Room Mate pide 52 millones a la SEPI 

10 de marzo de 2021

La cadena hotelera Room Mate, cuyos principales propietarios son Kike Sarasola, con un 63,4% de las acciones, y Sandra Ortega, la hija del fundador de Inditex, con un 30,7%, ha sucumbido a las presiones y finalmente presentó ayer una solicitud formal a la SEPI para acceder a un préstamo de 52 millones procedente del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas.

Compartir en:

Fuentes cercanas a la negociación aseguraron que el dinero se pide para garantizar la viabilidad de una compañía, que empieza a ver la luz al final del túnel y que ya ha empezado, no sin mucha cautela, una lenta desescalada de cara al verano, publicitada con profusión en redes sociales. De hecho ya ha abierto su segundo hotel en Madrid (hasta ahora solo tenía operando el Room Mate Oscar), otro en Málaga y se prepara para inaugurar dos hoteles en Mallorca e Ibiza, dos de sus destinos icónicos, de cara al verano.

Desde que se creó ese fondo gestionado por la SEPI, las operaciones de financiación han estado ligadas en gran medida al turismo, con la aprobación de 475 millones de euros a Air Europa para cerrar su integración con IAG o los 240 millones, aún pendientes del visto bueno del Consejo de Ministros, para impulsar la fusión entre las agencias de viajes de Avoris y Globalia.

Entre medias, un buen número de empresas turísticas, como Hotusa, Serhs o Abades, han pedido financiación a la SEPI. La resolución la conocerán, al igual que Room Mate, en los tres meses posteriores desde que se presentan la solicitud. Room Mate afronta un panorama incierto con las mismas reglas que el resto de empresas turísticas. En primer lugar ha refinanciado todo el crédito que vencía a corto plazo. La línea más importante era una que gestionaba Citi por valor de 54 millones, cuyo vencimiento se ha prolongado hasta 2024. Al mismo tiempo valora todas las posibilidades para reducir la deuda, ya que cerró 2019 con un pasivo de 100 millones de euros y unas pérdidas de 10 millones de euros, pese a ser el año en el que España recibió más turistas extranjeros. El próximo 31 de marzo finaliza el ERTE por causas productivas firmado en octubre de 2020 para un tercio de la plantilla (411 trabajadores) en todo el mundo.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda