Cerca de San Isidro se impone una croqueta de cocido

24 de abril de 2021

Hace un año  conocimos a  Pepe&Croy sus maravillosas croquetas a domicilio, que en estos meses se han convertido en todo un must del congelador. Y seguro que el nombre de Chirón (www.restaurantechiron.com), la joya gastronómica de Valdemoro, con un cocido madrileño más que famoso, también os suena.

Compartir en:

Pues bien, resulta que entre Pinto y Valdemoro surge la magia, porque si cogemos a sus dos artífices -José Camacho e Iván Muñoz- y los juntamos en la cocina... el resultado es la croqueta más castiza de la capital, de cocido madrileño y ¡con estrella!
 
Ambos se sienten muy orgullosos del resultado. José las hace casi casi como las de la abuela, con su infalible receta: dedicación, cariño, experiencia y una materia prima excepcional, que en este caso es el suculento cocido que elabora Iván y que bien merece una excursión al sur de Madrid; aunque a partir de ahora, en forma de croqueta, son ellas las que llegan directas a la puerta de casa, como el resto de las especialidades de Pepe&Cro.
 
Lo que uno se encuentra al probarlas es un cocido ‘redondo’. Y es que este plato de Iván se caracteriza por su espectacular sabor y la textura de los ingredientes (que consigue tras 4 días de elaboración y unas viandas de primera). José por su parte emplea el caldo para potenciar la bechamel -más natural imposible-, garbanzos y toda las carnes -chorizo ahumado, tocino salado, morcillo de Guadarrama, pollo de corral, papada de cerdo ibérico fresca y cañas de jamón ibérico- para el relleno, picadas a cuchillo para luego añadirlos a su cremosísima mezcla. Una vez más los ingredientes marcan la diferencia, además de tener un importante protagonismo dentro de la croqueta. El último paso sería pasarlas por huevo y panko para conseguir un crujiente y fino rebozado. Y como no llevan aditivos, para conservarlas las congelan, así que cuando recibimos el pedido tan solo hay que freírlas o meterlas al frigo para otro día. Tranquilos, que van con instrucciones para que queden de 10.
 
Y aunque la ‘estrella’ de hoy es la de cocido, en Pepe&Cro hay más de 20 sabores para elegir, con opciones para todos los gustos: las clásicas de Jamón ibérico, las gourmet de Carabineros con jengibre y lima, las originales de Morcilla y gominola de manzana, las innovadoras de Sepia con plancton marino, las ‘verdes’ de Puerro confitado, las de pescado de Salmón ahumado con eneldo y Bacalao & verdejo y por supuesto, las queseras, de Gamoneu, gorgonzola, brie…  
 

Pepe & Cro (Henares, 7. Pinto. Madrid. Tel. 637 677 412. www.pepeandcro.com) es una empresa familiar que lleva funcionando desde 2015 gracias a José Camacho, como responsable y principal ejecutor de estas maravillas, y sus socios Fernando y Mari Cruz. Desde 2017 están presentes en bares, restaurantes, hoteles, catering… porque también distribuyen a hostelería, para quienes incluso las personalizan. Sus croquetas se venden congeladas para evitar añadir conservantes y los precios para particulares oscilan entre 4’80 y 7’50 € el envase de 6 unidades. También se venden en bandejas de 14 o por kilos. Otra opción son las cajas de degustación, perfectas para adentrarse en el mundo Pepe&Cro. En cuanto a las novísimas croquetas de cocido se comercializan en un formato único de 24 unidades y tienen un precio de 29’95 €. Y también pueden disfrutarse, ya fritas y en exclusiva en el restaurante Chirón. Por opciones que no sea… Los gastos de envío son de 9’95 € y gratuitos a partir de 48 € de compra y en Pinto. Por supuesto, en su etiquetado se detallan perfectamente los alérgenos para que no haya disgustos, solo disfrute… 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda