La ETT pierden trabajadores

01 de abril de 2022

Las empresas de trabajo temporal (ETT) vieron caer su número de contratos de puesta a disposición de trabajadores a sus empresas clientes entre diciembre y enero. Se trata del primer descenso en este período desde 2016. Un descenso que coincide con la entrada en vigor de la reforma laboral, cuyo objetivo principal es castigar la temporalidad injustificada.

Compartir en:

En enero, las ETT pusieron a disposición de sus empresas clientes a casi 200.000 trabajadores, a través de unos 370.000 contratos de puesta a disposición. En ambos casos se trata de un importante crecimiento respecto al aún plomizo enero de 2021. Pero, si se compara con el mes de diciembre, la cifra supone la primera ocasión en que las ETT pierden contratos entre enero y diciembre, desde el año 2016; unos 10.000 contratos menos, resultados de restar los 379.548 de diciembre de los 369.182 contratos del pasado mes de enero.
La entrada en vigor de la reforma laboral, que orienta hacia el contrato indefinido el empleo de asalariados, y penaliza de diversas formas la firma de contratos eventuales, ha ralentizado el negocio de las ETT.
En 2021 el sector cerró el año con un crecimiento cercano al 21% respecto al año anterior, con más de cuatro millones de contratos firmados, frente a los 3,4 millones del año anterior; aunque lejos todavía del récord de 4,34 millones alcanzado en 2019, que supuso duplicar el negocio en menos de una década en cuanto a estos contratos de puesta a disposición.
Sin embargo, la llegada de la reforma laboral ha trastocado los planes de las ETT. La nueva ley penaliza con un importante sobrecoste la firma de contratos de menos de 30 días de duración. Además, la ley prevé penas muy severas contra aquellas empresas que sigan firmando contratos temporales sin una causa muy justificada.

Nuevo contrato fijo discontinuo

Una nueva legislación que ha obligado a las empresas de trabajo temporal a reinventarse. La nueva normativa les faculta para firmar contratos fijos discontinuos; un contrato indefinido, antes restringido, en la práctica, al campo o la hostelería; y que la reforma laboral apuesta por introducir en el conjunto de la economía, especialmente en las contratas administrativas y mercantiles.
Aunque el contrato fijo discontinuo busca atender la demanda de trabajo intermitente, característica por ejemplo de las cosechas o el turismo, la reforma laboral introduce otros usos, como el de estas contratas, que pueden ser atendidas con este tipo de contrato, a pesar de tratarse de prestaciones de servicios continuadas, y no intermitentes, y cuya duración se extiende entre dos y cuatro años, por ejemplo, según explicaron ayer miércoles abogados expertos en Laboral en un encuentro organizado por Cepyme y Randstad.
La estadística del Ministerio de Trabajo no recoge todavía el número de contratos fijos discontinuos firmados por las ETT, aunque pueden hacerlo desde el pasado 31 de diciembre, cuando entró en vigor esta reforma, cuyo articulado dio, sin embargo, tres meses de plazo, hasta hoy, para que las empresas puedan adaptarse a la nueva legislación, especialmente en materia de contratación temporal.

La industria copa el 35% de los contratos de ETT

En enero, los contratos de puesta a disposición de las ETT rondaron los 370.000; un 12,5% más que un año atrás. Y los trabajadores afectados rozaron los 200.000, un 15,6% más.
La industria manufacturera es el sector que más utiliza el servicio de las ETT, con 130.000 contratos suscritos; el 35% del total; seguida del transporte y almacenamiento, con 73.000 contratos y un 20% del total; la agricultura, casi 70.000 contratos y un 18% del total; el comercio, 45.000 contratos, el 12% del total; y ya lejos, la hostelería, que con 16.000 contratos supone un 4,3% de todos los contratos de puesta a disposición firmados por las ETT el pasado mes de enero.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda