Es el momento de la lamprea

22 de enero de 2022

La lamprea en Arbo es toda una tradición. Ser prepara desde hace siglos y la que se captura a esta altura del Miño tiene una textura, un color y un sabor diferentes. De potente sabor, la lamprea es un manjar que no deja indiferente a nadie.

Compartir en:

Cuando se abre la veda se ponen a trabajar muchas de las 270 ‘pesqueiras’, con una longitud aproximada de 25 km se levantan, sobre las márgenes fluviales del Miño, como majestuosas e imborrables construcciones que abrazan al padre Miño -y que datan de la época romana-, por medio de las cuales se capturan sosteniblemente estos peces asegurando su pervivencia.

El último fin de semana de abril, los hosteleros, bodegueros y habitantes del concello celebran un evento de gran calado que atrae a visitantes de todas partes y que desde hace dos ediciones está considerada Fiesta de Interés Turístico Nacional. Se trata de la ‘Festa da Lamprea’, que en 2022 cumple 62 años. En ella, los restaurantes de la zona hacen gala de su buena mano cocinándola por ejemplo ‘a la arbense’, en su propia sangre, que es una de las recetas más célebres y consumidas.
Pero también se elabora frita y rebozada, asada a la brasa empanada, rellena o en un guiso de fideos y tirabeques….

Eso quiere decir que bien sea para contemplar el arte de la pesca, para degustar la lamprea en fresco o en seco o conocer su historia desde el museo Arabo, su centro de interpretación; o para disfrutar del resto del municipio, de la vendimia artesanal de sus viñedos a finales de verano y de sus paisajes y todo su patrimonio cultural… cualquier momento es bueno.

El alcalde del Concello de Arbo, Gil, recuerda que este año, si las condiciones sanitarias lo permiten, se celebrarán entre el 22 y el 24 de abril la sesenta y dos edición de la que es la pionera de las fiestas culinarias en Galicia, declarada además de Interés Turístico Nacional, donde en la carpa de 'Arbomostra', feria agroindustrial , podrán degustar durante estos tres días, la lamprea al estilo 'arbense' y la lamprea seca en sus distintas formas de preparación, al mismo tiempo que mayores y pequeños disfrutan de una amplia y variada programación cultural.
Asi que hasta abril, restaurantes y casas rurales de la zona sirven lamprea. La mejor temporada para degustar la lamprea es de enero a abril y el plato típico es "a la arbense", cocinada en su propia sangre y si no puede. Visitar Arbo en estos primeros meses del año, no se preocupen, porque en Arbo pueden probar la lamprea todo el año.

Y si no le gustas viajar o no puede en Sal Negra (Mateo Inurria, 33) ya ofrece las primeras capturas de este mítico pez.
Lo templado de este invierno ha retrasado algo la aparición de la lamprea en el río Miño, cuya corriente, desde hace medio millón de años, remonta este pez desde el mar para desovar y morir en las aguas en las que nació. Algo parecido a lo que hacen los salmones, pero ahí acaban las similitudes.
Sin mandíbulas, sin escamas, sin espinas, sin huesos, la lamprea posee una boca en forma de ventosa armada de dientes con los que, durante su etapa adulta en el mar, se adhiere a otros peces y a mamíferos marinos para alimentarse de su sangre. Dice el refrán que la cara es el espejo del alma, pero los gastrónomos avezados saben que en el caso que nos ocupa no es así. Los paladares exigentes pasarán por alto el terrible aspecto de este animal para deleitarse con su contundente sabor, que hizo las delicias de grandes mesas desde Roma hasta nuestros días.


Arbo, en las Rías Baixas, pasa por ser la meca de la lamprea y de Arbo vienen las que Paco Pereira, gallego de pro y chef de Sal Negra, lleva más de 40 años cocinando al estilo de Burdeos. La lamprea a la bordelesa se escalda, se limpia, se marina en su propia sangre con verduras y vino tinto para, luego, devenir en un guiso de sabor y textura sorprendentes. Pura Galicia y, sobre todo, escasa y difícil de encontrar en Madrid.
Sal Negra, en el madrileño barrio de Chamartín, ya las tiene en sus platos guarnecidas con arroz blanco, picatostes y manzana asada. En su mejor momento, desde ahora hasta primavera.

Sal Negra

Mateo Inurria, 33
28036 Madrid
Reservas: 91 345 09 45

Compartir en:

Crónica económica te recomienda