Curioso maridaje estético Montanera/ Garcia Hoz

13 de noviembre de 2021

Constituida en 1995 por un grupo de ganaderos del ibérico en pureza, Señorío de Montanera es líder en ibérico puro de la D.O.P. Dehesa de Extremadura. La firma garantiza la calidad y la trazabilidad de todos sus productos, reconocidos entre los tesoros gastronómicos más valorados del mundo, gracias al cuidado de una materia prima inigualable —sus cerdos de raza ibérica pura, alimentados con bellotas durante la montanera— y del ecosistema único en el que se asienta, y a sus procesos artesanos de elaboración y maduración.

Compartir en:

Un año más, la marca ha querido rendir un homenaje a ese entorno natural privilegiado, la dehesa de Extremadura, su razón de ser y principal patrimonio natural, mediante una colaboración especial con el diseñador de interiores madrileño Guille García-Hoz, uno de los mayores referentes del diseño español. Formado en el Instituto Europeo de Diseño y en la Universidad de Montreal, y con experiencia en prestigiosos estudios, su rúbrica acompaña maravillosas piezas de joyería inspiradas en el mundo animal y todo tipo de objetos decorativos singulares. El broche cerámico que ha creado en exclusiva para Señorío de Montanera, inspirado en las encinas de la región, supone su debut en la creación de complementos para una firma gourmet y está llamado a convertirse en un objeto de deseo –solo se han creado 50 unidades– perfecto para los outfits más sofisticados.

Esta alianza es fruto también de una filosofía que se sustenta, al mismo tiempo, en la innovación y en la recuperación de los viejos oficios. Señorío de Montanera y García-Hoz defienden y comparten unos valores similares en cuanto a savoir faire: la búsqueda de la calidad y la belleza, el respeto por el medio ambiente y la puesta en valor de la artesanía y la maestría intrínsecas a la tradición. Como curiosidad, el broche de cerámica merma en tamaño durante el horneado, de manera que se establece cierta analogía con el proceso de elaboración del jamón ibérico, que pierde en torno a un 30 % de su peso durante su maduración.
«Somos firmas españolas, creemos en lo nuestro y en nuestro producto y cuidamos todos los procesos hasta el mínimo detalle, siendo todo lo sostenibles que podemos llegar a ser». Son palabras de García-Hoz, quien asegura que el campo es una infinita fuente de inspiración en cualquier de sus estaciones y al que vuelve siempre que puede: está enamorado de la comarca de La Vera. Su joya para Señorío de Montanera pone en valor la dehesa y reproduce las hojas de la encina con bellotas, todo ello en blanco inmaculado y con detalles dorados. «Desde hace ya algún tiempo voy alternando asfalto y pradera, ciudad y campo, y de ello obtengo inspiración vegetal de la misma manera que le ocurría a artistas como William Morris, fundador del movimiento Arts & Crafts, gran defensor del campo y de la artesanía».

La apuesta por el comercio local y sostenible es otra puesta en valor de esta edición limitada. Para la elaboración del broche, Guille ha contado con el Centro Cerámico de Talavera por su buen hacer —obtuvo el rango de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco— y con Decoraciones Cerámicas Madrileñas para añadirle el lustre de oro, que representa el tesoro de nuestra naturaleza y le da un toque de sofisticación a una pieza esencialmente elegante y sencilla. El resultado es un complemento unisex que «puede llevarse encima de una chaqueta de tweed, muy otoñal y muy de campo, incluso encima de un abrigo de paño; esta es la época perfecta para usarlo, cuando empieza a hacer frío pero no demasiado».

El broche de Guille García-Hoz para Señorío de Montanera se vende, de forma inseparable, junto con una pieza de jamón de bellota ibérico puro con D.O.P. Dehesa de Extremadura de 8 kilos, excepcional en morfología, curación —lenta, controlada exhaustivamente por un maestro jamonero— y aroma. El jamón ibérico que completa este regalo de lujo está elaborado de manera artesanal a partir de cerdos de bellota 100 % ibéricos criados en libertad en las dehesas propias que Señorío de Montanera posee en Extremadura y, como todas las piezas de la firma, está numerada individualmente e incluye pasaporte de trazabilidad. Por su parte, el broche se protege en una caja de madera y PET fabricada en España con el fin de reducir todo lo posible la huella de carbono.

Este regalo de edición limitada se encuentra a la venta y hasta agotar unidades en la tienda online de Señorío de Montanera (www.senorio.es) a un precio de 645 euros.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda