Endesa: empieza a desmantelamiento la central de Andorra

25 de febrero de 2021

Una vez obtenidas las preceptivas licencias y autorizaciones, Endesa ha iniciado esta semana los trabajos de desmantelamiento del antiguo parque de carbones de la central térmica de Andorra, el primero de los trabajos de campo contemplados en el proyecto de desmantelamiento de la planta. 

Compartir en:

La actuación consiste en la demolición y desmantelamiento de los equipos que se utilizaban para la descarga, almacenamiento, homogeneización y transporte de carbones hasta la zona de molinos de las calderas. Durante los años de funcionamiento de la central, para la realización de estas labores, se utilizaban máquinas recogedoras, apiladoras, cribas, cintas y estructuras que ahora serán desmontadas.
 
Los trabajos en esta parte de la central tendrán una duración estimada de 8 meses. Cuando finalicen se realizará un exhaustivo análisis del estado de suelos y se pondrán en marcha las correspondientes acciones correctivas en los puntos donde proceda. Con esto se cumpliría el objetivo de dejar libre y acondicionada esta zona para comenzar en 2022 la construcción del parque fotovoltaico incluido en la segunda fase del proyecto Futur-e de Endesa.
 El desmantelamiento de la central térmica Teruel, que tendrá un coste aproximado de 60 millones de euros, fue adjudicado por Endesa a la UTE Moncobra-Rehbilita el pasado mes de septiembre. El proyecto global movilizará a unas 140 personas de mano de obra directa que se ocuparán de los trabajos durante 48 meses. El 80 % de los trabajadores que participarán en las labores de desmantelamiento serán de Andorra y de localidades próximas a la central. Durante el primer trimestre de 2021 está previsto que se generen alrededor de 70 contrataciones, que ascenderán a 100 a lo largo del segundo semestre.

De forma paralela a la actuación en el parque de carbones, se están preparando también los trabajos en el interior de las torres de refrigeración, que comenzarán en abril y que consistirán básicamente en la retirada de elementos internos, como trabajo previo a la demolición de las estructuras.
 A lo largo del mes de mayo está previsto comenzar en la zona de calderas y turbinas, donde se realizarán trabajos preliminares de retirada del aislamiento de tuberías de agua y vapor de los procesos. La duración de estos trabajos será de unos 15 meses. Conforme se vaya retirando el aislamiento, se empezarán a liberar zonas para desmantelar los equipos, una vez confirmada su limpieza y segura manipulación. Todos los materiales y equipos se desguazarán y se transportarán como residuos valorizables para su reutilización. En el segundo semestre se acometerá el desmantelamiento de la planta de desulfuración de gases.
 Desde el 30 de junio de 2020, fecha en que se autorizó el cierre de la CT Teruel, se han venido realizando una serie de trabajos preliminares dentro del proceso denominado phase out (desconexión progresiva), que consiste en ir apagando todos los sistemas de la planta.
El proyecto de desmantelamiento de la central térmica de Andorra tiene la singularidad de compatibilizar los trabajos de demolición con actuaciones de desarrollo de futuros parques de generación eléctrica de origen renovable en el mismo emplazamiento. Para ello se ha realizado una planificación exhaustiva y una coordinación de los trabajos, priorizando la seguridad y salud laboral y todos los aspectos relacionados con la preservación del medioambiente.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda