La artesanía desembarca en la gastronomía

01 de abril de 2022

Una buena experiencia gastronómica parte de una mesa que te recibe, de un espacio que te acoge y te recoge, de la disposición idónea de todos los elementos que se deslizan sobre el mantel. Una comida o una cena no son más que un ir y venir de platos, una exposición fugaz de cubertería, fuentes, vasos, cuencos, tazas.

Compartir en:

Cada uno hace su propia interpretación de cómo debe ser la visita a un restaurante, pero, como en la vida, las primeras impresiones importan y, por eso, la presentación de una vajilla marcará la visita. ‘Historias de Tierra’ defiende que la cocina es una parte esencial de la vida, y prestar especial cuidado y atención al lugar en el que se presenta la comida, es su gran máxima.
‘Historias de Tierra’, el proyecto de Valle García López, es la nueva marca de vajillas artesanales, que nacen en la tierra y que cogen forma gracias a la destreza de su creadora. Cien por cien responsables y cuidadosas con el medio ambiente, estas obras nacen para formar parte de la experiencia de comer, creando una simbiosis entre la receta y el lugar en el que se sirve.
“El trabajo con las manos es una forma de vida, el contacto con nuestro entorno, la observación de la naturaleza. Las arcillas, los minerales, el fuego y la paciencia son mis materias primas”, explica Valle García López. Las historias de los lugares que ha habitado son su fuente de inspiración, dibujos y fotos que se transforman en formas animales, algunas que se parecen al mar, a los bosques y a las montañas, “elementos que tienen fuerza y a la vez infunden serenidad”. Esto es justo lo que transmite el menaje de ‘Historias de Tierra’: fuerza y serenidad, la capacidad de volcar sobre ellos el producto gastronómico que llega a la mesa de un comensal, en el que comienza una historia y una experiencia culinaria.
Después de viajar y vivir en diferentes lugares, tras visitar talleres de artistas y artesanos, Valle decidió en 2018 crear ‘Historias de Tierra’, apostando en exclusiva por la creación artesanal en su taller de Gijón (Asturias), para diseñar piezas con un lenguaje propio, con el que acompañar el hábito de comer.
‘Historias de Tierra’ combina dos tipos de producción, la utilitaria, fabricando vajillas cien por cien hechas a mano, diseñadas pensando en la personalidad de cada proyecto, y la producción de piezas artísticas, dejando libertad a la forma, “como si tuviera los ojos en los dedos”.

El showroom de ‘Historias de Tierra’ está abierto al público, de jueves a sábado, en su sede de Gijón, una exposición de piezas únicas a la venta, aunque Valle García trabaja también con encargos personalizados, con un presupuesto previo. Esta es parte muy importante de su trabajo, pues es la oportunidad de recibir a sus clientes, conocerlos y entenderlos, además, ellos mismos pueden observar la calidad de las piezas, tocarlas, sentirlas y olerlas, para conocer en primera persona qué llegará a sus manos. Por su parte, la elaboración artística nace siempre de la mezcla de materiales naturales, tratando con cariño las tierras y buscando la recuperación de las técnicas ancestrales y menos mecanizadas en una clara intención de minimizar el impacto en el medio y valorando los oficios artesanales. El showroom de ‘Historias de Tierra’ está abierto al público en su sede de Gijón, una exposición de piezas únicas a la venta, aunque Valle García trabaja también con encargos personalizados, con un presupuesto previo.
“Mi trabajo es diverso, pero tiene en común la búsqueda del alma en lo pequeño, la permanencia y la verdad en la forma, por eso no uso moldes, ni tampoco me salto los tiempos de secado que son siempre dependientes de la ventilación natural”, concreta García.

El arte se inmiscuye en el trabajo de Valle, dejando lugar a la creación más libre y personal, dando forma a piezas menos funcionales y más artísticas. Lo hace dejando que las formas surjan sin reglas y siempre con tierras mezcladas por ella y por su padre, con colores minerales y esmaltes hechos en casa con las cenizas de diferentes maderas de chimeneas y cocineros.


Valle García López es una artista nómada, una artesana del oficio del arte que ha recorrido regiones de todo el mundo, explorándolas y analizándolas para nutrirse de ellas. Licenciada en Bellas Artes por la Facultad de Cuenca (Universidad de Castilla la Mancha) en 1997, García ha vivido en Madrid, Holanda, México y Panamá, territorios muy distintos en los que ha forjado parte de su identidad creativa. Su formación académica se completó con un Máster en Restauración del Patrimonio Artístico en la Universidad Politécnica de Madrid (2009), estudios encaminados no solo a la capacitación de índole técnica, sino también al establecimiento de criterios propios para la ejecución de tareas de restauración. "Mi experiencia se ha forjado primero en las artes plásticas, y después colaborando en varios proyectos de hostelería", describe la propia Valle García, quien añade que ha sido precisamente " ese contacto con los chefs y gerentes de proyectos de hostelería los que provocaron mis ganas de crear una experiencia más completa y exclusiva".
Actualmente gestiona el taller de ‘Historias de Tierra’ desde Gijón (Asturias), aunque también participa en varios proyectos artísticos en la capital madrileña. "Amo mi oficio y me siento afortunada, sintiendo que el paso del tiempo me ha enseñado la importancia de crecer con calma y conscientemente", desliza.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda