L

IFM tendrá que informar al Gobierno de sus intenciones

10 de febrero de 2021

Con independencia de la marcha de las negociaciones el Gobierno exigirá al fondo australiano IFM que le explique sus planes para los próximos tres años en el capital de Naturgy. Como sueles ser habitual Industria entregará a IFM un cuestionario en el que tendrá que reflejar sus planes a medio plazo.

Compartir en:

En dicho documento, el Ejecutivo exigirá a IFM que especifique los objetivos económicos de su inversión, el equipo directivo y consejeros de la compañía o las perspectivas de empleo en España al acabar dicho periodo para la compañía tanto en el propio país como en el extranjero. Ademas deberá detallar el importe de la inversión, porcentaje, en su caso, del capital y fecha de la formalización, que en gran parte ya son conocidos al tratarse de una operación en una empresa cotizada.
IFM deberá aclararle también al Ejecutivo cuál es su estructura mercantil en España, así como si ha recibido fondos de los programas citados en el Reglamento 452/2019 de la UE que regula el control de inversiones extranjeras (principalmente centrados en la investigación y desarrollo).
La operación, además, requerirá cumplimentar un formulario en inglés que será remitido al resto de países miembros de la Unión Europea que, llegado el caso, podrían pronunciarse sobre la misma. Naturgy tiene presencia en varios países europeos (Francia, Irlanda, Portugal) y en Reino Unido.

El cuestionario exige también a IFM que aclare si ha sido objeto de sanciones administrativas o judiciales en materias que afecten a la seguridad, salud u orden público, así como si está sujeto a sanciones internacionales.
La entidad australiana deberá determinar sus participaciones en proyectos relacionados con las infraestructuras críticas en cualquiera de sus vertientes jurídicas tanto como concesionario, contratista principal o subcontratista en España, tanto en solitario como en unión temporal de empresas.
Y, por último, IFM deberá especificar los proyectos en los que Naturgy esté participando en áreas como tecnologías críticas y de doble uso, tecnologías clave para el liderazgo y la capacitación industrial, y desarrolladas al amparo de programas y proyectos de particular interés para España, incluidas las telecomunicaciones, la inteligencia artificial, la robótica, los semiconductores, la ciberseguridad, las tecnologías aeroespaciales, de defensa, de almacenamiento de energía, cuántica y nuclear, las nanotecnologías, las biotecnologías, los materiales avanzados y los sistemas de fabricación avanzados.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda