del 12,9% respecto a 2018. Descontando la subida del IPC, el alza sería algo menor pero igualmente significativa: del 9,7%. Los que sí acabarán pagando igual o menos son los beneficiarios del bono social, pues se ha aumentado el descuento del 25% al 60%, en el caso de las familias consideradas vulnerables, y del 60% al 75% para consumidores con vulnerabilidad severa.

Visto que la escalada de precios no afloja y que los futuros tampoco, el Gobierno ha prolongado la rebaja impositiva hasta finales de abril y ha abierto la puerta a una nueva mejora en el bono social, al que se pueden acoger los hogares vulnerables y las familias numerosas. No obstante, la rebaja sobre los cargos fijos del recibo será mucho menor que en los últimos meses: del 96% se pasará a poco más de un 30%, según la propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda