EL CIERRE DE EMPRESAS ARRANCA CON FUERZA

PMI: la actividad industrial frenada

01 de septiembre de 2022

La actividad de la industria española se ha estancado de forma generalizada en agosto, un mes en el que a los descensos de los pedidos se ha sumado la pérdida de puestos de trabajo. La escalada de la inflación, que se situó en el 10,4% el mes pasado según el dato avanzado por Estadística, y la guerra en Ucrania están detrás de esta evolución.

Compartir en:

El índice PMI del sector manufacturero español que elabora S&P Global (antes IHS Markit) aumentó ligeramente en el octavo mes del año desde los 48,7 puntos registrados en julio hasta los 49,9. Todo registro de este indicador por debajo de los 50 puntos indica que la actividad se contrae.
El director económico de S&P Global Market Intelligence, Smith, incide en que "la inflación y la guerra en Ucrania están provocando inestabilidades en el mercado que a su vez generan una perspectiva extremadamente incierta" y por ello la confianza "sigue siendo moderada y de nuevo se registraron pérdidas de empleo en agosto". Las empresas explican que la tendencia débil de los nuevos pedidos redujo las necesidades de mano de obra en el octavo mes del año. Los nuevos pedidos volvieron a disminuir notablemente y las empresas destacaron que la alta inflación está erosionando el poder adquisitivo de los clientes y está repercutiendo en los costes de una gran cantidad de insumos. El incremento de los costes energéticos se ha agravado con la invasión rusa, pero es un problema que el sector arrastra, de hecho, desde hace un año. "El grado en que los precios están aumentando sigue siendo extremadamente elevado", añade Smith.
En consecuencia, la inflación y la guerra en Ucrania están provocando inestabilidades en el mercado que a su vez generan una perspectiva extremadamente incierta para la industria. Aunque repuntó de manera bastante notable desde julio, la confianza empresarial se mantuvo históricamente moderada en medio de la preocupación constante sobre el impacto adverso que la actual coyuntura tendrá en la actividad económica.
Fuerte caída de la actividad en la zona euro
El varapalo para la actividad del sector manufacturero fue aún peor en el conjunto de la zona euro. Registró, en concreto, su peor nivel desde hace veintiséis meses, al situarse en los 49,6 puntos, desde los 49,8 de julio, según se desprende también del índice de gerentes de compras (PMI, por sus siglas en inglés), elaborado por S&P Global.

De acuerdo con la consultora, la producción de las fábricas europeas cayó a un ritmo similar al del mes precedente, cuando se registró la peor contracción desde mayo de 2020, mientras que los nuevos pedidos disminuyeron "considerablemente". S&P Global ha indicado que las "débiles condiciones" de la demanda fueron un "lastre importante" para el sector manufacturero. Esto, a su vez, es un reflejo del deterioro del poder adquisitivo en Europa como consecuencia de la alta inflación.

Los cierres de empresas arrancan con fuerza

Azuliber, uno de los principales productores de arcilla atomizada, perteneciente al grupo Pamesa, ha comunicado el cese total de su producción como consecuencia de "la insostenible situación actual, ocasionada por los elevados precios del gas", a lo que se une la incertidumbre regulatoria.
Así lo ha dado a conocer el grupo Pamesa en un comunicado, donde informa que esta empresa aplicará un ERTE que afectará a sus 117 trabajadores por causas productivas y organizativas, junto con la parada de sus plantas de cogeneración de alta eficiencia.
Por su parte, la factoría de Ferroatlántica, ubicada en Cantabria, también ha parado todos sus hornos por el elevado coste de la energía y no sabe cuándo podrá retomar su actividad, según han asegurado a Efe fuentes del comité de empresa. "Con estos precios de energía nada se puede hacer prácticamente", ha asegurado el presidente del comité de empresa, González.

Desde Pamesa afirman que después de tres escritos remitidos al Gobierno y a la Generalitat (el 11, el 19 y el 26 de agosto) alertando de la situación "sin contestación ni acciones que pudieran ayudar" al sector, se ven obligados a tomar decisiones que nunca hubiesen deseado. Destacan que en el último año el coste de atomizado de una tonelada (Tn) de arcilla, materia prima utilizada para la producción de azulejos y baldosas cerámicas en Castellón, ha aumentado un 1.047 %, un precio "totalmente inasumible" para el sector.
Es por ello, afirman en el comunicado, que no tienen más remedio que acometer medidas de reestructuración organizativa consistentes en aplicar un ERTE en la planta de producción de atomizado de Azuliber situada en el término municipal de L' Alcora (Castellón).

Se trata de una planta con 117 trabajadores y una producción mensual de más de 100.000 Tn de arcilla atomizada. La factoría, adquirida por Pamesa en septiembre de 2021, cuenta además con una planta de cogeneración de alta eficiencia con una potencia instalada de 31,96 MW. Desde el grupo, aseguran que los costes de emisiones de CO2 están también en máximos históricos, pues el precio ha experimentado un aumento del 33% en el último año (pasando de 60 a 80/Tn), y un 200% si se compara con agosto de 2020, cuando el precio era de 26/Tn) Azuliber ha estado trabajando desde 1972 buscando eficiencia energética, respetando el medio ambiente y creando puestos de trabajo, afirman las mismas fuentes, que señalan que la situación actual les lleva a tomar esta medida, al no ver "ningún interés institucional que permita solucionar este problema".

En Ferroatlántica, tras la invasión rusa a Ucrania en el mes de marzo, ya se vieron obligados a parar todos sus hornos por este mismo motivo, ya que esperaba que se redujera el precio de la luz. Cinco meses después la situación vuelve a repetirse en Ferroatlántica, donde creen que será un otoño e invierno "negro". La factoría lleva 107 años en Cantabria y tiene 150 trabajadores en su plantilla. Forma parte del grupo Ferroglobe, una multinacional especializada en ferroaleaciones y otros productos metálicos que nació de la integración de Ferroatlántica y Globe Specialty Metals.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda