VIVIENDA: mejor segunda mano que obra nueva

30 de octubre de 2022

Dos años después de la irrupción de la pandemia, la economía española entra en una nueva fase de inestabilidad e incertidumbre, marcada por una creciente inflación. Para poner freno a esta tendencia y evitar caer en recesión, el Banco Central Europeo (BCE) ha llevado a cabo una serie de subidas de los tipos de interés, cuyas consecuencias empiezan a notarse ahora en el sector inmobiliario.

Compartir en:

En este contexto, los usuarios, y principalmente los particulares, empiezan a mostrarse más reticentes a la hora de adquirir una casa. Así, tal y como recoge la última encuesta elaborada por el portal inmobiliario pisos.com, el 50,9% de los españoles tienen pensando comprar una casa antes de que acabe 2022. Adelantarse a las subidas hipotecarias parece ser la clave. "De todos estos potenciales compradores, y tomando como referencia los datos que manejamos desde pisos.com, la inmensa mayoría (79%) se decanta por la segunda mano frente a la obra nueva (21%)", revela el director de Estudios y portavoz de pisos.com, Font, y añade, "la volatilidad del mercado dificulta seriamente elaborar unas previsiones a largo plazo, pero sí que podemos afirmar que ahora es un buen momento para comprar vivienda, pues las hipotecas se van a seguir encareciendo".

Inmuebles para vivir, no para invertir

Una de las afirmaciones más relevantes que se pueden extraer de los resultados de la encuesta es el motivo detrás del desembolso de los futuros compradores. Así, ocho de cada diez (85,1%) españoles se plantean comprar una vivienda con la intención de vivir en ella, mientras que únicamente un 14,9% ve la operación como una inversión. "La inflación provoca, irremediablemente, una pérdida de la capacidad adquisitiva de los ciudadanos. Sin embargo, sigue habiendo mucho ahorro en el bolsillo de los españoles. Este hecho, unido a que la vivienda es un valor refugio que escapa de la volatilidad, hace que miremos a este activo como el ingrediente descorrelacionado perfecto de nuestro patrimonio financiero".
En última instancia, en lo que respecta a los requisitos indispensables de los potenciales compradores a la hora de adquirir un inmueble destacan la presencia de espacios exteriores (terraza, balcón o jardín), prioritario para el 80,2% de los encuestados; la instalación de un ascensor, para el 71,6% de los mismos, y que haya una plaza de garaje, con un 59,5%. Le siguen, ya con mayor distancia, que la casa cuente con trastero (36,6%), piscina (19,8%) o zona deportiva (7,9%).

"Si queremos que el alquiler sea más asequible no se debe ahuyentar a la oferta"

Si bien en España hay una tasa de propiedad de viviendas del 75,1% respecto al 69,7% de la media europea, los API descartan un ligero cambio de tendencia y alertan de que es la Administración quien debe velar por que oferta y demanda encuentren un equilibrio que satisfaga la función social de la vivienda.
En un contexto macroeconómico aún incierto debido a la pandemia, la industria inmobiliaria cuenta con perspectivas positivas, sobre todo en el sector residencial, logístico y hotelero, donde existe un gran apetito inversor, lo que plantea un escenario para finales de 2022 de gran actividad y dinamismo. Se proyecta un año de relajación de la inflación donde la vivienda se muestra como un refugio hacia dónde volcar el ahorro que se ha generado durante el último año.

Si bien en España hay una tasa de propiedad de viviendas del 75,1% respecto al 69,7% de la media europea, los API descartan un ligero cambio de tendencia. Aseguran que será complicado llegar al 50% de Alemania y alertan de que es la Administración quien debe ayudar a oferta y demanda con intervenciones equilibradas para cumplir su propósito social. Los expertos han identificado las principales problemáticas: para los propietarios, la okupación y la limitación de las rentas; para los inquilinos, la falta de oferta de calidad en las grandes ciudades y la desproporción entre precios y salarios. "España sigue siendo un país mayoritariamente comprador, pero el alquiler no puede ser ni un problema para el propietario ni un lujo para el arrendatario",.

Por otro lado, no se espera una brusca caída de precios en nuestro país por la falta de oferta en el mercado, mientras la demanda continúa estable. De hecho, los expertos consideran que ahora es un buen momento para comprar pese a la incertidumbre existente. Si bien no es tiempo para la especulación, el interés por la compra de viviendas se debe a que los tipos de interés continuarán al alza en los próximos meses y comprar ahora permite acceder al mercado en condiciones más competitivas.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda