Iberdrola y Mercadona se unen por la movilidad eléctrica 

05 de abril de 2021

Iberdrola y Mercadona se unen para promover la movilidad eléctrica en Portugal, a través de 40 puntos de recarga distribuidos en sus 20 establecimientos, situados en los distritos de Aveiro (5), Braga (2), Oporto (12) y Viana do Castelo (1). Los puntos de recarga, ya disponibles, están integrados en la red de movilidad eléctrica MOBI.E y tienen una potencia de 22 kW.

Compartir en:

Esta red de infraestructura de recarga, que pasará a ser operada por Iberdrola, se ampliará este año en ocho nuevas tiendas, que dispondrán también de puntos de recarga eléctrica, instalados y operados por la compañía energética. Para acceder a este servicio de movilidad -un paso importante en la estrategia de ambas compañías para la transición energética- los clientes sólo necesitan tener una tarjeta de un proveedor de electricidad para la movilidad eléctrica (CEME). De este modo, y con una tarifa de funcionamiento (OPC) competitiva, de 0,02 €/min, los consumidores pueden cargar su vehículo eléctrico mientras hacen la compra.


Iberdrola y Mercadona apuestan por la movilidad eléctrica, ayudando a las familias y empresas en el proceso de transición energética. Ambas empresas están comprometidas con la economía portuguesa y pretenden crecer en el mercado nacional de forma sostenible, situando al consumidor en el centro de sus actividades.  Iberdrola sigue apostando por la electrificación del transporte en su estrategia de transición hacia una economía descarbonizada, como palanca clave para la reducción de las emisiones y la contaminación, así como para la recuperación verde.

La compañía despliega un plan de movilidad sostenible, con una inversión de 150 millones de euros, con el que intensificará el despliegue de puntos de recarga para vehículos eléctricos en los próximos años.  La iniciativa prevé la instalación de cerca de 150.000 puntos de recarga, tanto en hogares, como en empresas, así como en vía urbana, en ciudades y en las principales autovías. La apuesta por el despliegue de estaciones de alta eficiencia se concretará en la instalación de estaciones ultra rápidas (350 kW) cada 200 kilómetros, súper rápidas (150 kW) cada 100 kilómetros y rápidas (50 kW), cada 50 kilómetros.

Iberdrola es consciente de la necesidad de impulsar la electromovilidad en España a través de una acción coordinada y eficaz con los principales agentes implicados. La compañía continúa identificando oportunidades para generar un ecosistema industrial, comercial y de innovación que permita consolidar el desarrollo de la movilidad sostenible. Por ello, ha completado ya más de 40 acuerdos de despliegue de infraestructura con administraciones, instituciones, empresas, estaciones de servicio, concesionarios y fabricantes de vehículos. Iberdrola ha sido la primera empresa española en suscribir la iniciativa EV100 de The Climate Group, con el objetivo de acelerar la transición hacia los vehículos eléctricos, comprometiéndose a electrificar toda su flota de vehículos y facilitar la recarga al personal en sus negocios en España y Reino Unido a 2030.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda