Vuelven los Soletes., más de 300 sitios agradables para parar

08 de abril de 2022

Vuelven esos sitios apetecibles donde tomar algo o comer a un precio asequible, los que recomendaría a un amigo. En esta tercera edición, la nueva calificación de Guía Repsol se centra en establecimientos que podemos encontrar de paso durante un viaje en carretera. Con la garantía de que vas a poder pedir algo a tu gusto.

Compartir en:

“Nos lo estaban pidiendo nuestros usuarios, nuestros conocidos y también los amigos. Tras el éxito de los Soletes de Verano, que lanzamos por primera vez a finales de junio de 2021, y más recientemente, los Soletes de Otoño, hemos querido identificar estos más de 300 Soletes de Carretera para que la gente los pudiera descubrir durante la Semana Santa, que todos estamos deseando disfrutar. Cuando paramos para repostar o descansar un rato en mitad del viaje, nos gusta encontrar un sitio agradable aunque sea para tomar un café”, explica María Ritter, directora de Guía Repsol.
Tras la primera edición, centrada en descubrir chiringuitos y terrazas desde los que exprimir el verano, la entrega otoñal tuvo como objetivo reconocer el trabajo de esos negocios que nos acompañan a diario: el menú del día que te reconforta en mitad de una jornada de trabajo, o la barra donde quedas con amigos cuando llega el fin de semana. Lugares para compartir, a los que les gusta ir a la gente local y que, cuando viajas, sueñas con descubrir. Ahora, nuestros expertos en gastronomía repartidos por todo el territorio dan un paso más allá, detectando los sitios a los que recurrir cuando el camino comienza a pesar y te apetece hacer una parada, ya sea rápida o para detenerte un buen rato.

Aunque a veces cueste encontrarlos, es posible pasar un rato agradable y probar un bocado que merezca la pena en locales pensados para clientes que están de paso. Guía Repsol ha rastreado los tramos de autovías y carreteras nacionales más transitadas del territorio y ha preparado una nutrida selección de esos lugares a los que seguro regresas.
Esa venta donde los vecinos se acercan para comer buen producto de la zona de camino a la playa, el área de servicio donde catar los mejores dulces de la zona y esa cafetería a orillas de una autovía, con amplio aparcamiento y café memorable tienen un peso especial en esta entrega de Soletes.

También hay espacio para el ‘slow travel’, para reivindicar el placer de viajar sin prisa y disfrutar de los caminos alternativos cuando te llevan a lugares que tienen un ‘no se qué’ que los hace especiales. Hablamos de los asadores en pueblos pequeños tras un desvío no superior a 15 minutos que nadie se arrepiente de tomar, las terrazas en mitad de la naturaleza que realmente te evaden del asfalto durante un rato, y las barras de calidad en pueblos atravesados por una carretera nacional donde conviven lugareños y turistas de paso.

Con la misma filosofía que rige los Soletes, de poner en valor sitios amables y asequibles, Guía Repsol te ayuda a planificar el viaje para que se disfrute desde el momento que sales de casa. Necesitamos unas minivacaciones. Ahora que hay tantas ganas de coger el coche y viajar todo lo que no se ha podido, es el momento de descubrir lugares que no te esperas en el camino. Sidrerías o hamburgueserías con producto de la zona tienen también su lugar en esta nueva edición.
Al igual que en anteriores ediciones, el diseño del Solete lleva la firma de Luis Úrculo. Se ha querido continuar la misma línea gráfica –para garantizar que sean reconocibles y se relacionen rápidamente con Guía Repsol–, pero adaptándola al carácter de la nueva calificación: amable, cercano y universal. La imagen del Solete cuenta con dos particularidades: el contorno difuminado y la sonrisa, la misma con la que reciben en los locales calificados con un Solete y con la que después vuelves a casa.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda