Renault adjudica a España cinco nuevos modelos híbridos

23 de marzo de 2021

El grupo Renault ha anunciado este martes su plan industrial "más ambicioso" para España. El consorcio francés ha adjudicado cinco nuevos modelos híbridos a sus plantas de Palencia y Valladolid y formalizará 1.000 contratos indefinidos hasta 2024.

Compartir en:

La compañía asegura que el plan industrial Renaulution España 2021-2024 pondrá a "máximo rendimiento" las plantas españolas y que impulsará la recuperación económica del país, con más de 12.000 millones de euros de valor añadido. El anuncio se ha producido durante la visita del rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a la factoría de Palencia. Han estados acompañados por la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernando Fernández Mañueco, además de por el presidente de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, Jean Dominique Senard; el consejero delegado, Luca de Meo, y el director industrial mundial y director general de Renault España, José Vicente de los Mozos, entre otros directivos de la marca del rombo.

Luca de Meo ha detallado que la planta de Palencia recibirá tres nuevos vehículos todocaminos de los segmentos C y D, que llegarán de forma escalonada entre 2022 y 2024. Por su parte, al centro de carrocería y montaje de Valladolid se le ha asignado dos modelos, también todocaminos, de los segmentos B y B+ [algo más grande que el Captur], que comenzarán a fabricarse en 2024.
Asimismo se ha adjudicado una nueva familia de motores a la factoría de motores vallisoletana, que llegarán en 2023, y dos nuevas cajas de velocidades a la instalación de Sevilla para 2022 y 2024. En la capital andaluza también se pondrá en marcha un proyecto de econormía circular de achatarramiento de coches antiguos.

De este modo, la multinacional descarta el ensamblaje de vehículos 100% eléctricos por ahora como ya avanzó De Meo en octubre del año pasado. Renault centrará la producción de modelos 100% eléctricos en Francia, como supeditan las ayudas concedidas por el Ejecutivo de Emmanuel Macron.
No obstante, el directivo ha subrayado que la hibridación es un "excelente camino hacia la descarbonización" y que hará posible producir vehículos de alta demanda. “Esto va a permitir convertir a España en un importante polo de electrificación con el que las plantas de este país entran en el territorio de la nueva movilidad", ha apuntado.

De Meo, que cogió las riendas de la compañía para devolverla a la rentabilidad en enero del año pasado, ha asegurado que España es el segundo país más importante para la empresa después de Francia. Tampoco se ha aclarado hoy si uno de estos coches que llegarán a España corresponderá a un modelo de Mitsubishi ante las especulaciones tras que Mitsubishi Motors anunciara a principios de mes que completará su gama con dos modelos producidos por Renault en Europa a partir de 2023.

Por otro lado, el centro de I+D+i que la multinacional opera en Valladolid se consolidará con todas estas adjudicaciones. Tendrá diferentes responsabilidades sobre los nuevos productos que se lanzarán en las diferentes factorías e incluso ampliará sus competencias con diferentes proyectos, como los relacionados con las ayudas a la conducción que incorporarán los nuevos productos. "Renaulution España es un plan importantísimo ya que además de impulsar al grupo Renault en España, fomenta la recuperación de este país a través de la creación de empleo, inversión y refuerza de forma muy importante el tejido industrial español del automóvil", ha señalado De los Mozos.

Un día antes de que Renault haya presentado sus planes para España, Seat avanzó que tiene la ambición de producir más de 500.000 coches eléctricos urbanos en Martorell (Barcelona) para varias marcas del grupo Volkswagen con el fin de liderar la electrificación de la industria de la automoción española.
Por ahora, el grupo PSA es el único fabricante que ensambla modelos eléctricos en sus tres factorías españolas (Vigo, Zaragoza y Madrid). En la aragonesa fabrica el Opel Corsa-e, mientras que en la gallega monta baterías y produce el Peugeot e-2008. El consorcio francés ha invertido 144 millones de euros en su centro madrileño para adaptarlo a la producción del nuevo Citroën C4, que también tendrá una variante de cero emisiones.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda