Los cigarrillos suben casi 15 céntimos

20 de octubre de 2021

Después de un prolongado periodo de congelación, JTI, Altadis, Philip Morris y BAT han subido en una media de 15 céntimos por cajetilla el precio en los estancos de casi 200 referencias, según consta en las actualizaciones publicadas en el Boletín Oficial del Estado desde el pasado 11 de septiembre, fecha de la primera subida, hasta este sábado 15, cuando quedaron reflejados los incrementos ejecutados por BAT.

Compartir en:

Un encarecimiento que se produce pese a no haberse cumplido, por el momento, uno de los grandes temores para el sector: la subida del impuesto especial al tabaco, que se mantiene invariable desde 2016. La última subida de precios, que se produjo a finales de 2017, también se llevó a cabo sin mediar un incremento impositivo. Fuentes del sector lo atribuyen a ese largo periodo de estancamiento.
La primera compañía en mover ficha fue Japan Tobacco International (JTI), que tiene dos de sus marcas en el top 3 de ventas en España: Camel y Winston, segunda y tercera, respectivamente. El BOE del 11 de septiembre afloró una subida de 15 céntimos en todas sus referencias, y de 20 céntimos en las de picadura de liar, que también han sufrido subidas generalizadas.

Desde JTI España explican a este periódico que tras cuatro años de congelación era necesaria una “actualización razonable y moderada”, con la que buscan compensar el incremento de costes experimentado en los últimos años, por ejemplo en exigencias de trazabilidad, y garantizar la “sostenibilidad” del sector. Desde la misma se aclara que la decisión se tomó de forma autónoma y tras un análisis marca por marca.
La siguiente en elevar los precios fue Altadis, la dueña de Fortuna, Nobel o Ducados. Esta es la que mayor número de referencias ha incrementado, con algo más de un centenar. Lo hizo dos semanas después, el 25 de septiembre, y también en 15 céntimos en la mayor parte de los casos. Ahora, la cajetilla de Fortuna blanco cuesta 4,75 euros en los estancos, 15 céntimos más en las máquinas expendedoras, un recargo que se aplica a todas las marcas. Desde Altadis se prefirió, por política empresarial, no valorar estos incrementos.

Igualmente, desde Philip Morris, dueña de Marlboro, Chesterfield o L&M, cuyas subidas de precios se publicaron en el BOE el 2 de octubre, mientras que BAT ha sido la última, aflorando los incrementos, también de 15 céntimos de forma generalizada, este sábado para todas las marcas con las que opera en España, también para las principales: Lucky Strike y Rothmans.

Estas subidas por parte de los grandes operadores tabaqueros coincide con la estimación planteada por el Gobierno en los Presupuestos Generales del Estado para 2022. Estos prevén una subida del 5,5% en la recaudación del impuesto sobre labores del tabaco, con lo que alcanzaría un total de 6.880 millones de euros. El motivo, que “Los precios de los cigarrillos subirán después de varios estancados”. La previsión de liquidación para 2021 es de 6.521 millones, lo que supondrá a su vez un crecimiento del 4.4%.
Una cajetilla de cigarrillos soporta una carga fiscal de alrededor del 80%. El impuesto especial sobre las labores del tabaco representa el 51% del precio de venta.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda