Iberdrola insiste en desprenderse de la co generación

01 de marzo de 2022

Iberdrola retoma sus planes para desprenderse de sus centrales de cogeneración eléctrica. En plena escalada en los precios de la energía y en plena transición energética, la eléctrica ha contratado a Lazard para lanzar la desinversión de estas plantas, según indican fuentes financieras. Estos activos cuentan con una capacidad instalada de unos 300 MW y su tasación parte de los 300 millones de euros.

Compartir en:

Iberdrola cuenta con una veintena de plantas de cogeneración eléctrica distribuidas por toda España, que se dedican a la producción simultánea de electricidad y calor. Según su último informe financiero, estas plantas tienen una capacidad de 296 MW del total de 9.168 MW con los que cuenta en España. Y han producido en 2021 1.992 MW, un 11% más que en 2020, de los 32.208 MW que ha producido la compañía en España. Es decir, estos activos en venta suponen un 3% de la capacidad de la compañía en España y un 6% de su producción total del año pasado.
La compañía ya trató de desprenderse de su negocio de cogeneración en España en 2018, en un proceso que terminó por quedarse en el tintero. Ahora, en un momento de alza de los precios de la energía, Iberdrola vuelve a tener sobre la mesa esta desinversión. La eléctrica también sopesa poner en valor sus activos en renovables, mientras el mercado y los inversores se lanzan a invertir en todo lo ligado a la transición energética. El propio Sánchez Galán anunció el pasado verano que la compañía sondeaba abrir el capital de su filial de eólica marina, o bien a un fondo privado o bien a través de una salida a Bolsa, como realizó el año pasado Acciona con su negocio energético o como trata de hacer Repsol con su empresa de energía verde. Iberdrola ya realizó una operación similar con su filial de renovables, cuando la sacó a Bolsa en 2007 y la volvió a fusionar con la matriz en 2011. Pero en la última presentación de resultados el presidente de Iberdrola se desdijo de sus palabras y afirmó que no contemplaban una desinversión de este área.
Ahora el objetivo vuelve a ser el negocio en cogeneración. Para poner en valor estas plantas, la compañía ha contratado al banco de inversión Lazard, que ya ha recibido muestras de interés de posibles inversores. Las primeras tasaciones por el activo superan los 300 millones de euros.

Según las cuentas de Iberdrola Cogeneración, consultadas a través de Insight View, esta filial obtuvo en 2020 un beneficio de 11,46 millones de euros, frente a los 38 millones que ganó en 2019. Los ingresos sufrieron también un fuerte menoscabo, al pasar de los 40,08 millones a los 12,17 millones. Iberdrola calcula que el activo de esta sociedad es de unos 30 millones de euros, por lo que la compañía podrá apuntarse abundantes plusvalías en caso de que consiga cerrar la venta por el importe previsto.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda